Bienvenido a nuestro foro. Por favor identificate o registrate.

    Entrar con nombre de usuario, contraseña y duración de la sesión
News:
Bienvenidos a METÁFORAS.
Foro inaugurado el 23 de noviembre de 2008.
Ricard. In memoriam, 7 de agosto de 2009.
Páginas: [1] 2 3
  Imprimir  
Autor Tema: Febrero 2019  (Leído 3848 veces)
0 Usuarios y 1 Visitante están viendo este tema.
María Teresa Inés Aláez García
Metafóric@
*****
Mensajes: 4130



WWW
« : Marzo 06, 2019, 01:46:14 »

Rebeldías II

Rebelde la armonía en la fontana
donde nace la aurora de los besos.
Yo soy el presidiario de mi noche,
el roto amanecer de los deseos.

No indago en los compases del delirio
la invertebrada sombra de la muerte,
ni ensucio el resplandor de mi silencio
con notas timoneras del deleite.

Tan sólo, por sentir en mi agonía
el pálpito salvaje del abismo,
me sumo en soledad al sentimiento
y al soplo despiadado del destino.

Así completaré mi amarga vida.
Sin Dios al que rendirle un homenaje,
sin patria ni bandera, sólo el éter
de un beso ya olvidado: mi estandarte.

Augustus
En línea

María Teresa Inés Aláez García
Metafóric@
*****
Mensajes: 4130



WWW
« Respuesta #1 : Marzo 07, 2019, 09:14:49 »


Albadiosa

   
Grises nudos


Los valores despegan a confines
opuestos al espíritu del mundo
con las alas de ángeles vencidos
por señores con ojos de carbúnculos.

El mérito y la fe no repercuten,
ni juega la palabra en su discurso
alguna validez, con la excepción
del que deba admitirla por el puño.

Sin dinero no existes, y con él
los poderosos compran tus minutos,
se adueñan de tu vida con contratos
ausentes de humanismo. Grises nudos.

Tragar saliva, ver el horizonte,
atando con los sueños al verdugo.
En línea

María Teresa Inés Aláez García
Metafóric@
*****
Mensajes: 4130



WWW
« Respuesta #2 : Marzo 07, 2019, 09:49:15 »

SIRENA

Busco entre caracolas y en la espuma,
por cristales de cielo,
el dorado relumbre de tu pelo
y tu alentar que a las aguas perfuma.

Tus canciones sostienen a mi pluma
en notas de salado terciopelo.
El húmedo sostén de mi desvelo
a mis delirios suma.

Te espero en mi soñar de cada noche,
desnuda de castigos;
entierras entre conchas mis pesares.

Diluyes el acíbar del reproche
con algas por testigos.
Fervoroso ritual el de los mares.

María Bote
12 – 6 - 2014
En línea

María Teresa Inés Aláez García
Metafóric@
*****
Mensajes: 4130



WWW
« Respuesta #3 : Marzo 07, 2019, 09:52:20 »

Figuras

Si el otoño simulara
primaveras
y en los parques soñolientos
los jazmines
despertaran a la luz,
una noche,
renaciera en mi interior
la mujer
con sueños de mariposa
secular.

Gisela Cueto Lacomba
18 de febreo del 2012
En línea

María Teresa Inés Aláez García
Metafóric@
*****
Mensajes: 4130



WWW
« Respuesta #4 : Marzo 07, 2019, 09:54:48 »

Crepúsculo enlutado
 
 
Relato en mis estrofas la promesa
que habita en la antesala del averno;
preludio de un adiós, es fácil presa
insomne en los confines del infierno.
 
¡Que día tan nublado, tan lluvioso!
se duele cual mellizo de la angustia;
la madrugada llora en tempestuoso
diluvio de apariencia gris y mustia.

Se nutre la razón con ilusiones
que pierdo al comprobar la felonía.
La historia, en un coctel de confusiones,
destapa el ataúd de tu ironía.
 
Obtengo al despertar, aquí a mi lado,
un triste amanecer que sabe a muerte,
un brindis al crepúsculo enlutado,
una copa de oporto por mi suerte.
 
Violento con mis lágrimas un río,
tormentas de dolor rompen su cauce.
Grita la soledad cuando de hastío
muere al pie de un augusto y viejo sauce.
´

Blanca Amelia Santos
(Wella)
25/01/2007
En línea

María Teresa Inés Aláez García
Metafóric@
*****
Mensajes: 4130



WWW
« Respuesta #5 : Marzo 07, 2019, 10:23:50 »

DEIXIS

HOY paraliza la pluma             
el ultraje de su olvido.           
Las letras no tienen musa:       
es un temor compulsivo           
hasta tornarse cretino.   
El arrebato se muda,           
surge la mente perversa.   
   
AYER brindó la bravura       
de sus versos en volandas.           
Sin temores, casi augusta,
regaló letras profanas,             
complaciente y abnegada;         
supo entregarle sin culpa             
de su pecho la tibieza.       
                           
MAÑANA será el silencio         
firme custodia y esclusa,           
y el mutismo su cauterio.                 
Rimas veladas por brumas,       
epitafio de su tumba.           
Él pagará un duro apremio         
por ofensa tan infame.                   

SIEMPRE resiste el castigo     
en un bastión de fracasos,     
mientras busca  en el abismo 
esos versos oxidados;     
vagará como un andrajo,
sin conforte y sin sentido,
al querer unir retales.       

mariaValente
En línea

María Teresa Inés Aláez García
Metafóric@
*****
Mensajes: 4130



WWW
« Respuesta #6 : Marzo 07, 2019, 10:37:13 »

Irene

AMOR IMPOSIBLE II

    Cuando los nenúfares cierran sus labios con un suspiro, un jardín de  cromatismos luce todo su esplendor. En esos segundos se vuelven a encontrar los dos grandes enamorados: el día y la noche. El cruel firmamento despliega  su poder, y la oscuridad, a veces callada, otras brillante, comienza su reinado. La tristeza la embarga.
    Inicia su declive hacia un nuevo punto de fusión: el alba.
En línea

María Teresa Inés Aláez García
Metafóric@
*****
Mensajes: 4130



WWW
« Respuesta #7 : Marzo 07, 2019, 10:49:39 »


Calendo Griego

La canción de los abismos

Durable temblor de mi azul arteria,
retumbo, lamento de cerrado abismo,
con las alas rotas
hiendes cada noche la avidez oscura.

Escucho tu voz remota y herida,
sin nombre, sin nubes, sin eco en el aire.

Una vida entera tajando, invisible,
con gritos de ahogo, duros, persistentes.
Plácido puñal de mi tosca entraña.

Doloroso sueño, los días sin ti,
nonata canción.
En línea

María Teresa Inés Aláez García
Metafóric@
*****
Mensajes: 4130



WWW
« Respuesta #8 : Marzo 07, 2019, 10:51:49 »

ojaldeb


A modo de aguacero insistente
bulle en mi cabeza

un hervor de luz a quemarropa.

En la oscuridad,
el ojo trenza en el ojo,
su cortina de relámpagos.

Palabras, palabras,
me peinan a sus vientos, dormido
tras un párpado de lluvia.
En línea

María Teresa Inés Aláez García
Metafóric@
*****
Mensajes: 4130



WWW
« Respuesta #9 : Marzo 07, 2019, 10:55:40 »

carende

EL MIEDO


Iba abriendo puertas para mostrar la vivienda  a los nuevos inquilinos;  todavía estaba  tal y como quedó el día en que, por última vez, la visité para llevar unos encargos.
En la casa habían cds de música por todas las habitaciones, de diversos estilos;  muchos libros, dos bicicletas, la colección de objetos indios. Su  vieja guitarra, sobre una silla,  me transportó a   su imagen,  viendo sus largos dedos, ágiles sobre las cuerdas, intentando, con gestos de concentración, sacar los acordes precisos para su nueva composición. Me di cuenta de que me estaban haciendo una pregunta, con mucha delicadeza  hice que me la repitieran y  seguí  mostrando la vivienda.
Deseaba que se marcharan y me dejaran sola entre  de los recuerdos de mi hijo, el alma me sangraba y se transformaba en  un río de lágrimas que anegaba la respiración.  No podía aceptar la idea de no volverlo a ver, de no sentir los tiernos besos y las juguetonas caricias en mi cara. Recuerdos,  unos y  otros,  siempre cálidos.  Era un chico noble, sincero, de entrañas sedosas.
Todo era confuso, una carretera con mucha oscuridad, a la derecha una coche se había salido. No sé de dónde venía yo, ni donde me encontraba pero si sé que fui corriendo hasta el límite de mis fuerzas  y al llegar vi a cuatro muchachos  inertes  y con heridas, junto a instrumentos de música rotos. Fui a tocar a mi hijo cuando unos brazos me cogían y oía unas palabras, cada vez más cercanas,  que decían mi nombre  y repetían, "no llores, calma,  es un mal sueño".  Entonces,  realmente, sentí que sollozaba Y que el miedo me había sumergido de nuevo en  una terrible pesadilla. El miedo a perder a mi hijo.

Carende
21/02/2010
En línea

María Teresa Inés Aláez García
Metafóric@
*****
Mensajes: 4130



WWW
« Respuesta #10 : Marzo 07, 2019, 11:19:06 »



Nardy
Haikus.


Fresco rocío,
es primavera hermosa,
parto de flores
            
*

En tu mirada
anidaron los sueños,
la albaca duerme.

*

Del cielo vuelven
alegres mariposas,
nacen mañanas.
 
*
 
El sol es fuego
la sierra blanca novia
de amor se funde.

*

Quién fuera rosa
y saltar de la espina
hasta tus labios.

      
*

Dice la noche
que nunca tiene sueño,
amor del alba.

              
*

Llega el otoño
se estremece mi árbol
Alfombra ocre
              
*

Ramas sedientas,
ya no tengo nidales
de ruiseñores.
« Última modificación: Marzo 07, 2019, 11:32:13 por María Teresa Inés Aláez García » En línea

María Teresa Inés Aláez García
Metafóric@
*****
Mensajes: 4130



WWW
« Respuesta #11 : Marzo 08, 2019, 05:03:12 »

Mª Antonia

POR TAN DULCE AMOR SUSPIRO.
 
Por tan dulce amor suspiro,
en tu celo me consumo,
mi fragancia va en el humo,
gema, rayo en su zafiro.
 
En el latir de las albas
explosionan tus colores,
la linda faz de las flores
bendice los rezos malvas.
 
Y yo acudo a tu presencia
a empaparme de tu aliento,
aturdida te presiento
en el mar de mi conciencia.
 
A tu luz nacen mis versos,
de tus plantas olorosas
surgen virginales rosas
hacia ti sus tallos tersos.
 
Se murió la sombra fría
por el cerro y con presteza,
me libro de su fiereza
y vuelve al fin mi alegría.
 
Las sutiles golondrinas,
sus alas, rico tesoro,
peinan al sol con decoro
entre nubes diamantinas.
 
En línea

María Teresa Inés Aláez García
Metafóric@
*****
Mensajes: 4130



WWW
« Respuesta #12 : Marzo 08, 2019, 06:01:49 »

A SOLAS


Adicto al calor de tus caricias,
me entrego a tu encanto y tu belleza.
No existe cordura en mi cabeza,
tan sólo mi sed por tus delicias.

El cielo y la tierra en tu pasión
dominan la noche y la alborada,
sintiendo tu piel enamorada,
te brindo el latir del corazón.

Mis manos navegan tu figura,
desprenden suspiros de tu ser;
furiosos ciclones de placer
me arrastran con rumbo a la locura.

El tiempo detiene su camino
y apagan sus luces las farolas.
Un rey y su reina están a solas
sellando con besos su destino.


Raúl Valdez

10/19/2012
En línea

María Teresa Inés Aláez García
Metafóric@
*****
Mensajes: 4130



WWW
« Respuesta #13 : Marzo 09, 2019, 01:10:14 »

   

Alpha_Centaury


Fuera de Sitio

Querido diario:

Me llamo Perla. Tengo 10 años. Escribo despacio y con letra bonita por si, de mayor, me apetece releer esto.

Soy rara. Todo el mundo me lo dice. No tengo amigos en el barrio. Salvo para ir al colegio, nunca salgo de casa. No tengo hermanos ni primos, así que me toca jugar sola. Tampoco tengo ordenador ni videoconsolas o televisor. Jamás he ido al cine. Me han contado que mi papá tiene una enfermedad muy fea que se controla bien si no mira las pantallas pero si las mira podría caer al suelo, con convulsiones, echando babas por la boca… ¡y podría atragantarse con su propia lengua, hasta morir asfixiado! Y como a él esas cosas le gustaban y no sabe controlarse cuando algo le gusta mucho, los que saben y cuidan de nosotros decidieron que esos aparatos no debían entrar en casa. Y no entraron.

Otra cosa que me hace rara es que mis abuelos paternos no quieren a mi madre y como no la quieren, no vienen a casa. Sólo me vieron en mi bautizo, en mis cumpleaños y en mi Primera Comunión. La verdad es que los entiendo. Yo quiero a mi madre porque es mi madre, pero sé que a la gente le da un poco de miedo.

Soy rara porque mis padres son raros. Mi madre no habla casi nunca. Cuando habla es para decir pocas palabras, pero tiene el vicio de mirar fijamente a la gente y la pone nerviosa.

Además, es fea. No cocina, no hace las camas, no hace lo que hacen las otras mamás. Los que saben y cuidan de nosotros la vigilan a diario. Mi padre es diferente. Él sí habla, pero de manera torpe. Lo sé porque he visto a la gente del colegio reírse de él.

También se ríen de él porque suda mucho y tiene siempre la cara roja. Convivimos poco, porque por la mañana sale a trabajar y vuelve tarde. Cuida de mí cuando puede, aunque ya no puede ayudarme con los deberes. Por suerte, me ayudo sola y me va bien. Las chicas que vienen a la casa se asombran, me dicen “no entiendo cómo puedes ser tan lista siendo tus padres lo que son”.

Recuerdo un día que vi sangrando a mi padre. Estaba cortando jamón y se hirió con el cuchillo. Él pidió ayuda a mamá. Y mamá, la pobre, en vez de ayudarle a curarse le regañó por manchar el suelo de sangre. Ella no entendía que él se había hecho daño y que eso era más importante que manchar el suelo.

Me costó mucho saber cómo se llama lo que les pasa a mis padres pero, tras preguntar y preguntar, la orientadora del cole me dijo que ambos tienen retraso mental.

Sus cuerpos son adultos pero en sus cabezas tienen mi edad. O incluso quizá sean más chicos, porque también me dijo que soy una niña genio y que debo aplicarme, aprender a hacer cosas cotidianas, ser comprensiva y cariñosa, pues en cuanto sea capaz, me tocará cuidar de ellos sin ayuda, pues nadie me ayudará, a pesar de que lo de mis padres, al parecer, no se contagia.
En línea

María Teresa Inés Aláez García
Metafóric@
*****
Mensajes: 4130



WWW
« Respuesta #14 : Marzo 09, 2019, 01:15:04 »


Erial



La calle del Cabrito

Pequeña , soy mínima, muda, casi invisible. No tengo recuerdos de mi vida anterior, no sé quién fui. En mi cabeza sólo habitan sus voces retumbando como en un eco interminable.
Todo era culpa mía, mi forma de ser, mi modo de vestir, mis palabras inadecuadas. A pesar del paso del tiempo no supe corregirme . Por todo ello, me encuentro en esta situación, sin salida, sin escape. Donde quiera que esté, él estará presente.

“ Podemos ayudarte”. Sus palabras no eran  diferentes a tantas otras.
Levanté la cabeza, en sus ojos  se veía algo más, una luz que sí parecía tener salida.  Alivio, eso sentí, sus pupilas mecían las mías. Aunque mi primera respuesta fue “no, dejadme en paz”.
Con cierta reserva, acepté  a tener un nuevo encuentro donde expondrían su modo de trabajar.

Acudí a la cita asustada, sin la certeza de para qué, ni con quién estaba citada, si era hombre o mujer, o ambos. Sólo sabía que su mirada sí era sincera, que creían en lo que decían, y su mensaje “ Podemos ayudarte” era real.
A día de hoy, no consigo recordar todas sus explicaciones, qué palabras usaron;  poco a poco me convencieron, de lo único que estoy segura es de la sensación. Me estaban regalando la libertad.  Sí, decidí tomarla, de cualquier modo apostaría por ella.

Tuvo que pasar mucho tiempo, yo era una mala alumna y me costó bastante aprender; las prácticas de interpretación parecían salir perfectas en los ensayos, después, llevadas a la práctica dejaban mucho que desear. En lo que sí tuve cierto triunfo fue en el manejo de los narcóticos y, extrañamente, tenía una puntería infalible.  Muy despacio, iba adquiriendo otras habilidades, el mejor resultado de todos fue que él me creía por completo aniquilada.

Según ellos, mis libertadores, ya estaba preparada para finalizar la tarea, y así lo creí.
Quise ser benevolente, piadosa, esperé que fuera un domingo,  él estaba más guapo que nunca. Salió de casa como siempre, dando un portazo después de llamarme “gorda de mierda”, yo saqué el bolso que ya tenía preparado en el armario, me quité la bata, y me calcé los mismos zapatos que llevaba la última vez al ingresar en el hospital, allí me llevaron rota, y ellos me compondrían para siempre. Dejé el televisor  en marcha, la luz del comedor encendida, y la olla expres silbando.  Con todo sigilo junté la puerta, bajando despacito las escaleras, en poco menos de veinte minutos estaría en el lugar escogido.


La calle estaba muy concurrida, bares, pubs y  sombríos garitos  inundaban el barrio, fácilmente lo distinguí entre los demás, esperé, no tardó en salir, subía  por la calle hasta llegar a un  callejón: calle del Cabrito,  como siempre, estaba a oscuras; era el sitio idóneo, y allí  de un certero disparo, lo abatí, cayó a plomo, su pobre cabecita no resistió el impacto.  Respiré, en muy poco tiempo estaba en casa,  cerré despacio la puerta, y la volví a abrir escandalosamente, a la vez que pulsaba el timbre de mi vecina,
Un poco de sal, eso fue lo que me llevó a llamar a su puerta, ella muy amable me la dio,  a la vez que me decía, “no te preocupes, la sal no se devuelve”; muchas gracias, de ningún modo podría devolverte el favor.
En línea

Páginas: [1] 2 3
  Imprimir  
 
Ir a: