Bienvenido a nuestro foro. Por favor identificate o registrate.

    Entrar con nombre de usuario, contraseña y duración de la sesión
News:
Bienvenidos a METÁFORAS.
Foro inaugurado el 23 de noviembre de 2008.
Ricard. In memoriam, 7 de agosto de 2009.
Páginas: 1 [2] 3
  Imprimir  
Autor Tema: Marzo 2017  (Leído 8610 veces)
0 Usuarios y 1 Visitante están viendo este tema.
María Teresa Inés Aláez García
Metafóric@
*****
Mensajes: 4130



WWW
« Respuesta #15 : Marzo 15, 2017, 12:48:03 »

   
Asesinato se escribe con A


-Parte I-

“Era viernes y trece. Andaba aún con resaca de Aranjuez.
El reloj seguía parado a las nueve y veinte de una mañana calurosa que había amanecido locamente apasionada varias horas antes.”



Abrí los ojos al mundo real. Desilusionada, me resigné a la idea de preparar el desayuno para tomármelo en la cama solitaria, desposeída del amante de mi ensueño.
Bajé a la cocina. Dejé que el perro saliese al jardín. Por unos instantes, me regocijé escuchando el silencio lánguido de la incesante lluvia.
Mientras hervía el café se me ocurrió entrar a darle los buenos días a Paco. Hacía tiempo que no me dirigía la palabra. Sus razones –si es que se puede decir que las tuviese- no me importaban gran cosa, sobre todo, después de lo del accidente. Eso es algo que yo nunca, nunca, le perdoné (…)

Abrí la puerta con cuidado y me asomé. Estaba tendido boca abajo en una postura que se me antojó incómoda. Como sin lentillas veo menos que un topo, me fui acercando a él, poquito a poco, hasta que me percaté de que lo que estaba contemplando era…un cadáver.
No se me ocurrió ponerme a gritar como hacen en las películas. La falta de experiencia, supongo. Quizá si hubiese visto otros muertos antes habría chillado, pero éste era el primero. No llegué a tocarle para comprobar si respiraba. Simplemente di por sentado que Paco había estirado la pata, Dios sabe cuándo y por qué.

La campanita del horno me sacó del ensimismamiento. Los croissants estaban a punto. Mientras desayunaba intenté recordar lo sucedido el día anterior. Me resultó muy difícil. Cada vez que retorno de una de mis breves estancias en España se me queda la mente saturada de momentos inolvidables hasta tal punto que los instantes de la vida cotidiana me resbalan. “¿Qué hice yo el jueves? Pues, ni idea.”
Puede que intercambiase un par de frases fugaces con mi hijo. Algo referente a que iba a pasar el fin de semana fuera con sus amigos. De ahí deduje que estaba sola en la casa. Bueno, no exactamente sola sino con el muerto.
Me pareció haber visto a Paco la noche anterior en el comedor pero no sabría decir a ciencia cierta si estaba vivo o no. Preferí suponer lo primero. En cualquier caso, fui la última persona que le vio con vida…excepto el asesino.

Dejemos las cosas claras. No es que me faltasen motivos para querer librarme de él. Yo nunca, nunca, le perdoné lo del accidente (…)
Encima, tenía que aguantar esa tos repugnante de fumador, su voz desabrida lanzando improperios, ecos de palabras fantasmagóricas que me torturaban incesantemente.
He de admitir que resultaba insoportable. Llegué a odiarle pero ¿de ahí a matarle? No sé. No creo. Con el pensamiento, puede.
Me di cuenta de que eso mismo pensarían todos los que me conocen: me lo había cargado yo. Poco importaba la causa de su fallecimiento, no me quedaba más remedio que deshacerme del cuerpo del delito.

Tenía todo el fin de semana por delante para lograrlo.


-Parte II-


El disponer de jardín en la parte de atrás de la casa tiene sus ventajas. Si bien las inclemencias del tiempo galés no me permiten disfrutar de la jardinería más que en contadas ocasiones y tomar-el-sol-que-no-hace es imposible, queda, no obstante, el terreno llano cubierto de verde césped para cavar y sepultar ciertos, digamos, estorbos.
Pese a ser la opción más obvia tuve que dejarla como recurso de emergencia ya que mi perrito anda siempre escarbando por el jardín, que considera territorio suyo.

Lo principal era sacar a Paco de la casa cuanto antes pues, quieras que no, pronto comenzaría a oler mal. Pensé que, de momento, estaría mejor en el garaje hasta que recuperase la memoria o, al menos, hasta que se me ocurriese una mejor idea.
No me apetecía verle ni tocarle. Tampoco tenía la más mínima intención de cargar a cuestas con él. Le dejé, allí donde estaba, tal y como me lo había encontrado. Muy asépticamente me puse los guantes de fregar los platos y procedí a cubrirlo todo con la colcha de la cama de mi ex-marido. Una sonrisa un tanto morbosa asomó a mi semblante, entrecerré los ojos y malévolamente los imaginé a ambos bajo aquel bulto.

Antes de proceder a la mudanza, lo meneé un pelín no fuese que el fiambre me resucitase de forma imprevista. Una no es profesional de la medicina y sólo sabía que Paco estaba aparentemente muerto. Por suerte, no se movió. De haberlo hecho, aparte de provocarme un susto impresionante, habría supuesto una desilusión pues, a estas alturas, ya me había hecho a la idea de que el interfecto, por la razón que fuese, había cesado de existir.

Y es que, en el fondo, yo nunca, nunca, le perdoné lo del accidente (…)

Empecé a empujar con gran esfuerzo aquel féretro improvisado camino de la puerta de la cocina que da al jardín. La maniobra resultó infructuosa. Hay un escalón en esa puerta y yo sola no podía levantar aquel trasto tan pesado.

Tendría que esperar hasta que mi hijo regresase a casa el lunes y me echase una mano.


-Parte III-

“Noche serena de otoño enamorado.
Dos amantes entrelazados giran al unísono sobre un puente.
La luna llena los contempla tras los muros del palacio centenario.


-¿Dónde estás, amor mío?”




Hubo un tiempo en que Paco estuvo enamorado de mí. No cesaba de repetir lo mucho que me quería. Por supuesto su amor no era correspondido. Era algo imposible. Intenté explicárselo pero no creo que me llegase a comprender. Yo me mantenía a una distancia prudente. En el fondo me halagaba ese cariño incondicional que sentía por mí. Le dejé que me besase en un par de ocasiones. Eso es todo porque en seguida se lanzaba y…en fin, ya se sabe cómo se ponen algunos.
Me pregunto si lo del accidente fue deliberado. Tal vez adivinó mis intenciones y se puso celoso. ¿Fue su agresión un ataque de celos? No sé. El caso es que me hizo mucho mal. No me refiero únicamente a las cicatrices sino al dolor que me causó el tener que cancelar el compromiso. Tuve que posponer mi viaje a España pues tenía la cara desfigurada. Faltaban tan solo dos días para la partida.
No. Definitivamente yo nunca, nunca, le perdoné lo del accidente (…)

Abrí la ventana del comedor para evitar que el posible hedor invadiese la casa y me retiré, como viene ya siendo costumbre, a mi cuarto del que apenas salí.

Las horas se sucedieron de forma intrascendente. Seguía sumida en una especie de sopor, recordando los momentos sublimes vividos en la tierra que me vio nacer junto al hombre, ése por el que estoy loca. Esta sinrazón me permitió mantener la cordura durante los dos días en que compartí techo con el cadáver de Paco.

La galerna, despiadada, rugía con fuerza arrancando sonidos de ultratumba desde todos los rincones de la vieja morada.





-Epílogo-

Han transcurrido cinco meses desde que sucedieran los acontecimientos que anoté en ese cuadernillo tan sufrido al que llamo familiarmente “Mi Diario”.
El crudo invierno y las nieves se conjugan en tiempo pretérito. La flor nacional, el narciso dorado, motea por doquier la campiña galesa.
Mi perrito, que ya no es un cachorro sino un espléndido ejemplar de caza en miniatura, sigue triscando por el jardín de la casa. De vez en cuando, orgulloso, me trae trofeos prueba de la valía de su raza. La otra tarde, sin ir más lejos, me obsequió con tres enormes plumas rojas de la cola de…




De todos es sabido que el crimen perfecto no existe.

Lady Ágata
En línea

María Teresa Inés Aláez García
Metafóric@
*****
Mensajes: 4130



WWW
« Respuesta #16 : Marzo 15, 2017, 12:59:05 »

El Valor de la Palabra

Del arpegio de una palabra          
surge la luz en las tinieblas;        
la armonía rasgó las sombras,      
brunos tules de la quimera.  
Es elixir del pensamiento,            
concibe y conforma la idea;        
es, la erudición, su baluarte,                    
nívea pulcritud, su médula.      
Hemos de extremar el cuidado    
a la hora de uncir la lengua;    
donde con ominosa voz,      
alza su vacuidad siniestra,          
llegando a resentir la vida            
del que “sin ton ni son” la suelta.  
El Verbo dimana del Éter  
fiel lacayo de la belleza;  
no indómita cacofonía,
ring de insustanciales simplezas.
Narrada, melódico himno;  
ubérrimo bemol, impresa;
nunca el insufrible quebranto  
de intrascendente verborrea.  
Urdidos gracejo y donaire,  
empavesados de cautela,              
logran destilar con su hechizo    
miel de simpatías ajenas.              
La cultura nos enriquece  
con variado caudal de ideas,  
rindiendo ocasión de aducirlas  
al blandir palabras certeras .  
Las tertulias devienen trovas,      
fruto de eurítmica epopeya,              
haciendo florecer el garbo,            
ungidos orador y audiencia.              
Rosa


« Última modificación: Marzo 17, 2017, 11:28:17 por María Teresa Inés Aláez García » En línea

María Teresa Inés Aláez García
Metafóric@
*****
Mensajes: 4130



WWW
« Respuesta #17 : Marzo 17, 2017, 01:02:08 »

POR MI CAMINO (Dedicado a Diana)


Sinalefa del ¡ay! con la memoria,
desbordada malicia de lebreles,
¿sentís en un rumor de cascabeles
mi constante liturgia laudatoria?

Evoco los efluvios de la gloria
cuando la luz doraba los laureles,
las sonrisas sonámbulas, las crueles
certezas, ilusión de la victoria.

Senderos bifurcados, ¿es mi sino
una fuerza de rosas decaídas?
¿Tal vez de la piedad su flor desnuda?
 

Errática la sombra del destino,
libera de mi ser las florecidas
verdades desterradas por la duda.


II


Desplegadas las velas en mi ruta,
busco sin fe la guía de la suerte,
para  sembrar dondiegos en la muerte
y reprimir las voces de mi gruta.

El tiempo me regala su batuta.
Matizaré mi luz en aguafuerte,
donde se funde la piedad inerte
del corazón sorbiendo la cicuta.

Camino de la paz, oculto cielo,
¿Con qué fusil de rosas se dispara
el gozo de truncar el desconsuelo?

Quisiera demoler antiguos faros,
enfrentarme con bríos a mi clara
derrota sin cuartel, al raso vuelo.

augustus
En línea

María Teresa Inés Aláez García
Metafóric@
*****
Mensajes: 4130



WWW
« Respuesta #18 : Marzo 17, 2017, 01:03:36 »

Mis fantasías
Mis oscuras fantasías
al universo se engarzan
con broches de desvaríos
y alfileres escarlatas.
Cuando a los pies de Morfeo
imploro por sus balandras
me entregan suaves perfumes
de mirra, rosas y ámbar.
Entrar en mis sueños brunos
es perderse en la comparsa
de primitivos juglares
y mitológicas almas,
es discernir los arcaicos
secretos de las entrañas
y encontrar insuficientes
todas las nobles palabras.
Convivir con mis quimeras
implica en un epigrama
enloquecer a sovoz
calcinándose en la fragua.


Albadiosa

En línea

María Teresa Inés Aláez García
Metafóric@
*****
Mensajes: 4130



WWW
« Respuesta #19 : Marzo 17, 2017, 01:05:28 »

SIRENA

Busco entre caracolas y en la espuma,
por cristales de cielo,
el dorado relumbre de tu pelo
y tu alentar que a las aguas perfuma.

Tus canciones sostienen a mi pluma
en notas de salado terciopelo.
El húmedo sostén de mi desvelo
a mis delirios suma.

Te espero en mi soñar de cada noche,
desnuda de castigos;
entierras entre conchas mis pesares.

Diluyes el acíbar del reproche
con algas por testigos.
Fervoroso ritual el de los mares.

María Bote
12 – 6 - 2014
En línea

María Teresa Inés Aláez García
Metafóric@
*****
Mensajes: 4130



WWW
« Respuesta #20 : Marzo 17, 2017, 11:26:45 »

Cofre de Vida.

Las profundidades, oscuros abismos,
esconden secretos, antiguas leyendas
de barcos piratas y duras contiendas,
también de tesoros, sunamis y sismos.

El mar, sus enigmas, son magia y poder,
un baile de crestas al ritmo del viento,
seduce en las noches, se vuelve violento
si añora una tarde su razón de ser.

Su gran magnitud subyuga al poniente,
me place observarlo sobre la atalaya,
escucho el sonido de olas y playa,
me seda la brisa, es mi confidente.

Cobertura azul en los glaucos ojos.
Un cofre de vida para mis despojos.


Gisela Cueto Lacomba.
21 de mayo del 2010.
En línea

María Teresa Inés Aláez García
Metafóric@
*****
Mensajes: 4130



WWW
« Respuesta #21 : Marzo 19, 2017, 04:39:07 »

***Palabras muertas***
 
Baúl de absurdos miedos y oropeles,
fantasmas y demonios del antaño.
Escondes las reyertas, rotas pieles
zurcidas; cicatriz inmune al daño.
 
El tiempo desdibuja con pinceles,
la historia de papel. Me sabe a engaño.
Invoco los motivos a graneles
de heridas con matices de castaño.

Confusa, persevero, no sucumbo,
rescato doce páginas desiertas,
episodios de ayer. Un manuscrito
 
carente de un pasado va sin rumbo;
sus palabras volátiles y muertas,
surten de poesía al infinito.
 
29/05/2006

wella
En línea

María Teresa Inés Aláez García
Metafóric@
*****
Mensajes: 4130



WWW
« Respuesta #22 : Marzo 19, 2017, 04:39:55 »

HOMBRE RÉPROBO (Cavatina)
 
I
Ilusiones prisioneras
por el miedo a la locura,
lémures de la cordura
hostigan las horas hueras
con esperanzas austeras,
fruto de la autocensura.
 
II
El Hombre indigno del Ángel
es ciego de primaveras
condenado a la amargura,
sin gozar de la aventura
y quemarse en las hogueras
de pasiones placenteras.
Así hasta la sepultura.

mariaValente
En línea

María Teresa Inés Aláez García
Metafóric@
*****
Mensajes: 4130



WWW
« Respuesta #23 : Marzo 19, 2017, 04:41:10 »

LAS BRIZNAS DEL AMOR


                                 En tu nube altanera, no vislumbras el hilo
                                 tenue de mi lucero.

                                 Fulgor de tu letargo, no palpas el buril
                                 de incipiente beldad.

                                Ves humo en tu picota con sabores de tiznes.
                                Lulú de día y noche.

Irene

En línea

María Teresa Inés Aláez García
Metafóric@
*****
Mensajes: 4130



WWW
« Respuesta #24 : Marzo 20, 2017, 10:28:44 »

El músico

Oigo los tímidos acordes,
en áspera armonía combinados,
ascender y bajar en compases hirientes.

Noto los dedos duros, malheridos
sobre el teclado indócil,
vertiendo progresiones imprecisas.

Tenaz, el alma,
lanzándose frenética en su fe,
desde la cima con el mismo tono,

surca al final —bemoles, diesis, tónicas—,
la consonancia del heroico vuelo
en el olvido azul del gris aprendizaje.

Calendo Griego
En línea

María Teresa Inés Aláez García
Metafóric@
*****
Mensajes: 4130



WWW
« Respuesta #25 : Marzo 20, 2017, 10:30:08 »


*****

Tolvaneras de notas fantasmales
chocan con las paredes del pasillo
llegan al lado mismo de mi cama
 
Es esa joven; viene por las noches,
se sienta en mi salón sin dar la luz
y se pone a tocar un violonchelo
tatuado justo encima de su pelvis
 
Mis miserias se cambian por pelusas
que de repente vuelan por el aire
 
Yo mientras tanto duermo, iluminado.

*****

Noche vieja en familia

¿Por qué estaba ella allí?
un fantasma
un muerto
—con esa hiel en las venas—
¿para cuándo los huesos?
o mejor…
no ser ni huesos
ni ceniza
ni polvo
¡nada!
—ni venas—
pero no
¡ahora no!
ahora
una
a una
campanada
a campanada
las uvas...de la suerte…
rodeada de risas
de confeti
de miradas de reojo
de…
¡Extraños!
Y el ladrido de sus venas.

ojaldeb
En línea

María Teresa Inés Aláez García
Metafóric@
*****
Mensajes: 4130



WWW
« Respuesta #26 : Marzo 21, 2017, 08:44:22 »

    

Poema místico minimalista de Ar-ca

Todo es uno,
ahora.

El tiempo es uno,
ahora.

El silencio es uno,
ahora.

El infinito es uno,
ahora.

Todo el espacio eres tú.



Corregido en el foro Metáforas de Diana Gioia.
(c) María Teresa Aláez García. Mayte Aláez. Mtiag.Pernelle.
En línea

María Teresa Inés Aláez García
Metafóric@
*****
Mensajes: 4130



WWW
« Respuesta #27 : Marzo 23, 2017, 11:13:10 »

Dedicado a Juanvi,
mi esposo.

     
PARTE DE MÍ

Eres la yerba del prado,
la claridad del albor,
tú, mi arrojo más templado;
tú , mi quimera, mi sol.

Pálpito de mis latidos,
de mis ojos, su mirada.
Por un enigma fundidos,
siempre tuya, enamorada.

Suave aroma de romero,
brisa de la mar en calma ,
con maravilloso esmero,
nos unen cariño, alma.

Bagaje de mi destino
y bella flor del jazmín,
sosiego del desatino,
frescura de mi jardín.


Carende
10/08/08
En línea

María Teresa Inés Aláez García
Metafóric@
*****
Mensajes: 4130



WWW
« Respuesta #28 : Marzo 23, 2017, 11:19:19 »

La ventana

   Cierra la ventana, madre,
   que al acabarse la noche
   el viento ya suena frío.
 
   Más …, espera,
   está sonando un suspiro
   que viene rondando al día.

   Abre la ventana madre.

   Ya son las horas del alba
   y allá por la lejanía
   viene una niña cantando.

   Abre la ventana, madre,
   que me estoy enamorando.

   28-09-03
Nardy
En línea

María Teresa Inés Aláez García
Metafóric@
*****
Mensajes: 4130



WWW
« Respuesta #29 : Marzo 23, 2017, 11:25:52 »

El perfume de las flores.
 
Al perfume de las flores
le cantan los trovadores.
 
Tú viertes mil perlas rojas
a mi cáliz que deshojas,
yo te bebo sin congojas.
 
Armonizan los amores.
 
Rejuveneces mis cielos,
se alejan los desconsuelos
cuando me cubren tus velos.
 
Se deshacen mis temores.
 
Enredado en la ternura
de mis senos, alba pura,
entrégate sin mesura.
 
Y relucen los candores.
 
Al perfume de las flores
le cantan los trovadores,
armonizan los amores,
se deshacen mis temores
y relucen los candores.

Mª Antonia
En línea

Páginas: 1 [2] 3
  Imprimir  
 
Ir a: