Bienvenido a nuestro foro. Por favor identificate o registrate.

    Entrar con nombre de usuario, contraseña y duración de la sesión
News:
Bienvenidos a METÁFORAS.
Foro inaugurado el 23 de noviembre de 2008.
Ricard. In memoriam, 7 de agosto de 2009.
Páginas: [1] 2 3
  Imprimir  
Autor Tema: Septiembre 2018  (Leído 5124 veces)
0 Usuarios y 1 Visitante están viendo este tema.
María Teresa Inés Aláez García
Metafóric@
*****
Mensajes: 4130



WWW
« : Octubre 04, 2018, 05:50:16 »

Albadiosa


Dulce alcázar


Se me vuelca la vida en un cristal,
todo en mil espirales se decanta,
la mansedumbre escribe paradojas
dibujando tortuosos caligramas.

Las bridas del ensueño ya no sirven
para evadir la sangre encabritada
de tu piel que sumerge mis razones
y tu adiós que libera la distancia.

Ritos de insensatez improvisados
desmontan en mi psiquis sus campanas,
espuelas de tormento dan coraje
al pincel que dibuja mi guadaña.

No estás y necesito con urgencia
acogerme en tu pecho, dulce alcázar.
En línea

María Teresa Inés Aláez García
Metafóric@
*****
Mensajes: 4130



WWW
« Respuesta #1 : Octubre 04, 2018, 05:51:01 »

ALGO DE LOCURA
(SONETO INVERTIDO)

Cimbras de sol mantienen mis urdimbres
y descosen  hilvanes de la sombra,
deshaciendo las hebras del dolor.

Alumbran los milagros con sus mimbres
al decir la palabra que le nombra
y pintan los pesares de color.

Hoy cerraré la puerta a la cordura,
comienzo un caminar de peregrino;
acudo limpia y fiel a mi destino
y desecho la gris asignatura.

Me vestiré con algo de locura
al compartir la copa de su vino
en aras de fulgor y desatino.
Mi noche cesará de ser oscura.

María Bote
5 ´11 - 2014
En línea

María Teresa Inés Aláez García
Metafóric@
*****
Mensajes: 4130



WWW
« Respuesta #2 : Octubre 04, 2018, 05:51:53 »

Vivencias

Volvieron las golondrinas
a anidar en mi ventana;
en increíble mañana
nacen rosas sin espinas.

Fue girando el minutero
sobre las ondas del mar
y las luces del altar
tienen un rumbo certero.

Los caminos sin abrojos
recuperan su vigor,
y también vuelve el rubor
al mutismo de los ojos.

Un vuelo de mariposas
anuncia mil mutaciones,
no existen inhibiciones
para pieles luminosas.

De la cumbre a la raíz
se estremece mi existencia,
hace mutis la experiencia
retornando a su matriz.

Gisela Cueto Lacomba.
20 de mayo del 2010.
En línea

María Teresa Inés Aláez García
Metafóric@
*****
Mensajes: 4130



WWW
« Respuesta #3 : Octubre 04, 2018, 05:52:59 »

Wella


Yacimiento

Deseas conversar sobre el fracaso;
-vislumbro una disculpa en tu mirada-
reflejo de dolor ante el ocaso,
apetece la luz de mi alborada.
 
Mi historia, biografía de tristeza,
archivo indestructible; yacimiento
y abasto de penuria y fortaleza.
Un resumen del amor en detrimento.
 
Afirmas que me amaste, ¡delincuente!
furibundo, abatiste la morada,
episodio invernal, furia inclemente,
¡sacude mi dolor tu carcajada!
 
Es ahora tu vida un campo yerto,
le adjunto cicatrices con tu nombre.
Te asemejas al cactus del desierto,
sus púas y aridez suplen al hombre.
En línea

María Teresa Inés Aláez García
Metafóric@
*****
Mensajes: 4130



WWW
« Respuesta #4 : Octubre 04, 2018, 05:53:56 »

EL HUECO (estrófas sáficas)

Tengo morada en la febril penumbra,   
firme suplicio de su sol ausente,         
goce en un túnel de silencios acres.     
Sádico embrujo.                 

Sólo furor en mi delirio eterno,       
bóveda inútil guardará mi dermis.       
Fiero nirvana enajenado ofrece           
penas y cruces.                 

Cuando el arpegio de su voz soborna,     
prisma de luz desde el abismo surge,
rompe la calma de la espera inane.   
Hálito astuto.

mariaValente
En línea

María Teresa Inés Aláez García
Metafóric@
*****
Mensajes: 4130



WWW
« Respuesta #5 : Octubre 04, 2018, 05:55:01 »


Irene

                                LAS BRIZNAS DEL AMOR


                                 En tu nube altanera, no vislumbras el hilo
                                 tenue de mi lucero.

                                 Fulgor de tu letargo, no palpas el buril
                                 de incipiente beldad.

                                Ves humo en tu picota con sabores de tiznes.
                                Lulú de día y noche.
En línea

María Teresa Inés Aláez García
Metafóric@
*****
Mensajes: 4130



WWW
« Respuesta #6 : Octubre 04, 2018, 05:56:04 »


Calendo Griego


Invierno en el jardín de rosas

Con qué abandono morirán las rosas
en la gélida tarde, combatientes
derrotadas. En húmedas baldosas
agonizan los pétalos, silentes.

Amarillos, azules, rojos, blancos,
componen un tapiz en las veredas,
para el sueño inmortal en los barrancos
de la muerte, canción de notas quedas.

Van zurciendo la triste despedida
los colores errantes, una vida
privada de jardín y plenitud.

¿Escuchas los agónicos goteos
de pálidos capullos, aleteos
al ritmo de la efímera quietud?
En línea

María Teresa Inés Aláez García
Metafóric@
*****
Mensajes: 4130



WWW
« Respuesta #7 : Octubre 04, 2018, 06:00:55 »


ojaldeb




El tonto


Por la calle principal del pueblo llega el Tonto. Es como un gigante greñudo o un oso vestido de harapos. Camina retorciendo los pies, encorva la espalda y babea, viene diciendo:

—Bu, bu, bu.

Detrás de él, encima de unos cerros, se ven unos nubarrones.
Sentados en uno de los bancos de la plaza hay tres viejos, el de la izquierda mira hacia donde viene el Tonto y dice:

—Mirad, ya viene el joven ése.
— ¿Qué? —dice el de la derecha.
—Allí, Quirino, allí.
—Ah, sí, vaya unas pintas que trae el asqueroso.
—Pobre Rebujo —dice el del centro.
— ¿Rebujo?...  —dice Quirino— ¡Tonto, Tonto a secas!
— ¿Adónde irá?
—¡Adónde va ir a el piojoso! A hurgar en algún cubo de basura.

Tamizado por el vapor de agua de las nubes, el sol pica.
El Tonto se acerca entre fachadas de cal deslumbrante y ventanas con macetas llenas de geranios. Cerca de la plaza, una puerta grande de madera antigua con un letrero: Tahona.
Alrededor de los tres viejos, unos muchachos, vestidos de futbolistas, no dejan de corretear detrás de un balón, uno mira a la tahona y dice:

—¡Huy, qué bien huele!
—A pan recién hecho —dice uno.
—¡Hum, y a bollos! —Afirma otro—. ¡Venga, centra!

Un crío, con pantaloncito corto y azul y una blusa de color blanco, está sentado en la misma puerta de la tahona.
El viejo de la izquierda, después de guiñar un ojo al de en medio, mira al de la derecha y le dice:

—Quirino, ¿es verdad que estuviste novio con la madre del Tonto, antes que el Tonto naciera?
—¿Yo? ¡Quiá! ¿Estás loco o qué?
—Conocí a esa mujer de vista —dice el del centro—, era tan alta como Rebujo, y guapa...
— ¿Guapa esa puta? —dice Quirino y escupe en el suelo.

El de la izquierda hace otro guiño al del centro y dice:

—Quirino, se oye por ahí que el Tonto podría ser hijo tuyo.
— ¿Quién, ese pordiosero zagal mío?, ¡me cago en la…! Así reviente ese asqueroso, igual que reventó la puta su madre.

Los muchachos futbolistas están de pie al lado de los tres viejos, les escuchan con atención.
Quirino mira hacia el Tonto con los ojos en sangre.
El crío del pantaloncito azul ahora juega, en cuclillas, en medio de la calle, vuelve la cabeza hacia donde viene el Tonto, hace un puchero, se levanta, quiere correr hacia la puerta de la Tahona pero se pisa uno de los cordones de sus zapatos.

—¡Mirad! —dice el viejo de la izquierda—, el nieto de la Remigia se ha asustado del Tonto y se ha caído.

El crío tiene la cara pegada contra los cantos del suelo, llora. Al Tonto aún le quedan unos metros para llegar hasta él, pero acelera su paso renco, va con los brazos extendidos, con las manos abiertas, sin dejar de babear ni de decir:

—Bu, bu, bu.

Una mujer, con un mandil negro y las manos manchadas de harina, sale dando zancadas de la tahona, embiste con el hombro al Tonto y, vista y no vista, vuelve con el niño en brazos, limpiándole la sangre y la tierra de la cara, sin parar de relatar:

—¡Ay! Verás cuando llegue tu madre, verás cómo me la lía, y con razón, en qué mala hora te habré dejado salir solo a la calle, en qué mala hora.

El viejo Quirino mira hacia la mujer y la grita:

—¡Eh, Remigia! El Tonto ha agredido a tu nieto.

El niño sigue llorando.

—No llores mi vida —dice la mujer— ¿Qué te ha hecho ese Tonto asqueroso?

El Tonto se ha parado en medio la calle, babea y mira hacia la mujer con cara de no saber qué pasa.
La mujer, que está justo debajo del letrero de la tahona, se vuelve hacia el Tonto y le grita.

—¡Tonto piojoso, así revientes!
—Di que sí, Remigia —grita Quirino—, algún día ese monstruo hará algo, a tu nietecito o a otro zagal, algo que ya no tenga remedio.

Los otros dos viejos se miran sin decir nada.

—¡Te vas a enterar! —grita la mujer al Tonto, luego mira hacia los tres viejos y les grita—, voy a llamar al cuartelillo, a ver si meten de una vez en la cárcel a este monstruo asqueroso.

La mujer, con el niño aún llorando, pasa dentro de la tahona.



El Tonto hace rato que llegó a la plaza. Primero empezó a hurgar dentro de unos cubos de basura, luego se sentó allí mismo, en el suelo, al lado de los cubos, apoyando la cabeza en sus rodillas.
Quirino, sin levantarse del banco, arquea las cejas, no ha dejado de mirar al Tonto.
Empieza a tronar. El aire se arremolina y trae olor a estiércol .
Los muchachos futbolistas corretean de nuevo, uno da una patada y el balón va hasta los pies del Tonto. El Tonto da un respingo y levanta la cabeza, parece desorientado. Los muchachos le observan de lejos, no se acercan, uno grita:

—¡Eh tú, Tonto, tira el balón!

El Tonto se queda mirando a los chicos mientras se limpia las babas con el antebrazo, luego mira al balón, sonríe divertido, dice:

—Bu, bu, bu.
—¡Asqueroso, piojoso; echa el balón! —grita otro de los muchachos.

Todavía no llueve, pero empieza a oler a tierra mojada.
Los muchachos no paran de insultar al Tonto, de lejos.
El Tonto, sin levantarse, coge el balón y se lo tira a los muchachos. Luego vuelve a apoyar la cabeza entre sus rodillas.


Acaba de llegar el Land Rover de la guardia civil y ha parado enfrente de la Tahona. Sale Remigia. Quirino se levanta del banco y va a reunirse con los guardias y la mujer. Los otros dos viejos y los muchachos se quedan observando la escena desde la plaza. Cuando Quirino llega, tiende la mano a uno de los guardias y dice:

—Hola, cabo.
—Hola, Quirino, qué casualidad, hace menos de un cuarto de hora he hablado con su hermano, hoy está de oficial de guardia en el cuartel.

Quirino habla con el cabo y no deja de señalar con todo su brazo derecho y su índice, extendidos, hacia donde se encuentra el Tonto. El guardia escucha asintiendo con la cabeza, de repente se echa mano a la cara y mira al cielo, dice:

—Pues no hay más que hablar, Quirino, vamos, antes de que empiece a descargar agua.

Los guardias llegan al lado del Tonto, que sigue sentado, y empiezan a hablarle en voz alta. El Tonto levanta la cabeza y, sin dejar de babear, mira hacia arriba como adormilado. Los guardias le hacen señas con las manos para que se levante; cuando está de pie, para que junte las muñecas; después de esposarle para que ande. El Tonto obedece a todo sin rechistar, ahora camina delante, los guardias y Quirino le siguen de cerca. Cuando el grupo llega a la altura de Remigia el cabo dice:

—Señora, ¿y el crío?

La mujer señala con el dedo hacia dentro de la tahona.

—Dentro, mi chica le está curando.
— ¿Se ha hecho mucho?
—Una buena brecha.
— ¿Quiere que le llevemos al médico?
— ¡Quiá! Mi chica ha dicho que ella se encarga.
—Bien, pues vaya dentro, si la necesitamos ya la llamaremos.
—Vale.

Los guardias, el Tonto y el viejo Quirino, se marchan en el Land Rover.
Truena, relampaguea, empiezan a caer unas gotas gordas y enseguida a diluviar.
Los muchachos vestidos de futbolistas corren, uno de ellos lleva el balón bajo el brazo, van diciéndose entre ellos:

—Ojalá metan a ese Tonto cabrón en la cárcel.
—Sí, y que no salga nunca —dice otro muchacho.
—Ojalá —dice un tercero—. El Tonto es peligroso, a mí me da mucho susto.

Los muchachos desaparecen por un callejón.
Los otros dos viejos ya están a cobijo en la entrada de la taberna, uno le dice al otro:

—Rebujo no agredió al niño de la Remigia.
—Ya, ya lo sé.
—Y no es malo, no se mete con nadie; es tonto, sólo.
—Ya, ya, pero Quirino está bien relacionado, y si uno le lleva la contraria…
—Sobre todo en lo tocante a Rebujo…
—Eso. Y yo no quiero líos.
—Pero Rebujo no ha hecho nada, y lo más seguro es que le encierren.
—Míralo por el lado bueno: encerrado le darán de comer todos los días.
— ¿Y qué libertad es esa?
— ¿Que qué libertad? ¡La del Tonto! Anda, no le des más vueltas y vamos dentro, te pago un café.
—Pero...
—Pero nada, anda, vamos.
—Pobre Rebujo. En fin, vamos, la copa corre de mi cuenta. ¡Joder, vaya trueno!
—¡Y cómo llueve! Parece que se va a acabar el mundo.

En línea

María Teresa Inés Aláez García
Metafóric@
*****
Mensajes: 4130



WWW
« Respuesta #8 : Octubre 04, 2018, 06:01:46 »


Dedicado a Juanvi, mi esposo


Tuya

Sobran   fulgores   que prendan   la llama,
con la caricia de tu piel me enciendes.
 Volcándome  la luz  de tu mirada
la lumbre se acelera y resplandece.

Carende
25/07/10
En línea

María Teresa Inés Aláez García
Metafóric@
*****
Mensajes: 4130



WWW
« Respuesta #9 : Octubre 04, 2018, 06:03:12 »

La ventana

   Cierra la ventana, madre,
   que al acabarse la noche
   el viento ya suena frío.
 
   Más …, espera,
   está sonando un suspiro
   que viene rondando al día.

   Abre la ventana madre.

   Ya son las horas del alba
   y allá por la lejanía
   viene una niña cantando.

   Abre la ventana, madre,
   que me estoy enamorando.

Nardy

   28-09-03
En línea

María Teresa Inés Aláez García
Metafóric@
*****
Mensajes: 4130



WWW
« Respuesta #10 : Octubre 04, 2018, 06:03:59 »

AL ÁNGELUS.
 
Al ángelus te elevas, madre mía,
al misterio te fundes con ardor,
ya tu copa consagras al amor,
virtud que tu universo conseguía.
 
Majestuoso equilibrio fue tu guía
a regiones solemnes, diosa y flor
engarzada en los iris de esplendor
al Santo Celo viertes tu alegría.
 
Persigo tu perfil, mujer amante,
te anuncia con amor la gloria pura
escanciada con luz y sal triunfante.
 
 El Edén se recobra en tu hermosura
tus entrañas gestaron ese instante,
mi orgullo, de tu vientre ser criatura.

Rosas.
En línea

María Teresa Inés Aláez García
Metafóric@
*****
Mensajes: 4130



WWW
« Respuesta #11 : Octubre 04, 2018, 06:04:49 »

BÓVEDA OBSCURA


Se cierran tus oídos a mi voz
y niéganse tus ojos a mirarme,
el tiempo va pasando, gemebundo,
al ver que me sepultas en tu olvido.

Mi alma se acongoja y agoniza
al son del filo cruel, tu indiferencia.
El músculo, aprontándose al colapso,
se hunde en tu recuerdo y en tu nombre.

Apiádate de mí, mujer amada,
retórname a la vida con tus besos.
Exímeme del tártaro y sus brumas,
nonada es mi cosmos sin tu luz.

Las noches se convierten en la bóveda
obscura do mi ser aguarda el fin.


Raúl Valdez

05/01/2014
En línea

María Teresa Inés Aláez García
Metafóric@
*****
Mensajes: 4130



WWW
« Respuesta #12 : Octubre 04, 2018, 06:05:47 »


Alpha_Centaury

   
A hierro y llama

A hierro y llama,
como res bajo capotes,
embisto oficiantes de tormentos.
Tal vez confunda no verme fortaleza
ante el envite, pero
- silencio atronador, sonrisa fácil-
tras capas de indiferencia,
tras hábitos de mansedumbre,
a hierro y llama se distingue
mi fiera condición.
En línea

María Teresa Inés Aláez García
Metafóric@
*****
Mensajes: 4130



WWW
« Respuesta #13 : Octubre 04, 2018, 06:06:47 »


Erial


   
Cine


No desees convertirme                 
en la escena  errónea,                 
el acento esclavo.
 
Persigo fallar al rozarte,                   
acotas un efímero guión,   
sustituyes  por arte lo absurdo 
de nuestros  brazos  ciñéndose.
   
De pronto, un golpe brusco de claqueta, 
dicen:  la damos  por válida.
En línea

María Teresa Inés Aláez García
Metafóric@
*****
Mensajes: 4130



WWW
« Respuesta #14 : Octubre 04, 2018, 06:07:45 »


LILIANA VALIDO


Llanto peregrino

En penumbra y silencio
resguardo mis sentidos.
Forjo mis pensamientos.

La esperanza se quiebra,
el devenir lejano
no encuentra luz, su esencia.

Mi espíritu perplejo
es llanto peregrino.
Musitan los secretos.
En línea

Páginas: [1] 2 3
  Imprimir  
 
Ir a: