Bienvenido a nuestro foro. Por favor identificate o registrate.

    Entrar con nombre de usuario, contraseña y duración de la sesión
News:
Bienvenidos a METÁFORAS.
Foro inaugurado el 23 de noviembre de 2008.
Ricard. In memoriam, 7 de agosto de 2009.
Páginas: 1 2 [3]
  Imprimir  
Autor Tema: Febrero 2018  (Leído 5535 veces)
0 Usuarios y 1 Visitante están viendo este tema.
María Teresa Inés Aláez García
Metafóric@
*****
Mensajes: 4130



WWW
« Respuesta #30 : Marzo 08, 2018, 11:15:08 »

Lady Ágata
Participante iniciado
   
Parecía un ángel

Aunque todavía no había cumplido catorce años, aparentaba tener más. Lucía un cuerpo escultural, largas y bien torneadas piernas, rubios cabellos rizados, ojos inmensamente bellos, carnosos labios carmín natural y una cautivadora sonrisa perlada. Parecía un ángel.

En internet conoció a un hombre mayor de edad del que se enamoró perdidamente. Intuí que algo tramaba, pero no imaginé que planease huir de casa con aquel individuo hasta que fue demasiado tarde.
Según la policía poco podía hacerse, suelen regresar a sus hogares en cuanto se les acaba el dinero. Sin embargo, las semanas se sucedían y seguíamos sin noticias suyas. Enloquecida por la preocupación, pasaba las veinticuatro horas pegada al ordenador, con la esperanza de que contactase conmigo a través del Messenger. Finalmente intercambiamos unas palabras que, lejos de tranquilizarme, exacerbaron mi angustia: su novio le había comprado ropa nueva, fueron juntos a los mejores peluqueros… Con su recién estrenado “look” trabajaba de modelo con él, ganaba mucho y, además, se divertía.

Gracias a la información proporcionada por una compañera de clase, localizamos al proxeneta que había pervertido a mi hijo y le había iniciado en el sórdido mundo de la prostitución masculina.

Él nunca se recuperó y yo tampoco.
En línea

Páginas: 1 2 [3]
  Imprimir  
 
Ir a: