Bienvenido a nuestro foro. Por favor identificate o registrate.

    Entrar con nombre de usuario, contraseña y duración de la sesión
News:
Bienvenidos a METÁFORAS.
Foro inaugurado el 23 de noviembre de 2008.
Ricard. In memoriam, 7 de agosto de 2009.
Páginas: [1] 2 3
  Imprimir  
Autor Tema: MAYO 2018  (Leído 6853 veces)
0 Usuarios y 1 Visitante están viendo este tema.
María Teresa Inés Aláez García
Metafóric@
*****
Mensajes: 4130



WWW
« : Mayo 11, 2018, 05:46:34 »

CONSECUENCIA
 
 
Los dioses del Olimpo nos declaran la guerra.
Buscan exterminarnos sin la menor piedad.
Como primer ataque, atroz enfermedad;
desaparece el hombre; Caos rige la tierra.
 
Ignoran por qué el mundo a la vida se aferra.
Anuncian su dictamen por unanimidad.
Pecamos, según dicen, con vil facilidad;
no entienden que lo ignoto nos fascina y aterra.
 
¿Acaso el universo nos juzga horrible plaga
y debe, sin demora, traernos la extinción?
¿Somos la consecuencia de un ensayo fallido?
 
¿Podríase evitar el fin de nuestra saga?
¿Estamos al arcén del último estallido?
¿Ejercen las deidades la virtud del perdón?


Raúl Valdez

01/28/2005
En línea

María Teresa Inés Aláez García
Metafóric@
*****
Mensajes: 4130



WWW
« Respuesta #1 : Mayo 11, 2018, 05:48:20 »

Alpha_Centaury
Visitante

La vieja partitura, fiel mortaja,
crisol de inarmonías discordantes,
se prende, sin obstáculos inanes,
en el cieno febril del melodrama.

Mi suerte juguetea con las algas
moradoras en lechos despreciables;
desabrigo de luces o señales,
un justo colofón de mascaradas.

Tu espíritu clausura corredores,
mal recuerdo bulímico, me agota;
astuto, cruel, ladrón de exhalaciones.

Porvenires quebrados de las rosas
impregnan, siempre, sábanas que roes
al desatar tu lastre hacia la gloria.
En línea

María Teresa Inés Aláez García
Metafóric@
*****
Mensajes: 4130



WWW
« Respuesta #2 : Mayo 11, 2018, 05:50:26 »



Tres vueltas de llave

De ella apenas conocía su silueta, lo poco que dejaban traspasar los visillos de su ventana. Siempre la imaginé triste, deambulando, sumida en sus pensamientos; tal vez la música que día tras día junto con alguna trasnochada tarde llegaba desde su apartamento, me hacia percibirla así.

Un eterno Sabina cantaba desgarrado.  Creía poder reconocerla en cualquier parte. En numerosas ocasiones había fantaseado con un encuentro casual con ella.  Ya saben, un cruce de miradas, un imprevisto roce en el ascensor. Cuarto C,  A. García, esto era lo único que se leía en su buzón, Amalia, Alicia, Alma, Aurora, Arabela...  yo seguía especulando con su nombre; Alma; para mí sería Alma.

Me acostumbré a llegar pronto a casa, intentando no hacer ruido, todos mis sentidos permanecían alerta a cualquier sonido que procediera de su estancia. Escuchaba cómo Alma abría la cerradura, tres vueltas de llave, y un sigiloso cerrar,  dos pasos y el bolso aterrizaba en el sofá; casi al mismo tiempo Sabina cantaba “ llegas demasiado tarde, princesa”  y  así era: tarde a mi vida.
Alma y yo teníamos un horario  parecido. Si hasta ese momento no habíamos coincidido al salir por las mañanas,  era sobretodo porque yo retrasaba mi salida hasta que ella cerraba su puerta, tres vueltas de llave, y  yo  exhalaba un  suspiro detrás de la  mía, preparado para salir.

Pasaría todo el día esperando llegar a casa. Aguantando la murga de unos y  otros,  los cuchicheos a mi espalda, para ellos yo era el raro, el que no hablaba, no contaba nada sobre su  vida anterior. No  tenía ninguna intención de trabar algún tipo de relación con ellos, aparte de la necesaria para desempeñar el trabajo. Solamente  con el de contabilidad parecía estar más en sintonía. Como un acuerdo tácito, compartíamos mesa durante el almuerzo, él se enfrascaba en su periódico y yo en el mío.  Bastaba con unos buenos días, y media sonrisa.

Abstraído como andaba, no me di cuenta de que el contable realizaba el camino de vuelta a casa unos metros detrás de mí. Tampoco sé qué lo alentó aquel día a alcanzarme, a seguir caminando a mi lado sonriente y dicharachero; durante dos años  sólo  habíamos cruzado los buenos días y poco más. Persistía en su camino a mi lado, yo, enojado, apretaba el paso, y él seguía, bla..bla..bla. Bruscamente, me detuve delante del portal, a la vez que, atónito, veía cómo el contable, sonriente, sacaba un llavero del bolsillo, y dirigiéndose a mí decía;  Cuarto C , ya sabes dónde tienes tu casa.
 Erial
En línea

María Teresa Inés Aláez García
Metafóric@
*****
Mensajes: 4130



WWW
« Respuesta #3 : Mayo 11, 2018, 05:53:48 »

En la orilla

Se perdieron las huellas en  brazos de la vida.

Imágenes cansadas
carentes de memoria,
en  túneles del alma.
Harapos de nostalgia.
El horizonte asoma
inundado de lágrimas.

En este mar sin sueños, el olvido en la orilla.
   
Liliana Valido
En línea

María Teresa Inés Aláez García
Metafóric@
*****
Mensajes: 4130



WWW
« Respuesta #4 : Mayo 11, 2018, 05:56:47 »

Dage
 

   OTRO NOÉ


   Vete, paloma,
   ¡busca una isla, un abra!
   De vuelta, dime:


   -¿Cómo es el mar externo?
               -¡Eterno!

   -¿No navega algún navío?
               -¡Vacío!

   -¿De luces no hallaste rastros?
               -¡Los astros!


   Regresa entonces, paloma,
   del mar eterno y vacío,
   pues no hay rastro de navío
   ni sobresale una loma.
En línea

María Teresa Inés Aláez García
Metafóric@
*****
Mensajes: 4130



WWW
« Respuesta #5 : Mayo 11, 2018, 05:59:15 »

Mac de la Torre
 
El no Poeta

Pertinaz e infame hado
yo resisto tu señuelo,
¡arruina ya  mi desvelo!
Ojos en surco tostado.

Sintiéndome ruin bagazo
confina mi juicio al diestro,
si no conozco maestro,
de sabias letras ni trazo.

Como navío varado
soles conté con recelo,
cogí la pluma del suelo
en tregua con el tarado.

Arrogante, afloja el mazo,
raspa mi rostro siniestro,
tan rico convite vuestro
naciente de un novel lazo.

El guardián sutil y osado
me mostró radiante al cielo,
mira al frente con anhelo,
concluirás  roto y cansado.

Frunció la tinta un abrazo
esclava de lo que muestro,
terminé con mi secuestro;
oda libre en mi regazo.
En línea

María Teresa Inés Aláez García
Metafóric@
*****
Mensajes: 4130



WWW
« Respuesta #6 : Mayo 11, 2018, 06:00:48 »

   
Desamor
 
Os hablaré de Celia, ella amaneció aquella mañana sobre la cama, abrigada tan solo con el pañuelo que él le regaló la víspera,  acarició con su mano la almohada en donde minutos antes él había estado durmiendo.
El pañuelo para ella se convirtió en un nexo amoroso entre ella y él y cobró vida, en forma de serpiente que circulaba por su piel como  si su cuerpo fuera de madera, convertida así en el árbol de la vida.
Y como árbol, se alzó del lecho y puesta en pié alzó los brazos, dejando que la serpiente subiera por sus ramas y enroscada en su brazo, danzó como quien baila un chotis, los árboles no suelen moverse de su sitio por iniciativa propia, pero su cuerpo si se movía llevado por una danza improvisada.  De corrientes de viento que entrando por la ventana movían sus ramas, que se agitaban y hacían contornearse el tronco del árbol humano en que Celia se había convertido.

La serpiente, suave y cálida, la besaba con su movimiento,  ella disfrutaba notando el tacto de su piel con la del reptil. Y la habitación cambió.

Para sus ojos, las paredes se tornaron en bruma húmeda,  y otros árboles habían crecido entorno a ella, que como ella se agitaban, y voces se oían ininteligibles,  recuerdos lejanos que el aire traía. Pero su atención estaba dispersa, poseer la vida que se arrastraba entorno a ella la enajena de felicidad,  le amaba a él y él la amaba a través de su obsequio que se había convertido en su mano, el brazo  que la sujetaba.

Otros árboles danzaban, otros permanecían quietos y una sombra caminaba entre ellos y que parecía animar sus cortezas.
Si hubiera podido mirarse, si pudiera haber observado el lugar en el que se hallaba, se habría visto al margen de toda realidad, suspendida en una oscuridad luminosa, entre penumbras neblinosas, sin suelos ni cielos, ni puntos cardinales.
Absolutamente ida de sí misma, entregada a una danza imposible, anclada a un suelo inexistente,  halló la felicidad y como árbol sin raíz en un universo de  oscuridad,  alcanzada por la caricia que anima a los árboles que como ella, poblaban el extraño bosque, caricia que reconoció como de la mano de él.
Así volvió a amanecer, así la encontraron tendida en el suelo, abrigada por su pañuelo nuevo.
 altabix 
En línea

María Teresa Inés Aláez García
Metafóric@
*****
Mensajes: 4130



WWW
« Respuesta #7 : Mayo 11, 2018, 06:04:35 »

María Teresa Inés Aláez García
 
   
   
A las perlas de tu razón
 
I
Tengo envidia de él.

Cuando recorre su mirada vil
tu dermis con el talle.

De la visión oronda,
su pulcro estilo.

Luz reluciente
sin inocencia.

Del devenir al no tener futuro.
Tu cutis es destino temeroso.

Su pequeña vida transcurre
entre tu pedestal y tu cabello.

Cruel travesía
su vereda se curva
por un camino alzado
como tu firme voluntad,
el débil, terso aroma de tu espíritu,
para su vivir, útil,
Selene inmóvil .

Desnudo de temores.
En línea

María Teresa Inés Aláez García
Metafóric@
*****
Mensajes: 4130



WWW
« Respuesta #8 : Mayo 11, 2018, 06:06:24 »

Candela Martí
 



A CADA PASO


¿Por qué no se conforman hoy mis huesos
ante la soledad de mis mañanas?
¿Por qué habitan en mí pasiones vanas,
ansiosas de alborozos y embelesos?

Quizás tengan la culpa antiguos besos
tatuados en mi piel, como badanas
resecas por el sol. Aún, arcanas
voces loan, con gozo, mis excesos.

No comulgo con flores de amargura,
asumiendo los lances del error,
ni deshojo la urdimbre de mi ocaso,

pues prefiero el camino y la locura
de creer, inmutable, que el amor
puede estar floreciendo a cada paso.
En línea

María Teresa Inés Aláez García
Metafóric@
*****
Mensajes: 4130



WWW
« Respuesta #9 : Mayo 11, 2018, 06:08:39 »

   
SI FUERA ASI DE SIMPLE
 
Si fuera así de simple, cifrar naturalmente
lo sentido en la sombra y amado en la ternura,
por decir acentúo,
agota el pensamiento la aridez matemática,
criatura susceptible del amor.


(Freya)
24 de Julio, 2012
En línea

María Teresa Inés Aláez García
Metafóric@
*****
Mensajes: 4130



WWW
« Respuesta #10 : Mayo 11, 2018, 06:14:17 »

   
Revelación
 
Miró hacia atrás y dijo:
-¡Ah, caray! ¡Tengo alas!
   
Orlando
En línea

María Teresa Inés Aláez García
Metafóric@
*****
Mensajes: 4130



WWW
« Respuesta #11 : Mayo 11, 2018, 06:21:01 »

Lady Ágata
Parecía un ángel


Aunque todavía no había cumplido catorce años, aparentaba tener más. Lucía un cuerpo escultural, largas y bien torneadas piernas, rubios cabellos rizados, ojos inmensamente bellos, carnosos labios carmín natural y una cautivadora sonrisa perlada. Parecía un ángel.

En internet conoció a un hombre mayor de edad del que se enamoró perdidamente. Intuí que algo tramaba, pero no imaginé que planease huir de casa con aquel individuo hasta que fue demasiado tarde.
Según la policía poco podía hacerse, suelen regresar a sus hogares en cuanto se les acaba el dinero. Sin embargo, las semanas se sucedían y seguíamos sin noticias suyas. Enloquecida por la preocupación, pasaba las veinticuatro horas pegada al ordenador, con la esperanza de que contactase conmigo a través del Messenger. Finalmente intercambiamos unas palabras que, lejos de tranquilizarme, exacerbaron mi angustia: su novio le había comprado ropa nueva, fueron juntos a los mejores peluqueros… Con su recién estrenado “look” trabajaba de modelo con él, ganaba mucho y, además, se divertía.

Gracias a la información proporcionada por una compañera de clase, localizamos al proxeneta que había pervertido a mi hijo y le había iniciado en el sórdido mundo de la prostitución masculina.

Él nunca se recuperó y yo tampoco.
En línea

María Teresa Inés Aláez García
Metafóric@
*****
Mensajes: 4130



WWW
« Respuesta #12 : Mayo 11, 2018, 06:28:01 »

Victrix

Aguerrida e imbatible,                         
perfil de graciosa estampa,
has moldeado tu efigie   
en el frente de batalla.

Ves abiertas tus heridas,
solaz de mórbidas úlceras,
mandamiento de osadías   
e indignidades  espurias.     

Riges perennes contiendas
por la vil admonición   
e insultantes anatemas
del humano resquemor.

Invicta y lúcida Psiquis;
incólume te sometes         
a la acibarada bilis               
de animadversión creciente.

Firme, erecta como el risco
acechando en lontananza,             
cuya cima acoge el nido     
de magnificentes águilas.                 

Trashumante incombustible
en flébil nidal de llanto,
portas en la frente el timbre
del apóstol inmolado.

El amor te reconoce   
en su luz y paridad;       
hienda su espada y destrone
a la ignominia y su mal.     

Rosa (28/9/2011)
En línea

María Teresa Inés Aláez García
Metafóric@
*****
Mensajes: 4130



WWW
« Respuesta #13 : Mayo 11, 2018, 06:29:02 »

https://www.metaforas.com.es/diana-gioia/versos-blancos/2metrica/
(3-4)Metáforas/Astenia

© 2015 A.Emma Sopeña Balordi

Esplendor ISBN: 978-15-0888-438-5


 
METÁFORAS

 
Extravío tus versos cada tarde,
las rimas se desunen,
secuestras las metáforas de nuestro poemario.
Y partes con tu prosa desabrida
a dormitar el sueño de los justos.
En línea

María Teresa Inés Aláez García
Metafóric@
*****
Mensajes: 4130



WWW
« Respuesta #14 : Mayo 11, 2018, 06:29:57 »

ESPERANZA A Mari Bote
 
No atisbo un horizonte de bonanza,
mas ¿veis un arco iris de rosales,
entre la flor y el cardo las versales
mayúsculas ansiosas de enseñanza?

Aventemos la mies de la añoranza,
los ritos y liturgias medievales,
la estafa sublimando los fractales
impulsos de un ayer sin esperanza.

Hay dioses en la tumba y, en mi tierra,
inquietante la noria, cangilones
vertiendo sobre el campo plenilunios.

Ya despuntan retoños en la sierra
y poblarán petunias los cañones,
 tiñendo de jazmín los infortunios.

augustus
En línea

Páginas: [1] 2 3
  Imprimir  
 
Ir a: