Bienvenido a nuestro foro. Por favor identificate o registrate.

    Entrar con nombre de usuario, contraseña y duración de la sesión
News:
Bienvenidos a METÁFORAS.
Foro inaugurado el 23 de noviembre de 2008.
Ricard. In memoriam, 7 de agosto de 2009.
Páginas: 1 [2] 3
  Imprimir  
Autor Tema: Febrero 2016  (Leído 15017 veces)
0 Usuarios y 1 Visitante están viendo este tema.
María Teresa Inés Aláez García
Metafóric@
*****
Mensajes: 4130



WWW
« Respuesta #15 : Febrero 14, 2016, 04:26:21 »

Destierro

Deshabito nuestro pasado:
risa por risa,
beso por beso,
escrupulosamente.

Retorno a recorrer tu cuerpo mudo,
las calles de tu piel desnuda,
el cuarto de tu amor antiguo,
y abandono mis huellas
en todas las estatuas de la dicha.
 
Sólo me queda tu imborrable rostro
en esta larga noche.

Calendo
En línea

María Teresa Inés Aláez García
Metafóric@
*****
Mensajes: 4130



WWW
« Respuesta #16 : Febrero 16, 2016, 01:33:59 »


   
Atardecer bonito. Ojaldeb



sueños de golondrinas estampándose
contra los soles
de las ventanas
                        —el sólido asfalto—

una insiste en su vuelo

En línea

María Teresa Inés Aláez García
Metafóric@
*****
Mensajes: 4130



WWW
« Respuesta #17 : Febrero 16, 2016, 01:35:09 »

LARGA ESPERA

El  espumillón se destiñe  cuando las horas y los días van deslizándose a un compás  lento y vacio, sin nuevas.
No quedarán regazadas las ausencias en el  año que termina; por el contrario, seguirá vagando la languidez silenciosa  que hostiga la armonía  y encona el alma.
Continúan los regalos bajo el árbol de navidad con sus  nombres escritos con ilusión y mimo. Permanece iluminado muchos días después de pasar las  fiestas; muestra de un  hálito de esperanza, o quizás, de querer forzar a que se cumplan los deseos. Sin embargo, se filtra por las rendijas la visión del encuentro con el hijo esperado. El  desánimo arrogante se hace eco por todo el hogar.
Voy empacando los besos con toda tristeza al igual que los adornos, y, con cada uno que descuelgo, se produce en mi pecho un desgarro.
Ni la distancia  ni el transcurrir taciturno de los días merma las ansias  de tenerlo conmigo; ni el miedo enquistado en el momento de su marcha a ese país  ignoto y lejano.
En el mismo instante que  el avión despegaba, sentí que se apresaban mis manos y su arrullo se deshacía hilo a hilo ante la sangre de mis pies helados porque pensaba, ¿y si me necesitara?
A veces,  sonrío con los ojos cerrados  e imagino  un susurro  en forma de canto que dice: madre, tu hijo por el camino viene con el suspiro apretado, con el corazón de semillas florecido y dulces brotes que  entregar a sus padres. Inhala un puñado de su tierra  como si de una rosa se tratara. Y su aliento  acelerado va abrazando a sus gentes, cual destellos de ensoñaciones. Ya brilla mi sol sobre los cerros;  los patos en el agua mansa se refrescan, vienen  contentos de llevar al río abierto, para siempre,  mi pena.

Carende

 
En línea

María Teresa Inés Aláez García
Metafóric@
*****
Mensajes: 4130



WWW
« Respuesta #18 : Febrero 16, 2016, 09:49:37 »


En línea

María Teresa Inés Aláez García
Metafóric@
*****
Mensajes: 4130



WWW
« Respuesta #19 : Febrero 18, 2016, 11:48:52 »

En línea

María Teresa Inés Aláez García
Metafóric@
*****
Mensajes: 4130



WWW
« Respuesta #20 : Febrero 18, 2016, 11:50:54 »

Verde perdido
 
Verdor de primavera ya perdido,
aquel que fuese verde lujurioso
se vuelve sucio ocre desvaído.
 
Días ardientes del amor gozoso,
las rosas concertaban primavera,
cual Vivaldi en sonido primoroso.
 
El frío llega con la ventolera,
la hoja se abandona ya a su suerte
y en su inútil agarre desespera.
 
Hojas caídas que en su breve muerte
se llevan otro año en su extravío,
juegos del viento son, un sueño inerte.
 
                                            Nardy
14-10-05
En línea

María Teresa Inés Aláez García
Metafóric@
*****
Mensajes: 4130



WWW
« Respuesta #21 : Febrero 18, 2016, 11:54:08 »

Cuenta la leyenda que en un lugar de Inglaterra, en su vasta historia de latidos ancestrales, los lotos son sabios, y muy blancos, de lino venturoso, cambian a color morado, al intuir traiciones cerca del estanque donde posan sus espíritus. Tanto es así que lady Camille, mujer de clara conciencia y alta condición social, vivía en la Inglaterra victoriana en una mansión donde Flora caprichosa dió forma a la belleza en su pasión aquiesciente con las rosas. Aún se percibe su brisa en el corredor acristalado que da a las escaleras de un mármol altivo y distante, escalinata donde los retratos de sus antepasados nos miran con ilustre lentitud.  Esta dama sólo se conmovía por las risas bulliciosas de las mujeres que habitan la casona, su perfume iba a enredarse a los serenos tilos, donde cada día, a su rubia sombra, disfrutaban del té en un ritual casi sagrado.
 Lady Camille era una mujer de hondos secretos, poco tiempo atrás, la presentaron en sociedad, en uno de los salones átavicos de la casa; no mostró jamás el menor rasgo de frivolidad,  su brillantez, la hacía merecedora de todas las miradas de la corte.Y, sin embargo su carácter se volvía meditabundo y huidizo y era poseída por una extraña maldición.
Este hecho, que no pasó desapercibido a sus hermanas,  acrecentaba su fuerza en noches de luna llena, cuando el sudor de los narcisos se hace irrespirable en aquel largo y cálido verano.
Un antiguo misterio se preñó en sus entrañas, envuelto en la placenta del pesar, convirtiéndola en un ser frío y oscuro.En un resplandor fijo, interminable, deja caer su melancolía en el estanque de los lotos, donde se iba a refugiar cada vez que le era imposible conciliar el sueño. Una de esas noches, cuando las luces van a dormir al  collar violeta del último crepúsculo, y reinaban las tinieblas, el tiempo se arruga sobre su rostro, pálido y trémulo, en el azul de sus pupilas, y se pudo ver la silueta de un caballero vestido de terciopelo y capa negra azabache que brillaba en la oscuridad.
No había salido  de sus sueños, era Lord Chartell, descendiente del rey Arturo y su prometido, el cual, sintiendo la tristeza de su amada, fue en su busqueda atravesando los muros del jardín. La deseó con una violenta insolencia, los dos amantes se fundieron en un abrazo ancho, como los acrecentados ríos de Babilonia. El gorjeo de la alondra les envió una mirada suplicante y Lady Camille fue recorrida por un intenso escalofrío, trayéndole a la mente el pacto de la vieja profecía. Su abrazo era un enigma que no sabía descifrar, no contaba con el oráculo que la salvase. Su padre, el día de su bautizo en el patio de los olivos, los que elevan sus plegarias a los dioses, con sus ramas extendidas hacia el cielo,  la encomendó a las esferas celestes como tributo, no había de quebrantar tal alianza.
Era necesario que ingresara en la solitaria celda de un convento, situado en la cima de la colina, donde los dioses van a jugar con sus doncellas, a sembrar lilas en las tumbas de sus madres, entre las perfumadas hierbas, allí salvaría el honor que las altas estrellas quisieron arrebatar a su anciano padre, de largas barbas muy blancas y ojos rojizos, espejo del llanto incendiado por sus lágrimas al comprometer la felicidad de su hija.
Este pacto equilibraba el orden.
Hubo de renunciar a su amor, en esta víspera que no será la última de todas las batallas de los dioses, donde expían las tentaciones y pecados de los mortales en un fragor idéntico al del trueno.
Desde entonces, se dice que en el estanque de La Mansión de los Tilos, los lotos cambian el color de sus pétalos a morado cuando, en el otear del horizonte, hace su presencia vestida de terciopelo negro, la traición.

M. Antonia.

 
En línea

María Teresa Inés Aláez García
Metafóric@
*****
Mensajes: 4130



WWW
« Respuesta #22 : Febrero 20, 2016, 11:15:43 »

En línea

María Teresa Inés Aláez García
Metafóric@
*****
Mensajes: 4130



WWW
« Respuesta #23 : Febrero 20, 2016, 09:26:10 »


En línea

María Teresa Inés Aláez García
Metafóric@
*****
Mensajes: 4130



WWW
« Respuesta #24 : Febrero 21, 2016, 12:51:07 »

En línea

María Teresa Inés Aláez García
Metafóric@
*****
Mensajes: 4130



WWW
« Respuesta #25 : Febrero 21, 2016, 08:33:57 »

CIELO IGNOTO


Cuánta tristura me impondrá la vida.
Cuántos envites sufriré en silencio.
Mófase el sino con flagrante inri.
Llora mi pecho.
 
Lastra mis hombros la espernible cruz:
cuitas, dolores de un ayer sangrante.
Sufre mi espíritu al quererte tanto.
Dagas mordaces
 
Vuelan fragmentos de utopías tontas,
nimios despojos que reclama el norte.
Plúmbeas nubes me dejó tu ausencia.
Cantos sin voces.
 
Vuelas, alondra, por un cielo ignoto,
 huyes del campo donde fuimos juntos,
almas amantes en entrega ardiente.
Sigue tu rumbo.


Raúl Valdez

06/12/2010
En línea

María Teresa Inés Aláez García
Metafóric@
*****
Mensajes: 4130



WWW
« Respuesta #26 : Febrero 22, 2016, 10:21:12 »

VIAJE, CON PARADAS, A UN FUGAZ DESENLACE:

PAPÁ. Fue muy linda mi despedida de papá. Él piensa que soy un imbécil, que esa chica no merece la pena, que ninguna mujer merece la pena. Yo sólo sé que estoy enamorado. Sin embargo, siento que mi padre y yo tenemos mucho en común.

HUMILDAD. Sé que soy de origen humilde, que la sociedad piensa que no valgo nada, pero ¡juro que me respetarán!

NAVAJAS. Antes de salir, tomé prestadas dos navajas. A ver si tienen huevos de atracarme.

AMOR. Mil veces amé antes y mil veces amaré después, pero nunca tanto como ahora… ella también me querría, sí, ¡me querría! si no hubiera tantos kilómetros por medio…

DINERO. Este verano gané un dinerillo recogiendo la mierda de otros. Ahora que otros recojan la mía.

MAMÁ. No quiere a papá ni a mí tampoco. Nos abandonó. Es la típica mujer que no vale la pena. Una mujer como Dios manda siempre debe permanecer leal a su esposo y a sus hijos.

AMISTAD. También estoy muy decepcionado de mis amigos. Los amigos deben ser de fiar. Deben estar ahí cuando uno los necesita. Si un amigo no está cuando lo necesito, no es amigo mío. Y tal y como están las cosas, he llegado a la conclusión de que no tengo amigos.

COBARDE. No saber luchar por lo que se quiere es de cobardes. Por eso siempre he luchado y la mayor parte de las veces me he salido con la mía. Y cuando sufro, no permito que nadie vea mi dolor. Y nadie me verá llorar en la estación.

VIAJE. No llevo maletas. Tampoco importa. Sólo un bocadillo y un par de latas de refresco para el camino. Procuraré dormir durante el trayecto en autocar. Luego me meteré en cualquier hostal, no me voy a poner exquisito. El dinero está para cosas más importantes. Sonrío, no vendrán a recibirme. Eso es justamente lo que quiero.

FUTURO. Antes soñaba con un título en informática, una bella mujer a mi lado y la compañía de mis amigos. Se acabó el momento de soñar.


DESENLACE:

Una semana después, consiguió degollar al muchacho con quien la que fuera su chica se había enrollado, aunque se quedó con las ganas de darle un escarmiento a esa zorra que le recomendó que no viniera a pelear por ella;  pero la Guardia Civil fue más rápida. Sus antecentes de consumidor de drogas, pandillero agresivo y maltratador de su propia madre jugaron en su contra.

Alpha_Centaury
En línea

María Teresa Inés Aláez García
Metafóric@
*****
Mensajes: 4130



WWW
« Respuesta #27 : Febrero 24, 2016, 12:11:41 »

No siempre, al mirar por la ventana, pretendo abarcarte,   
en ocasiones busco tu pupila en mí.                                   
Difundo  un  goteo de cuentas  a tus pasos.                   

Aciagas  señales,  no desvíes mi antojo       
y, sin armadura, decidas  obtener  tu destino.
Acudes, ciego, al  sepulcro donde moras.

De las meigas que te prenden, una aguarda a  tu puerta,   
yo, para  ti, continúo remozando la piel.

Erial
En línea

María Teresa Inés Aláez García
Metafóric@
*****
Mensajes: 4130



WWW
« Respuesta #28 : Febrero 24, 2016, 11:31:45 »

Desde mi vuelo

Vuelo,
entre brumas
sin cadenas.
Mis tormentas,
rayos, furia.

Vuelo,
entre dudas.
Llanto, niega
la tristeza
cruel, usurpa.

Vuelo,
en burbujas
de quimeras.
Noches densas
me torturan

Liliana Valido
En línea

María Teresa Inés Aláez García
Metafóric@
*****
Mensajes: 4130



WWW
« Respuesta #29 : Febrero 25, 2016, 11:41:05 »

En línea

Páginas: 1 [2] 3
  Imprimir  
 
Ir a: