Bienvenido a nuestro foro. Por favor identificate o registrate.

    Entrar con nombre de usuario, contraseña y duración de la sesión
News:
Bienvenidos a METÁFORAS.
Foro inaugurado el 23 de noviembre de 2008.
Ricard. In memoriam, 7 de agosto de 2009.
Páginas: [1]
  Imprimir  
Autor Tema: septiembre 2011  (Leído 2875 veces)
0 Usuarios y 1 Visitante están viendo este tema.
Diana Gioia
Dirección Literaria
Metafóric@
*
Mensajes: 11899


Ha sido mi biografía un juego con las palabras


WWW
« : Octubre 07, 2011, 04:31:11 »

http://sopena.blogs.uv.es/2011/10/07/amnesia-2/
En línea





Le ciel est, par-dessus le toit,
Si bleu, si calme!
https://www.metaforas.com.es
María Teresa Inés Aláez García
Metafóric@
*****
Mensajes: 4130



WWW
« Respuesta #1 : Octubre 22, 2011, 04:01:40 »

http://blogmegustaleer.com/2011/09/29/efimero-breve-fugaz/

Mi tiempo de concepción se reduce a milésimas de microsegundos. Posiblemente ni siquiera fui pensado porque la gestación fue instintiva y las peculiaridades de la atracción no caben en la mente humana. Es que no tengo cuerpo ni espíritu pues mi forma se reduce a una o dos dimensiones.

Lo que sí es cierto es que, hasta el momento de mi existir, hay muchos factores que impiden el desenlace final. ¿Cómo puede ocurrir que algo que se supone o se dice tan bello y gratuito sea tan costoso de formalizar? Es increíble que los estudiosos hablen de factores sociológicos, antropológicos, emocionales, psicológicos. Pero más lo es la preparación: los materiales usados, la limpieza de la zona, el aroma, el color. Y los factores externos: el deseo, la excitación, la ternura, el cariño, incluso la falsedad, el odio o la envidia.

Pero ¿por qué se ha de asegurar tanto la  llegada al mundo cuando el momento de nacer es el de la propia muerte? ¿Por qué tanta timidez, tanto desasosiego, tanta excitación, tanto reparo a la hora de efectuar el contacto? Si hay gente que pierde hasta el recuerdo y lanza a la basura o al aire el significado de todo el proceso.

Es cierto que muchos cambios físicos se activan cuando el cerebro da la orden de llevar a cabo el nacimiento. El olfato se agudiza, la vista prepara el lugar de la efeméride, la piel se torna más sensible y el color se altera y se vuelve más vivo. La lengua segrega algo más de saliva y el oído sólo deja escuchar un leve, tierno jadeo.

De repente, los ojos se van cerrando. En algunas personas, porque en otras permanecen abiertos de forma admirable. Entonces la mejilla prepara el camino y los labios se entreabren para dar paso a la luz: el aire desaparece y se produce el alumbramiento en forma de roce entre pieles de distintos grosores. En ese momento, y según donde se me permita aparecer, se activan circuitos y sensaciones que harán que mi vida tenga un mayor o menor valor y mi recuerdo sea fortuito o desgraciado. En ocasiones, la lengua y los dientes puede ser que intervengan en un parto lleno de pasión o los labios presionen, dulces y fuertes, para que la ternura se abra paso.  Que la envidia provoque un acontecimiento seco y corto de consecuencias anacrónicas y la timidez, la sensación más plena que puede existir en el contacto entre pieles ansiosas de cariño.

El tiempo de mi vida está medido entre unos segundos o unos minutos o, quizás, algunas horas dependiendo de las circunstancias. Un paisano mío duró cuarenta y seis horas y ha sido catalogado como una rareza en el libro Guinness. Otro, treinta y dos.  Puede ser que alguien me inmortalice en una foto, en un cuadro o en una escultura.  O que nunca llegue a existir y me quede, perdido y remoto, en la oscura esquina de ninguna conciencia.
En línea

María Teresa Inés Aláez García
Metafóric@
*****
Mensajes: 4130



WWW
« Respuesta #2 : Octubre 22, 2011, 04:05:02 »

http://blogmegustaleer.com/2011/09/28/se-convirtio-en-arena/

Se convirtió en arena... y ahora vaga, disperso, por todas las playas del planeta. Sigue las rutas del viento cuando, amenazador, revoluciona el mar y combate contra su fluidez masiva pero navega a favor de los temporales del tiempo y es el agua quien lo acaricia. No desea permanecer anónimo ni quiere amenazar a los elementos. Si por él fuera, se convertiría en vidrio bajo la furia del fuego que algunos nativos encienden en ciertas noches del año para apaciguar  a sus deidades.

Los pequeños granos que lo formaban discurren a su antojo por polaridades divergentes. Esperan que un día las circunstancias se vuelvan a su favor y puedan reunirse en un pequeño brote de barro bajo la pisada tierna de una huella cariñosa. Hasta entonces juegan con las miradas multicolores de la luz, entre las airadas brisas que descuelgan los velos del día y de la noche y se dejan acunar por las notas cándidas del aire.

Sí, se convirtió en arena e ignora si alguna vez tomará cuerpo y dejará de ser idea; si se tornará en mejilla y eliminará las dudas sobre su futuro. Si formará parte de unos labios  y se concebirá, a sí mismo, en su ser absoluto.

Ciertamente. Aquel instante que, en un poema, detuvo las aspas de reloj en un momento, camina peregrinando por el ambiente en forma de esa arena que discurre por la fina cintura colocada entre dos cubículos. O duerme en el agua de cierta clepsidra que refleja, incansable, el recorrido del sol. Aquel fugaz, silente y único segundo espera convertir su pasión latente en el roce de un beso sospechoso y mágico que  huyó y nunca volverá.

Bajo las lágrimas de la luna, los recuerdos de tu silencio  cristalizaron en pétalos de rosa.
« Última modificación: Noviembre 04, 2015, 12:26:02 por María Teresa Inés Aláez García » En línea

María Teresa Inés Aláez García
Metafóric@
*****
Mensajes: 4130



WWW
« Respuesta #3 : Octubre 22, 2011, 04:13:58 »

http://blogmegustaleer.com/2011/09/27/se-regalan-besos/

Se regalan besos. ¿Quién los quiere?
Esta mañana los encontré tirados en mi jardín, aplastados contra la fachada de la casa, volando, hechos lágrimas, hacia las hojas de la hiedra, defenestrados y sangrando por los cristales, ateridos de frío en las rendijas de la tubería, sollozando entre las piedras. Besos que firmaron acuerdos, conservadores de olvido, sellos de esperanza, semillas invisibles de ramos de dones. Alguien los escupió con violencia. Los rencores y la necedad me los devuelven y no quiero dejarlos morir en una urna de arcilla.
Os los regalo, si os falta la esperanza de tener amigos, la seguridad de que no os falle un tratado, la fe en vosotros mismos, la inocencia que ayuda  a vivir y la visión de futuro para continuar hacia delante. Si se os quiebra la voz y se os rompen los lamentos ahogados en susurros, venid  y os obsequiaré besos en sonrisas francas y abiertas, desinteresadas y amables. También os puedo regalar besos de cólera que después regalan perdón e incluso besos hipócritas que luego mienten si necesitáis eso pero no trabajo con ellos, sólo los mantengo con vida para quienes disfruten de esa forma de ser.
Sólo hay algunos que están reservados y no puedo regalar así como así. Se esconden entre los pétalos de rosas  y gladiolos y entre las ramas de celindos. Pero son de personas amigas, conciliadoras e inteligentes. Seguramente interpretaron alguna señal de forma equívoca o les fueron robados.  
Mis puertas se abren. Adelante. Besos para todos.
« Última modificación: Noviembre 05, 2015, 04:43:18 por María Teresa Inés Aláez García » En línea

Páginas: [1]
  Imprimir  
 
Ir a: