Bienvenido a nuestro foro. Por favor identificate o registrate.

    Entrar con nombre de usuario, contraseña y duración de la sesión
News:
Bienvenidos a METÁFORAS.
Foro inaugurado el 23 de noviembre de 2008.
Ricard. In memoriam, 7 de agosto de 2009.
Páginas: [1]
  Imprimir  
Autor Tema: La multa  (Leído 2098 veces)
0 Usuarios y 1 Visitante están viendo este tema.
altabix
Participante iniciado
**
Mensajes: 255



WWW
« : Septiembre 26, 2009, 10:36:47 »

Quien no tiene memoria...
Subí las escaleras corriendo, había dejado el coche aparcado en  una zona prohibida.
 Abrí la puerta y entré como un “cohete”  hacia la cocina, había dejado allí el teléfono móvil.
Al volver hacia la puerta de la casa, pasé junto a la figura de una cabeza tallada en madera; me pareció que levantaba las cejas con expresión de desagrado. Me sorprendió y me quedé observándola sin apreciar nada raro; al fin y al cabo, es una figura de madera.
Le dije a mi cerebro que me dejara de líos que tenía prisa; sin embargo y a pesar de que era imposible,  habría jurado que la talla de madera movió las cejas.
Al bajar a la calle,  vi que mi coche estaba siendo multado por un policía de tráfico; es inútil poner excusas, lo mejor es dejarle redactar la multa y acabar, no tenía tiempo de discutir con un policía.
Cuando me dio el resguardo de la denuncia, el papel era  rosa  tirando a fucsia, me sorprendió y al levantar la mirada...  la cara del guardia era redonda, completamente circular y blanca y unos labios enormes cubrían la parte inferior del círculo.
Me sentí mareado, raro, algo asustado también,  caminé hacia el coche sin querer mirar a mi alrededor, abrí la puerta y entré. Fuera estaba el guardia, ya con el aspecto normal que todo guardia debe tener; me miraba fijamente, desconfiando de mí por algún motivo.
-Tiene que ser un sueño- pensé. - Una pesadilla, tengo que despertar y todo será normal-.
De manera que me quedé quieto al volante, veía como las gentes y el guardia me miraban, todos me observaban y yo me reía de ellos.
-¡Idiotas residentes en mi imaginación, iros a la mierda!-. Les dije yo.
Entonces el guardia se me acercó decidido y me dijo:
-Salga usted  del coche por favor-.
Me quedé dentro del vehículo y observé que a mi alrededor se amontonaban ojos, sólo ojos, ni bocas ni orejas, sólo ojos que me observaban.
Me enfadé, salí del coche airado y la emprendí a golpes con esos ojos; gritaba:
-¡Ya está bien pesadilla asquerosa, vete ya!-.
Escuchaba sonidos que no podía identificar, de pronto, caí al suelo y las cosas a mi alrededor volvían a ser reconocibles.

Entre varias personas me habían reducido, estaba de cara al asfalto con los grilletes puestos en mis manos,  pegadas a la espalda.
Ante mis ojos caminaba una hormiga, indiferente a mi presencia, se me ocurrió pensar en que quizá otros ojos me observaban, y yo era tan indiferente a su presencia como la hormiga era indiferente a la mía.  Mientras, las cosas pasaban sin importarme mucho, reflexioné acerca de la existencia de la hormiga, de cómo ella hacía su vida, sin saber que muchas compañeras suyas habían sido aplastadas o  gaseadas por gentes de mi especie.

Recuerdo que me llevaron a algún lugar, me transportaron de allá para acá, se preocupaban por lo ocurrido conmigo, imagino, porque recuerdo a alguien haciéndome preguntas que no acabo de recordar, pues a medida que reflexionaba acerca de la hormiga, todo cuanto ocurría me iba siendo indiferente.
« Última modificación: Marzo 31, 2010, 12:47:27 por altabix » En línea

El sabio puede sentarse en un hormiguero, pero sólo el necio se queda sentado en él.
(Proverbio chino)
Páginas: [1]
  Imprimir  
 
Ir a: