Bienvenido a nuestro foro. Por favor identificate o registrate.

    Entrar con nombre de usuario, contraseña y duración de la sesión
News:
Bienvenidos a METÁFORAS.
Foro inaugurado el 23 de noviembre de 2008.
Ricard. In memoriam, 7 de agosto de 2009.
Páginas: [1]
  Imprimir  
Autor Tema: Septiembre 2010  (Leído 4625 veces)
0 Usuarios y 1 Visitante están viendo este tema.
Diana Gioia
Dirección Literaria
Metafóric@
*
Mensajes: 11905


Ha sido mi biografía un juego con las palabras


WWW
« : Septiembre 01, 2010, 09:00:47 »

http://www.youtube.com/watch?v=7nznLY1hZQs

http://www.youtube.com/watch?v=-IvGnv3e7yo&feature=related

Tadzio
Muerte en Venecia
L.Visconti
G.Mahler, Sinfonía nº 5, Adagietto
« Última modificación: Septiembre 01, 2010, 09:02:35 por Diana Gioia » En línea





Le ciel est, par-dessus le toit,
Si bleu, si calme!
https://www.metaforas.com.es
Diana Gioia
Dirección Literaria
Metafóric@
*
Mensajes: 11905


Ha sido mi biografía un juego con las palabras


WWW
« Respuesta #1 : Septiembre 04, 2010, 08:27:50 »

Hay quien tiene la maleta abierta y va llenándola poco a poco, yo, como soy de letras, me la hago por escrito días antes de salir de viaje.
Es genial viajar. Me lo enseñó mi madre cuando era muy pequeña, con ella viajaba por Europa, lo de los otros continentes vino después. Sí, he viajado muchísimo y ahora, si no fuera por salir con mi hijo, no se me ocurriría meterme en estos berenjenales. Es que viajar se ha vuelto difícil y mucho más cansado que antes. Sobre todo si no se vive en una ciudad con aeropuerto muy internacional porque previamente hay que coger otro avión o un tren. Cuando te subes al avión de tu destino llevas al coleto un buen montón de horas. El primer taxi, el tren (con su primera cola), el segundo taxi y la segunda cola para las maletas  – que puede ser la tercera si tienes que pasar a recoger visado por la oficina del mayorista en el aeropuerto –. Llega la siguiente cola, colísima, para entrar en la zona de embarque, todos rebuscando a ver qué cuerpo del delito se ha quedado olvidado en el fondo del equipaje de mano para echarlo en el depósito dispuesto a tal efecto. Y últimamente un segundo chequeo aleatorio si viajas a Estados Unidos: si tienes la suerte de que te cante la tarjeta de embarque, viene a por ti un policía y se te lleva con tu equipaje de mano para abrirlo todo y registrarte toda todita. Y a esperar hasta la otra cola para subir al avión, donde intentaremos acoplarnos para pasar las ocho o diez horas de vuelo. Ahorro al lector dichas horas, repletas de dolor de piernas, de comida con sabor a plástico y de tedio. Y llegamos. Otra cola para salir del avión, otra para pasar el control y dirigirnos a recoger las maletas, si llegan. Todos mirando el agujero por donde se supone que tienen que salir, ansiosos, preocupados, caray, cuánto tardan. A algunos suertudos les llegan en seguida. Otros esperamos. Y empiezan las cavilaciones, lo que anima es que todavía hay gente esperando: todas no las pueden haber perdido. Pero cuando vamos quedando menos, es cuando llega el miedo,  a veces, misterio, quedan solamente varias personas cuyas maletas no llenarían una de las camionetas de reparto. Cuando finalmente se asoman por el agujero, la sensación de placer es indescriptible, qué suerte, no se han perdido. Se cargan en el carrito y se sale al país de vacaciones. Ahora solamente falta encontrar a la persona que lleva el cartel del mayorista, esperar a más turistas del mismo autobús, hacer la cola para subir y mirar por la ventanilla hasta que se llega al hotel de destino. Una vez allí, se hace la última cola del día para registrarse y coger la llave de la habitación, esperar a que suban las maletas e intentar aclararse con los trastos, ya que quienes tienen una larga experiencia de pérdida de maletas, se reparten las cosas con la persona con quien viajan para tener algo que ponerse si se pierde una de las dos. Al final, renuncias a ponerte la crema de las arrugas  - a pesar de que tienes una pinta horrible – pasas de lavarte los dientes y, como no encuentras el pijama, y tienes que prepararte la ropa del día siguiente, te dejas caer en la cama después de la ducha como Dios te trajo al mundo. Tienes que dormir, ¿dónde he puesto el diazepan?, porque al día siguiente empiezan las vacaciones.
En línea





Le ciel est, par-dessus le toit,
Si bleu, si calme!
https://www.metaforas.com.es
Diana Gioia
Dirección Literaria
Metafóric@
*
Mensajes: 11905


Ha sido mi biografía un juego con las palabras


WWW
« Respuesta #2 : Septiembre 05, 2010, 10:04:00 »



https://www.metaforas.com.es/diana-gioia/poemas-digitales-2/pizarrasglogster/
« Última modificación: Septiembre 05, 2010, 03:54:09 por Diana Gioia » En línea





Le ciel est, par-dessus le toit,
Si bleu, si calme!
https://www.metaforas.com.es
Diana Gioia
Dirección Literaria
Metafóric@
*
Mensajes: 11905


Ha sido mi biografía un juego con las palabras


WWW
« Respuesta #3 : Septiembre 07, 2010, 09:34:11 »

http://sopena.blogs.uv.es/2010/09/07/cartas/
En línea





Le ciel est, par-dessus le toit,
Si bleu, si calme!
https://www.metaforas.com.es
Diana Gioia
Dirección Literaria
Metafóric@
*
Mensajes: 11905


Ha sido mi biografía un juego con las palabras


WWW
« Respuesta #4 : Septiembre 10, 2010, 08:16:25 »

http://sopena.blogs.uv.es/2010/09/10/cebo/
En línea





Le ciel est, par-dessus le toit,
Si bleu, si calme!
https://www.metaforas.com.es
Diana Gioia
Dirección Literaria
Metafóric@
*
Mensajes: 11905


Ha sido mi biografía un juego con las palabras


WWW
« Respuesta #5 : Septiembre 16, 2010, 07:11:55 »

http://sopena.blogs.uv.es/2010/09/16/vampiro/
En línea





Le ciel est, par-dessus le toit,
Si bleu, si calme!
https://www.metaforas.com.es
Diana Gioia
Dirección Literaria
Metafóric@
*
Mensajes: 11905


Ha sido mi biografía un juego con las palabras


WWW
« Respuesta #6 : Septiembre 22, 2010, 07:16:53 »

http://sopena.blogs.uv.es/2010/09/22/porfia/
En línea





Le ciel est, par-dessus le toit,
Si bleu, si calme!
https://www.metaforas.com.es
carende
Colaboración literaria
Metafóric@
*****
Mensajes: 1963


« Respuesta #7 : Septiembre 22, 2010, 07:34:42 »


Diana,   sigo tus poemas.
No había leído tu poema "Vampiro". Creo que después de "Porfía"   me he puesto al día.

Ahora si que has cogido el ritmo. Me alegro mucho.
Carende





En línea

Carende
Diana Gioia
Dirección Literaria
Metafóric@
*
Mensajes: 11905


Ha sido mi biografía un juego con las palabras


WWW
« Respuesta #8 : Septiembre 23, 2010, 03:34:47 »

Caren, estabas pasado una temporada muy ocupada en casa. Te pensaba enviar los enlaces juntos la semana próxima, gracias por pasar a leerlos!
Por ahora ya no hay nada más nuevo, Porfía es de ayer y el vampiro de hace unos días  Giñar
En línea





Le ciel est, par-dessus le toit,
Si bleu, si calme!
https://www.metaforas.com.es
Albadiosa
Colaboración literaria
Metafóric@
*****
Mensajes: 959



« Respuesta #9 : Septiembre 27, 2010, 07:16:19 »



MENTIME QUE ME GUSTA

Escuché esa frase en boca de una mujer maravillosa quien me enseñó, con apenas cuatro palabras, que puedo pedir lo que necesito sin perder dignidad.

Marité, soportaba una enfermedad que minaba su cuerpo, cuando la conocí hace cinco años. Era dulce, inteligente, elegante, bellísima y con la sabiduría de años bien vividos. Había nacido bajo el signo de Escorpio y se notaba cuando algo no le gustaba o cuando alguien no asumía un error por minúsculo que fuera. Necesitaba de las palabras y del silencio.

Amaba su profesión de docente y se entregaba plena en todas sus relaciones, aunque muchas veces no fue correspondida. La primera vez que la vi, entraba a la sala de un quirófano con una sonrisa que vestía su rostro muy blanco, donde se dibujaban ojos negro azabache. Era su enésima operación. Yo recién salía de la sala de Hemoterapia, adonde había donado sangre para ella. No fue el mejor momento para una presentación.

Volví a verla, cuatro días después, en la habitación 518 de un lujoso sanatorio capitalino, en Buenos Aires, donde estaba internada. Me recibió con una sonrisa amplia, extendió la mano izquierda que se unió con las mías. "Gracias por dar sangre para esta vieja. Florencia me habló mucho de ti. Espero que esto sirva para poder ver un nuevo día", me dijo. Me sorprendió e impactó. "Usted es mucho más hermosa de lo que vi en algunas fotos familiares", intenté expresarle mi admiración con un dejo de galantería y verdad.

Abrió más los ojazos, amplió más la sonrisa y me devolvió un... "Mentime que me gusta... Mentime que me gusta".

Traté de defenderme, porque no estaba mintiendo... Pero, fracasé en el intento.
"No te justifiques. Mentime que me gusta. A esta altura de mi vida necesito que me digan cosas que me agraden, aunque sepa que algunas sean mentiras. Tus palabras estimulan y las necesito. Es un pedido que hago, al pedir una mentira, para que me ayuden a soportar tanto dolor, tanta invasión a mi cuerpo. Sé que todavía me queda algún que otro amanecer por ver y disfrutar. Necesito de alguna mentira para alimentar mi esperanza. Mentime que me gusta".
Ese día aprendí que hay palabras que, ubicándolas en el contexto adecuado, ayudan, estimulan y son sinónimo de esperanza.
Ese día también aprendí a pedir lo que necesito con pocas palabras; a pedir ayuda sin perder una gota de dignidad. Desde aquél día utilizo esas palabras como una interminable muletilla.

Marité murió hace un año. Cuando regreso a Buenos Aires, siempre me acerco a dejarle una flor como agradecimiento. Me acerco hasta su tumba a decirle gracias y ella me devuelve esa dulcísima frase como un eco:

"Mentime que me gusta... Mentime que me gusta".
 
 
HUGO MEDRANO

(Publicado en la revista dominical del diario ABC Color, de Asunción del Paraguay, diciembre de 1995)
 
En línea

Albadiosa

"Un hombre taciturno,
cosmos de desvaríos,
su lanza es un cálamo,
su armadura son lirios."
Páginas: [1]
  Imprimir  
 
Ir a: