Bienvenido a nuestro foro. Por favor identificate o registrate.

    Entrar con nombre de usuario, contraseña y duración de la sesión
News:
Bienvenidos a METÁFORAS.
Foro inaugurado el 23 de noviembre de 2008.
Ricard. In memoriam, 7 de agosto de 2009.
Páginas: 1 [2] 3
  Imprimir  
Autor Tema: Octubre 2018  (Leído 5880 veces)
0 Usuarios y 1 Visitante están viendo este tema.
María Teresa Inés Aláez García
Metafóric@
*****
Mensajes: 4130



WWW
« Respuesta #15 : Noviembre 02, 2018, 04:28:01 »

Lady Ágata

Asesinato se escribe con A

-Parte I-

“Era viernes y trece. Andaba aún con resaca de Aranjuez.
El reloj seguía parado a las nueve y veinte de una mañana calurosa que había amanecido locamente apasionada varias horas antes.”

Abrí los ojos al mundo real. Desilusionada, me resigné a la idea de preparar el desayuno para tomármelo en la cama solitaria, desposeída del amante de mi ensueño.
Bajé a la cocina. Dejé que el perro saliese al jardín. Por unos instantes, me regocijé escuchando el silencio lánguido de la incesante lluvia.
Mientras hervía el café se me ocurrió entrar a darle los buenos días a Paco. Hacía tiempo que no me dirigía la palabra. Sus razones –si es que se puede decir que las tuviese- no me importaban gran cosa, sobre todo, después de lo del accidente. Eso es algo que yo nunca, nunca, le perdoné (…)

Abrí la puerta con cuidado y me asomé. Estaba tendido boca abajo en una postura que se me antojó incómoda. Como sin lentillas veo menos que un topo, me fui acercando a él, poquito a poco, hasta que me percaté de que lo que estaba contemplando era…un cadáver.
No se me ocurrió ponerme a gritar como hacen en las películas. La falta de experiencia, supongo. Quizá si hubiese visto otros muertos antes habría chillado, pero éste era el primero. No llegué a tocarle para comprobar si respiraba. Simplemente di por sentado que Paco había estirado la pata, Dios sabe cuándo y por qué.

La campanita del horno me sacó del ensimismamiento. Los croissants estaban a punto. Mientras desayunaba intenté recordar lo sucedido el día anterior. Me resultó muy difícil. Cada vez que retorno de una de mis breves estancias en España se me queda la mente saturada de momentos inolvidables hasta tal punto que los instantes de la vida cotidiana me resbalan. “¿Qué hice yo el jueves? Pues, ni idea.”
Puede que intercambiase un par de frases fugaces con mi hijo. Algo referente a que iba a pasar el fin de semana fuera con sus amigos. De ahí deduje que estaba sola en la casa. Bueno, no exactamente sola sino con el muerto.
Me pareció haber visto a Paco la noche anterior en el comedor pero no sabría decir a ciencia cierta si estaba vivo o no. Preferí suponer lo primero. En cualquier caso, fui la última persona que le vio con vida…excepto el asesino.

Dejemos las cosas claras. No es que me faltasen motivos para querer librarme de él. Yo nunca, nunca, le perdoné lo del accidente (…)
Encima, tenía que aguantar esa tos repugnante de fumador, su voz desabrida lanzando improperios, ecos de palabras fantasmagóricas que me torturaban incesantemente.
He de admitir que resultaba insoportable. Llegué a odiarle pero ¿de ahí a matarle? No sé. No creo. Con el pensamiento, puede.
Me di cuenta de que eso mismo pensarían todos los que me conocen: me lo había cargado yo. Poco importaba la causa de su fallecimiento, no me quedaba más remedio que deshacerme del cuerpo del delito.

Tenía todo el fin de semana por delante para lograrlo.


-Parte II-


El disponer de jardín en la parte de atrás de la casa tiene sus ventajas. Si bien las inclemencias del tiempo galés no me permiten disfrutar de la jardinería más que en contadas ocasiones y tomar-el-sol-que-no-hace es imposible, queda, no obstante, el terreno llano cubierto de verde césped para cavar y sepultar ciertos, digamos, estorbos.
Pese a ser la opción más obvia tuve que dejarla como recurso de emergencia ya que mi perrito anda siempre escarbando por el jardín, que considera territorio suyo.

Lo principal era sacar a Paco de la casa cuanto antes pues, quieras que no, pronto comenzaría a oler mal. Pensé que, de momento, estaría mejor en el garaje hasta que recuperase la memoria o, al menos, hasta que se me ocurriese una mejor idea.
No me apetecía verle ni tocarle. Tampoco tenía la más mínima intención de cargar a cuestas con él. Le dejé, allí donde estaba, tal y como me lo había encontrado. Muy asépticamente me puse los guantes de fregar los platos y procedí a cubrirlo todo con la colcha de la cama de mi ex-marido. Una sonrisa un tanto morbosa asomó a mi semblante, entrecerré los ojos y malévolamente los imaginé a ambos bajo aquel bulto.

Antes de proceder a la mudanza, lo meneé un pelín no fuese que el fiambre me resucitase de forma imprevista. Una no es profesional de la medicina y sólo sabía que Paco estaba aparentemente muerto. Por suerte, no se movió. De haberlo hecho, aparte de provocarme un susto impresionante, habría supuesto una desilusión pues, a estas alturas, ya me había hecho a la idea de que el interfecto, por la razón que fuese, había cesado de existir.

Y es que, en el fondo, yo nunca, nunca, le perdoné lo del accidente (…)

Empecé a empujar con gran esfuerzo aquel féretro improvisado camino de la puerta de la cocina que da al jardín. La maniobra resultó infructuosa. Hay un escalón en esa puerta y yo sola no podía levantar aquel trasto tan pesado.

Tendría que esperar hasta que mi hijo regresase a casa el lunes y me echase una mano.


-Parte III-

“Noche serena de otoño enamorado.
Dos amantes entrelazados giran al unísono sobre un puente.
La luna llena los contempla tras los muros del palacio centenario.


-¿Dónde estás, amor mío?”


Hubo un tiempo en que Paco estuvo enamorado de mí. No cesaba de repetir lo mucho que me quería. Por supuesto su amor no era correspondido. Era algo imposible. Intenté explicárselo pero no creo que me llegase a comprender. Yo me mantenía a una distancia prudente. En el fondo me halagaba ese cariño incondicional que sentía por mí. Le dejé que me besase en un par de ocasiones. Eso es todo porque en seguida se lanzaba y…en fin, ya se sabe cómo se ponen algunos.
Me pregunto si lo del accidente fue deliberado. Tal vez adivinó mis intenciones y se puso celoso. ¿Fue su agresión un ataque de celos? No sé. El caso es que me hizo mucho mal. No me refiero únicamente a las cicatrices sino al dolor que me causó el tener que cancelar el compromiso. Tuve que posponer mi viaje a España pues tenía la cara desfigurada. Faltaban tan solo dos días para la partida.
No. Definitivamente yo nunca, nunca, le perdoné lo del accidente (…)

Abrí la ventana del comedor para evitar que el posible hedor invadiese la casa y me retiré, como viene ya siendo costumbre, a mi cuarto del que apenas salí.

Las horas se sucedieron de forma intrascendente. Seguía sumida en una especie de sopor, recordando los momentos sublimes vividos en la tierra que me vio nacer junto al hombre, ése por el que estoy loca. Esta sinrazón me permitió mantener la cordura durante los dos días en que compartí techo con el cadáver de Paco.

La galerna, despiadada, rugía con fuerza arrancando sonidos de ultratumba desde todos los rincones de la vieja morada.





-Epílogo-


Han transcurrido cinco meses desde que sucedieran los acontecimientos que anoté en ese cuadernillo tan sufrido al que llamo familiarmente “Mi Diario”.
El crudo invierno y las nieves se conjugan en tiempo pretérito. La flor nacional, el narciso dorado, motea por doquier la campiña galesa.
Mi perrito, que ya no es un cachorro sino un espléndido ejemplar de caza en miniatura, sigue triscando por el jardín de la casa. De vez en cuando, orgulloso, me trae trofeos prueba de la valía de su raza. La otra tarde, sin ir más lejos, me obsequió con tres enormes plumas rojas de la cola de…




De todos es sabido que el crimen perfecto no existe.
En línea

María Teresa Inés Aláez García
Metafóric@
*****
Mensajes: 4130



WWW
« Respuesta #16 : Noviembre 02, 2018, 04:29:10 »

Revelación

Te busco en el rumor de una fontana
donde mi ser añora tu presencia
bordando en los cendales de la ausencia
efluvios de “te quiero” en un mañana.

Redimida la angustia tan insana,
acosado el delirio sin clemencia,
despejándote un hueco de  conciencia       
te abandonas, amor, en mi ventana.

Estremecido ciñes mis orillas
donde reinan las musas de mi ensueño
volcadas en sus glosas y quintillas.

Prendes mi corazón, serás su dueño;               
en mi ser penetraste de puntillas
rebosando  mi numen abrileño.             

Rosa
En línea

María Teresa Inés Aláez García
Metafóric@
*****
Mensajes: 4130



WWW
« Respuesta #17 : Noviembre 02, 2018, 04:30:24 »

https://www.metaforas.com.es/diana-gioia/versos-blancos/21-22antitesisimagenes/

(21-22)Antítesis/Imágenes

© 2015 A.Emma Sopeña Balordi

Esplendor ISBN: 978-15-0888-438-5


 
ANTÍTESIS

 
Eres escalofrío en mi verano
y mi piel impregnada de sudor en invierno.
Mi síntesis y antítesis
de júbilo y quebranto.
Me enriqueces y hurtas mi amor y mi desdén.
Tras de ti permanezco.
A la hondura me elevas.

 

 
IMÁGENES

 
Me recreo en idénticas imágenes,
ignora su hermosura el calendario,
las caricias calladas no envejecen
y los besos larvados sólo esperan
un indicio de vida.
En cándidas quimeras me deleito
con la más absoluta convicción
de su inútil presencia.

 
Y sigues invadiendo territorio
prohibido por los lustros de razón,
te filtras por las grietas
de lo que me dejaste de cordura.
En línea

María Teresa Inés Aláez García
Metafóric@
*****
Mensajes: 4130



WWW
« Respuesta #18 : Noviembre 02, 2018, 05:22:20 »

   
LA PUNZADA (A María Valente)

Un recelo senil en mis agujas
me resuelve la treta del tormento.
Las pinchas del amor, a sotavento.
Los labios aguamiel, en las burbujas.

Sin admitir consejos de las brujas
ni sensuales caricias en el viento,
¡a muerte!, sin piedad al virulento
dominio gazapón de las adujas.   

Así dejo frustradas las tachuelas
pillastres de mi soma posesivo,
morfina destructora del colapso.

Sólo busco restar a las espuelas
su mordiente rejón desaprensivo.
Sin aceros, sin alma, sin relapso.


augustus
En línea

María Teresa Inés Aláez García
Metafóric@
*****
Mensajes: 4130



WWW
« Respuesta #19 : Noviembre 02, 2018, 05:24:39 »

Sinuosas púas

Mis iris esculpidos entre montañas
rompen el sello,
tiemblan ante el destello
de tus guadañas.

Bogando en los cristales de tus calinas
se sofoca la lumbre de mis retinas.

Exhalando graznidos
de encono y pena
la desazón acude a mis sentidos,
mi alma aspira muerte, noche, condena.

Son punzantes garúas
tus ojos con grilletes. Sinuosas púas.
   
Albadiosa
En línea

María Teresa Inés Aláez García
Metafóric@
*****
Mensajes: 4130



WWW
« Respuesta #20 : Noviembre 02, 2018, 05:27:08 »

CANCIONES DEL CUANDO

Cuando me miro en tus ojos,
dos celestiales espejos,
bordando voy los otoños
con la aguja de mis versos.
Amor, con urgencia imploro,
llega en las alas del viento,
sin cuitas y sin asombro,
por los caminos del tiempo.
A la orilla de tu rostro
y en perfiles de tu pelo
prenderé claveles rojos
con esencias del romero.

Cuando percibo la fuente
de tu amor por mi cintura,
en las venas se estremece
mi sangre, libre de culpas.
Poemas de luz y suerte
escribiré con mi pluma
si tu boca pinta verdes
en la arena de mis dunas.
Transitaré los edenes
con los iris por mi blusa
y me endulzarán tus mieles
por las azuladas rutas…

Cuando gusto de tu boca
con estrellas por testigo,
mi luz proclama su hora
en vértigo convenido;
es agua que se desborda
por el jardín de los lirios.
Vigilias de sol y sombras
ante el ara de los ritos.
Y mi lengua que te invoca
entre luces de espejismos
irá esparciendo su aroma
en el perfil de tu ombligo.

María Bote
19 – 10 - 2014
En línea

María Teresa Inés Aláez García
Metafóric@
*****
Mensajes: 4130



WWW
« Respuesta #21 : Noviembre 02, 2018, 05:32:53 »

Plenitud

Jacintos escarlatas en los senos,
rutilantes  estrellas por la mente,
la psiquis disfrutando desenfrenos,
la alcoba a media luz, mi confidente.

Pulsaba la raíz, deslaves plenos,
predicciones cumplidas del vidente
antídoto eficaz contra venenos.
Lavas en erupción circunyacente.

Muy juntos olvidamos gris ausencia,
los ponientes ardiendo con el brillo
de la fe que no pide al mundo anuencia.

Haz inmerso en su aroma de tomillo,
bajo la piel, fundida su presencia.
Soy Saturno feliz con rojo anillo.

Gisela Cueto Lacomba
5 de Julio del 2015
En línea

María Teresa Inés Aláez García
Metafóric@
*****
Mensajes: 4130



WWW
« Respuesta #22 : Noviembre 02, 2018, 05:36:41 »

   
Vestigios de un amor

Vestigios de un amor rompen mi duelo;
rehúye la verdad mi suerte impía.
¡Fue aventura! predicen. Clamo al cielo
un poco de clemencia en mi agonía.
 
Hombre falso, adorable, irreverente,
audaz cimbró el cristal de mi ventana.
Se introduce en mi alcoba en imprudente
desafío a mi esencia de espartana.
 
¡Acuso como cómplice a la luna!
Al fulgor hechicero, arrogante,
antorcha de mi ruina y su fortuna,
estrato del infiel y de su amante.
 
Su ausencia está quitándome el aliento
y sucumbe sin alas la gaviota.
La pasión fue la luz de mi aposento;
¿su olvido?, la penumbra y mi derrota.
 
¡Lo amo! y en mi altar a la esperanza,
su imagen es anhelo, poesía,
inocente homenaje de confianza,
teñido de ternura y fantasía.

Blanca Amelia Santos
Febrero del 2008
En línea

María Teresa Inés Aláez García
Metafóric@
*****
Mensajes: 4130



WWW
« Respuesta #23 : Noviembre 02, 2018, 05:42:24 »

SUS MANOS (Lira)

Enamoro sus manos           
con la piel de mis pechos anhelantes,     
ignara a sus desganos.       
Legítimos amantes,               
¿simplemente dos burdos comediantes?   

Sus palmas lujuriosas,     
con dedos engarzados de quimeras,     
acarician piadosas             
mis mustias primaveras.         
¿Simplemente dos grandes embusteras?

mariaValente
En línea

María Teresa Inés Aláez García
Metafóric@
*****
Mensajes: 4130



WWW
« Respuesta #24 : Noviembre 02, 2018, 05:43:29 »

Irene

BRIZNAS DE LUZ


Si ves oscuridad
busca nubes de abril
donde lavar sus vuelos.


Si ves oscuridad
prende la flor de mayo
encadena tu aurora.


Si ves oscuridad
brinda la luz de junio
ósculo de un camino.
En línea

María Teresa Inés Aláez García
Metafóric@
*****
Mensajes: 4130



WWW
« Respuesta #25 : Noviembre 02, 2018, 05:57:40 »

Calendo Griego




Alma inmortal
                            a Emma Sopeña Balordi

Naciente sol y patio en galanura
de gravitantes y animadas flores,
tierno perfume hondo de vapores
reponiendo el espíritu en su hondura.

Acompañan al rayo en su locura
polvos de eternidad, mudos temblores,
indicios de explosión de mil colores,
alquimia de la luz, febril conjura,

y la penosa índole escarlata
de un rosal encorvado —qué insensata
busca su flor la refulgencia aleve—.

—Oye, alma inmortal, mi sed desnuda.
Tu eterno canto bríndeme la ayuda
para inflamarme la existencia breve.
En línea

María Teresa Inés Aláez García
Metafóric@
*****
Mensajes: 4130



WWW
« Respuesta #26 : Noviembre 02, 2018, 06:01:05 »

ojaldeb

*****


Mi príncipe, tu coño y mi polla
se miran en los armarios.

¡Venga,
           a las lunas!

Flamantes edenes listos
para el desencuentro


*****


Érase una vez la culpa

con su equipaje de palos,

comiendo oreja de niño.


Machacona como un rap,

                    ¡rap!

                            ¡rap!

                                     El rap de la sangre.

Arrobaba en los espejos.
El niño se adormeció
                          y las celestiales letras

raptaron todos sus puños.


*****


La cruz y el mármol

—¿Harto?— le dijo.
—Mucho; pero no vine a dialogar.

Del polvo lo mejor,
el ímpetu de los preámbulos.

Lo sabe ahora.

Desnuda, en marmoleñas sábanas,
la muerte le mostró la vida.


*****

Océanos de enciclopedia


Océanos escritos en hojas de agua

La velada mitad,
esta noche decae por mi costa;
celeste, cristalina,
se me funde en las manos.

Mas olas no son páginas,
pese a su desnudez.

Trozos de tinta insatisfecha,
en la cara invisible de la luna.


*****


Las flores

Cuando despabilé,   
ya no estaban allí.

Yacen, supongo,
sin asear,
marchitas,
presas en los colmillos de los sueños;
como los dinosaurios
o las palabras.


*****


Epitafio en urna


Siempre rehuyó cualquier incendio,

para terminar solo,

quemado.

¡Y, mientras, su vida a la cara
                                      suspirándole!



*****
En línea

María Teresa Inés Aláez García
Metafóric@
*****
Mensajes: 4130



WWW
« Respuesta #27 : Noviembre 02, 2018, 06:30:41 »

AGUAMIELES

Anochece, y las estrellas,
en su brillantez de plata,
distribuyen sus fulgores
en el fondo de mi alma,
mudándolos mi morriña
en  torbellino de escarcha.
Esta noche incontestable
te presiento, viva y blanca.
Cíñeme en tu  luna  colma
entre aguamieles y calas,
procurándome un  ensueño
donde zurcir mi esperanza;
y se purpure de oro
el azul de las mañanas.

Carende
29/11/10
En línea

María Teresa Inés Aláez García
Metafóric@
*****
Mensajes: 4130



WWW
« Respuesta #28 : Noviembre 02, 2018, 06:42:31 »

Gracias a ti

Gracias a ti que me volviste verso,
en dulce aroma, fuego de artemisa,
para después lucirme en tu sonrisa,
suaves labios de acariciar diverso.
 
Yo lo grito con risas y con llantos
que surgen a compases de amapolas,
y a mi llamada si me ven a solas
los fontanares me secundan cantos.
 
Para querer, floreces cual balada,
y para amarte yo, verso evidente,
algo que nos mantiene cada día
 
incansables, estrofa enamorada,
amantes entre rimas, simplemente
cariño, sin congoja ni acedía.

Nardy
En línea

María Teresa Inés Aláez García
Metafóric@
*****
Mensajes: 4130



WWW
« Respuesta #29 : Noviembre 02, 2018, 06:43:53 »

POR TAN DULCE AMOR SUSPIRO.
 
Por tan dulce amor suspiro,
en tu celo me consumo,
mi fragancia va en el humo,
gema, rayo en su zafiro.
 
En el latir de las albas
explosionan tus colores,
la linda faz de las flores
bendice los rezos malvas.
 
Y yo acudo a tu presencia
a empaparme de tu aliento,
aturdida te presiento
en el mar de mi conciencia.
 
A tu luz nacen mis versos,
de tus plantas olorosas
surgen virginales rosas
hacia ti sus tallos tersos.
 
Se murió la sombra fría
por el cerro y con presteza,
me libro de su fiereza
y vuelve al fin mi alegría.
 
Las sutiles golondrinas,
sus alas, rico tesoro,
peinan al sol con decoro
entre nubes diamantinas.

MªAntonia
En línea

Páginas: 1 [2] 3
  Imprimir  
 
Ir a: