Bienvenido a nuestro foro. Por favor identificate o registrate.

    Entrar con nombre de usuario, contraseña y duración de la sesión
News:
Bienvenidos a METÁFORAS.
Foro inaugurado el 23 de noviembre de 2008.
Ricard. In memoriam, 7 de agosto de 2009.
Páginas: [1]
  Imprimir  
Autor Tema: Temporada dos en Metáfora  (Leído 1802 veces)
0 Usuarios y 1 Visitante están viendo este tema.
ojaldeb
Colaboración literaria
Metafóric@
*****
Mensajes: 773



« : Noviembre 12, 2009, 08:33:06 »




Sin el amparo de la piel,
nunca florecerán los ojos,
futuro rizoma de tréboles,
inútil latido.
                    Silencio.


*****


Pechos de tiza, nutrientes de las aceras,
disputan la razón a los parquímetros.
 
A la luz de murallas de sed, beben
amargos tragos,
                         la sangre triste, 
y quizá rememoran
antiguos ventarrones de agua.


*****


Luz en las venas;
un alfabeto de moscas
                                   dragón
se obstina en respirar,
pinchado por la vara
                                de una culpa.

*****

Luz de relámpago
tu mullida mirada
inventa sueños.

*****
 
Los verdes pámpanos
de mi vid se aburrieron
en el otoño.

*****
 
Verde cereza
por el sol adulada
se pone roja.

*****
 
Viven los versos
del frescor en la herida
de las ideas.

*****
 
Agrieta máscaras
hiere con sencillez
la poesía.

*****

Feliz osario
de todos los lenguajes
la poesía.

*****
 
 Caen palabras
           por
              el
              des
               pe
               ña
               de
               ro
                  ¡Otro poema!

*****

Jirón sangrante
palabras bien heridas
las del poema.

*****

La poesía.
en las fracturas frescas
de las palabras.

*****


De los jirones
de la idea     inocente
la poesía.

De los jirones
del concepto   inocente
la poesía.
 
De los jirones
de la máscara   pura
la poesía.

*****

Un tiburón emerge del estanque
con mueca de payaso,
a la captura de un pezón postrero,
homicida del símbolo y la máscara.

*****


Hunde un brillo puñal en tu certeza.
Cubil de sangre,
¿no te dan náuseas tus venas?,
abandona ese núcleo.
Noche, de pájaros hambrienta,
en el despeñadero un latido fluirá
—exhuma tus ojos— hacia las luces en la niebla.

*****

Atropello a un pobre chucho
rubricando en un bordillo,
inminente la tormenta,
del furioso vendaval
ido en el dúo de sombras:
¡se acarician! El fragor:
¡sinvergüenza! Unos relámpagos
les estallan en los senos
                                        m   
                                              a     
                                                 n
                                                    a
                                                n
                                              t
                                           i
                                         a
                                         l
                                         e
                                         s
        sobre un apunte de pis.
Huele a amapolas mojadas.

*****

Liebres, palomas,
ensueños de aserrín
en la chistera.

*****

Lo veía
envuelto por el humo, contemplar
mis iris enlucidos de esperanza
al oírme verter en su costado
oníricos sermones,
groggys en un goteo cariñoso;
y mientras, mis mascotas, sordamente,
me apagaban los cauces,
una silueta vino,
                        desde el culo del día,
                                                       como un trago de luz.

*****


¿Pueden un perfume, un crujir de hojas y unos tobillos
de aire dar alas a unas niñas,
que bostezan bajo el suelo,
incrédulas,
a albores y a arco iris?


*****


A mis ojos, ayer redes de oscuridad,
hoy vacía hendidura,
un desnudo rizoma se les cuela
enhebrando silencios:
polvo reverdecido.

*****


En mi calle, las bombillas
escupen su pena por las ventanas.

¡Qué largo el vuelo del Cojo!
¡Qué menesterosa luz!

Los ojos se izan, estallan, la noche
aletea de burbujas.


*****

Otro amanecer, estribillo puntual,
reposando en los números de esa esfera,
en sus dos agujas.
Pulsos de orfebrería sin sístole ni diástole.


*****

Un amanecer más.
Suena el timbre, me sobrecoge,
música de un único diente,
con caries de los otros seis.
Y así, otra semana partirá sin fulgor,
en estos trágicos asuntos.



*****


Moblaje interior, cotidiano,
se amontona en rounds.

Acrílico de vaina y viento
infla o desinfla los minutos.

Discurren canciones en off
en la oscuridad de las lámparas.

Sepulturas en el envés
hasta el fin del último asalto.


*****

Según el acuerdo fallecí, alégrense.
Hechizado en los hombros desnudos de la aurora,
a traición vino la Noche.
Mi brindis a los herederos; su júbilo, el de mis entrañas.
La luna de miel quirúrgica.
¡Posterguen la saturnal nuestras afables cenizas!


*****

Tanka

Bajo mi pie,
los restos de una oruga,
furor de estado,
encima de mi tórax,
su latido, sus alas.


*****

Vida

Laberíntico tictac del lenguaje,
náufrago en la sintaxis de las horas.


*****


Corazón nocherniego, divertido
cadáver de los sótanos.
Nula efigie rubí
para satisfacer antropogaggias,
abandónate al coma inexorable
—¡esa dulce quimera!—
mesura el melancólicoe s c o z o r:
irónica alevilla
fruto del miedo.


*****


Zen del blues

¿Adónde vas?
Miserere de piedra
Gorrión de plaza.










En línea

Bienaventuradas las reglas de la métrica
que anulan las respuestas automáticas,
nos fuerzan a pensar dos veces
y nos liberan de los grilletes del Yo.

W. H. AUDEN,
Páginas: [1]
  Imprimir  
 
Ir a: