Bienvenido a nuestro foro. Por favor identificate o registrate.

    Entrar con nombre de usuario, contraseña y duración de la sesión
News:
Bienvenidos a METÁFORAS.
Foro inaugurado el 23 de noviembre de 2008.
Ricard. In memoriam, 7 de agosto de 2009.
Páginas: [1]
  Imprimir  
Autor Tema: EL JARDÍN DE LA BELLEZA  (Leído 1443 veces)
0 Usuarios y 1 Visitante están viendo este tema.
Irene
Participante avanzado
***
Mensajes: 371



« : Marzo 21, 2010, 10:01:46 »

EL JARDÍN DE LA BELLEZA:
   Hace mucho tiempo, cuando los aburridos inmortales envidiaban la muerte y los sentimientos humanos, existió un matrimonio humilde, honrado y muy feliz. Hera, furiosa  en esos momentos tras la última infidelidad de Zeus, se encontró con la sabrosa fruta de la felicidad. Decidida a olvidar sus propias miserias, hincó el diente en el corazón de la dulzura, y les dio una criatura hermosa como “La primavera” de Vivaldi, cuyo nombre sería Vanidad.
   Vanidad creció entre los acordes de la belleza y la oscuridad de su nombre. Tanta era su estupidez que llegó a desafiar a  Afrodita. Ésta aún tenía muy presente el principio de “la guerra de Troya”, por ello intentó evitarla. Sin embargo, Vanidad insistía e insistía. Afrodita, cansada y por primera vez humana, decidió mandarla al eterno “Jardín de la Belleza”.
    Vanidad comenzó, risueña y desafiante, el camino. Se veía coronada en el cenit del Olimpo como estela inolvidable de perfección. Tantos eran sus sueños que apenas vislumbró una sencilla verja portadora de una extraña frase: ¡Cuidado, eterno jardín de la belleza! Vanidad, inflada por su propio nombre, la traspasó. Pronto la desilusión detuvo su marcha: en ella abundaban tuertos, jorobados, obesos, tantas y tantas fealdades … Mas, ella, la armonía hecha mujer, volvió a recuperar su compostura y vislumbró su absoluto triunfo. Cuando esperaba radiante su aureola, vio con estupor como los “feos” huían espantados de ella. Sus pensamiento no se agitaron: era normal, tanta beldad les hacía sentirse despreciables. Entonces una coja y risueña niña le susurró al oído:
   -No huyen de tu hermosura, es tu alma lo que les asusta. En este jardín, la verdadera belleza reside en el corazón.
En línea
Páginas: [1]
  Imprimir  
 
Ir a: