Bienvenido a nuestro foro. Por favor identificate o registrate.

    Entrar con nombre de usuario, contraseña y duración de la sesión
News:
Bienvenidos a METÁFORAS.
Foro inaugurado el 23 de noviembre de 2008.
Ricard. In memoriam, 7 de agosto de 2009.
Páginas: 1 2 [3]
  Imprimir  
Autor Tema: Abril 2018  (Leído 6486 veces)
0 Usuarios y 1 Visitante están viendo este tema.
María Teresa Inés Aláez García
Metafóric@
*****
Mensajes: 4130



WWW
« Respuesta #30 : Mayo 11, 2018, 05:20:49 »

carende
   
 


MADRE

En un profundo suspiro,
con los ojos entornados,
se detienen  mis sentidos
y dibujan tu silueta,
tu perfume en el  vacío.
Madre, se agotan mis noches,
retoñadas  de espejismos,
 hallándome en  abandono
frente a los sueños perdidos.
 Y mi  alma, flor marchita,
añora la luz del seno,
 antaño me protegía.
Sutil remembranza, madre,
anhelo de  tus caricias;
la impavidez   de tu voz,
cendal prendido en mi vida.
¡Cómo  perturban  las penas,
silenciadas y cautivas!

23/08/11
En línea

María Teresa Inés Aláez García
Metafóric@
*****
Mensajes: 4130



WWW
« Respuesta #31 : Mayo 11, 2018, 05:31:32 »

Despedida
 
De un corazón que ya no juega, gozo,
también de una cabeza que no piensa,
un pecho fatuo ya sin alborozo,
y lágrimas vertidas sin defensa.
 
Con el corto bagaje casi rozo
la ruta del adiós, mi recompensa
es olvido, despedida que embozo
para cubrir la mala vida intensa.
 
Antes devolverás mi paz en vilo,
la ingenua honestidad de cuando niño
me envolviera en amor equivocado;
 
la barca que botase en mar tranquilo
donde tu nombre escrito con cariño
brillaba en cada parte dibujado.
 
Existo ya gastado,
mi corazón sin juego, en desaliño
esta viviendo de la fosa, al filo.

                                                      Nardy
05-08-05
En línea

María Teresa Inés Aláez García
Metafóric@
*****
Mensajes: 4130



WWW
« Respuesta #32 : Mayo 11, 2018, 05:37:27 »

RACIMO FECUNDO.
 
¡Que te festejen los dioses con liras!
¡Que las arpas se pulsen en tu honor!
¡Derrame la azucena su rubor
a los rezos rojizos de las piras!
 
Cabriolas de unicornios y sus iras
transmiten a  los ángeles tu ardor,
resplandeciente Uno y Trino, Amor.
Ya en sus moradas con Jesús suspiras.
 
Corona de laurel en tu cabeza
pues supiste adorarme hasta el extremo,
sutil, ágil autor de tu proeza.
 
Mi nave condujiste con tu remo,
salmos por tus vigilias y pureza.
¡OH, Racimo Fecundo, nada temo!

MªAntonia
En línea

Páginas: 1 2 [3]
  Imprimir  
 
Ir a: