FORO METAFORAS

METÁFORAS => BLOG del FORO METÁFORAS => Mensaje iniciado por: María Teresa Inés Aláez García en Octubre 04, 2018, 06:54:40



Título: Octubre 2018
Publicado por: María Teresa Inés Aláez García en Octubre 04, 2018, 06:54:40
ojaldeb

   
Temporada tres en metáfora


¿Cuántas chinas
        caben
        dentro
      de una bota
                      enamorada?
     ¿Cuánto encono en la luz de un cuchillo sagaz?


Título: Re: Octubre 2018
Publicado por: María Teresa Inés Aláez García en Octubre 04, 2018, 06:55:59
EL SILENCIO

El frenesí de una aflicción cautiva
busca el callado  Olimpo que redime   
el fuego delirante de la liza,
desatando del alma nudos tristes.

Allí, en la complacencia del silencio,
de fulgor se corona  la armonía,
y engarzándose dúctilmente al viento
pulula en la fragancia de las lilas.

Constriñe contumaz  el escenario,
embeleco de amor, también de sangre.
Aprehende su  embrujo  regresando
al maná vigoroso y dominante.   

¡Quimeras; sombra de luna en las albas!
Encubre los  retazos de deseos.
Retorno  a tus regiones  silenciadas   
a  solazar sometidos anhelos.

Carende
29-09/10


Título: Re: Octubre 2018
Publicado por: María Teresa Inés Aláez García en Octubre 04, 2018, 06:57:57
Ricard Monforte
   
Quinteto

Ojos pulcros, portales de alegrías,
boca de brisa, brescas de dulzura
me contaron, mi bien, que me querías,
y abrigo obtuve en la sutil ternura
etéreo cendal con que dormías.


Título: Re: Octubre 2018
Publicado por: María Teresa Inés Aláez García en Octubre 04, 2018, 06:58:57

Ricard Monforte



   
La tentación muere en el estanque vestida de morado

Cuenta la leyenda que en un lugar de Inglaterra, en su vasta historia de latidos ancestrales, los lotos son sabios, y muy blancos, de lino venturoso, cambian a color morado, al intuir traiciones cerca del estanque donde posan sus espíritus. Tanto es así que lady Camille, mujer de clara conciencia y alta condición social, vivía en la Inglaterra victoriana en una mansión donde Flora caprichosa dió forma a la belleza en su pasión aquiesciente con las rosas. Aún se percibe su brisa en el corredor acristalado que da a las escaleras de un mármol altivo y distante, escalinata donde los retratos de sus antepasados nos miran con ilustre lentitud.  Esta dama sólo se conmovía por las risas bulliciosas de las mujeres que habitan la casona, su perfume iba a enredarse a los serenos tilos, donde cada día, a su rubia sombra, disfrutaban del té en un ritual casi sagrado.
 Lady Camille era una mujer de hondos secretos, poco tiempo atrás, la presentaron en sociedad, en uno de los salones átavicos de la casa; no mostró jamás el menor rasgo de frivolidad,  su brillantez, la hacía merecedora de todas las miradas de la corte.Y, sin embargo su carácter se volvía meditabundo y huidizo y era poseída por una extraña maldición.
Este hecho, que no pasó desapercibido a sus hermanas,  acrecentaba su fuerza en noches de luna llena, cuando el sudor de los narcisos se hace irrespirable en aquel largo y cálido verano.
Un antiguo misterio se preñó en sus entrañas, envuelto en la placenta del pesar, convirtiéndola en un ser frío y oscuro.En un resplandor fijo, interminable, deja caer su melancolía en el estanque de los lotos, donde se iba a refugiar cada vez que le era imposible conciliar el sueño. Una de esas noches, cuando las luces van a dormir al  collar violeta del último crepúsculo, y reinaban las tinieblas, el tiempo se arruga sobre su rostro, pálido y trémulo, en el azul de sus pupilas, y se pudo ver la silueta de un caballero vestido de terciopelo y capa negra azabache que brillaba en la oscuridad.
No había salido  de sus sueños, era Lord Chartell, descendiente del rey Arturo y su prometido, el cual, sintiendo la tristeza de su amada, fue en su busqueda atravesando los muros del jardín. La deseó con una violenta insolencia, los dos amantes se fundieron en un abrazo ancho, como los acrecentados ríos de Babilonia. El gorjeo de la alondra les envió una mirada suplicante y Lady Camille fue recorrida por un intenso escalofrío, trayéndole a la mente el pacto de la vieja profecía. Su abrazo era un enigma que no sabía descifrar, no contaba con el oráculo que la salvase. Su padre, el día de su bautizo en el patio de los olivos, los que elevan sus plegarias a los dioses, con sus ramas extendidas hacia el cielo,  la encomendó a las esferas celestes como tributo, no había de quebrantar tal alianza.
Era necesario que ingresara en la solitaria celda de un convento, situado en la cima de la colina, donde los dioses van a jugar con sus doncellas, a sembrar lilas en las tumbas de sus madres, entre las perfumadas hierbas, allí salvaría el honor que las altas estrellas quisieron arrebatar a su anciano padre, de largas barbas muy blancas y ojos rojizos, espejo del llanto incendiado por sus lágrimas al comprometer la felicidad de su hija.
Este pacto equilibraba el orden.
Hubo de renunciar a su amor, en esta víspera que no será la última de todas las batallas de los dioses, donde expían las tentaciones y pecados de los mortales en un fragor idéntico al del trueno.
Desde entonces, se dice que en el estanque de La Mansión de los Tilos, los lotos cambian el color de sus pétalos a morado cuando, en el otear del horizonte, hace su presencia vestida de terciopelo negro, la traición.


Título: Re: Octubre 2018
Publicado por: María Teresa Inés Aláez García en Octubre 04, 2018, 06:59:52
BARDO SIN SUERTE


Savia de olvido necesita un bardo,
urge calmar su inmitigable pena.
Obra en el músculo un ardiente dardo.
Flébil condena.
 
Cada segundo lo mutila, fiero.
Cae rendido con el alma rota.
Tiñe su pénsil de color austero:
negra derrota.
 
Dice la luna que un juglar sin suerte
yace a la sombra de un vetusto encino,
preso en el mutis de la fría muerte.
Gurdo Destino.


Raúl Valdez

08/27/2010


Título: Re: Octubre 2018
Publicado por: María Teresa Inés Aláez García en Octubre 04, 2018, 07:01:06
Alpha_Centaury

   
Infierno de aire

Odio mi infierno de aire,
secuestrador de pupilas,
le detesto por cobarde,
me encadena a la rutina;
rebelde, sigo adelante,
arracando mis esquirlas,
arderán los almanaques
en el vuelo a la salida.


Título: Re: Octubre 2018
Publicado por: María Teresa Inés Aláez García en Octubre 04, 2018, 07:02:19
Erial

   
La espera


No siempre, al mirar por la ventana, pretendo abarcarte,   
en ocasiones busco tu pupila en mí.                                   
Difundo  un  goteo de cuentas  a tus pasos.                   

Aciagas  señales,  no desvíes mi antojo       
y, sin armadura, decidas  obtener  tu destino.
Acudes, ciego, al  sepulcro donde moras.

De las meigas que te prenden, una aguarda a  tu puerta,   
yo, para  ti, continúo remozando la piel. 


Título: Re: Octubre 2018
Publicado por: María Teresa Inés Aláez García en Noviembre 02, 2018, 03:46:59
Las sombras y la luz de las voces

El eco de las sombras,
heridas voces mudas.
Quimera misteriosa

con profunda nostalgia,
en brazos del silencio
no encuentra las palabras.

Los sentidos convocan
suavemente, desnudan
el tiempo, las auroras

del amor que no callan.
Los sueños serán sueños,
los sonidos del alma.
   
Liliana Valido


Título: Re: Octubre 2018
Publicado por: María Teresa Inés Aláez García en Noviembre 02, 2018, 03:48:07
Dage
   
   
El monstruo sin sentido


EL MONSTRUO SIN SENTIDO


   En la penumbra acecha
   un monstruo al cual le faltan pies y cabeza,
   el crujir de sus dientes
   interrumpe mis sueños y me enloquece.
   ¡Es rápido, es rudo,
   unión de cuantas cosas odio y repudio!
   ¡Inconsciente, ignorante!
   A cualquier dios le pido que me lo mate.

   Mas en la sombra
   como insecto se oculta,
   mientras yazco trastorna
   fantasías y dudas.

   Tales sueños robados
   nunca más aparecen.
   Con el alba, el imbécil pregunta aullando
   si conserva el color
                                o si se muere.


Título: Re: Octubre 2018
Publicado por: María Teresa Inés Aláez García en Noviembre 02, 2018, 03:49:09
Mac de la Torre


El no Poeta

Pertinaz e infame hado
yo resisto tu señuelo,
¡arruina ya  mi desvelo!
Ojos en surco tostado.

Sintiéndome ruin bagazo
confina mi juicio al diestro,
si no conozco maestro,
de sabias letras ni trazo.

Como navío varado
soles conté con recelo,
cogí la pluma del suelo
en tregua con el tarado.

Arrogante, afloja el mazo,
raspa mi rostro siniestro,
tan rico convite vuestro
naciente de un novel lazo.

El guardián sutil y osado
me mostró radiante al cielo,
mira al frente con anhelo,
concluirás  roto y cansado.

Frunció la tinta un abrazo
esclava de lo que muestro,
terminé con mi secuestro;
oda libre en mi regazo.


Título: Re: Octubre 2018
Publicado por: María Teresa Inés Aláez García en Noviembre 02, 2018, 03:50:14
altabix

   
La multa
« : Septiembre 27, 2009, 12:36:47 am »
   Responder con citaCitar Dividir TemaDividir Tema
Quien no tiene memoria...
Subí las escaleras corriendo, había dejado el coche aparcado en  una zona prohibida.
 Abrí la puerta y entré como un “cohete”  hacia la cocina, había dejado allí el teléfono móvil.
Al volver hacia la puerta de la casa, pasé junto a la figura de una cabeza tallada en madera; me pareció que levantaba las cejas con expresión de desagrado. Me sorprendió y me quedé observándola sin apreciar nada raro; al fin y al cabo, es una figura de madera.
Le dije a mi cerebro que me dejara de líos que tenía prisa; sin embargo y a pesar de que era imposible,  habría jurado que la talla de madera movió las cejas.
Al bajar a la calle,  vi que mi coche estaba siendo multado por un policía de tráfico; es inútil poner excusas, lo mejor es dejarle redactar la multa y acabar, no tenía tiempo de discutir con un policía.
Cuando me dio el resguardo de la denuncia, el papel era  rosa  tirando a fucsia, me sorprendió y al levantar la mirada...  la cara del guardia era redonda, completamente circular y blanca y unos labios enormes cubrían la parte inferior del círculo.
Me sentí mareado, raro, algo asustado también,  caminé hacia el coche sin querer mirar a mi alrededor, abrí la puerta y entré. Fuera estaba el guardia, ya con el aspecto normal que todo guardia debe tener; me miraba fijamente, desconfiando de mí por algún motivo.
-Tiene que ser un sueño- pensé. - Una pesadilla, tengo que despertar y todo será normal-.
De manera que me quedé quieto al volante, veía como las gentes y el guardia me miraban, todos me observaban y yo me reía de ellos.
-¡Idiotas residentes en mi imaginación, iros a la mierda!-. Les dije yo.
Entonces el guardia se me acercó decidido y me dijo:
-Salga usted  del coche por favor-.
Me quedé dentro del vehículo y observé que a mi alrededor se amontonaban ojos, sólo ojos, ni bocas ni orejas, sólo ojos que me observaban.
Me enfadé, salí del coche airado y la emprendí a golpes con esos ojos; gritaba:
-¡Ya está bien pesadilla asquerosa, vete ya!-.
Escuchaba sonidos que no podía identificar, de pronto, caí al suelo y las cosas a mi alrededor volvían a ser reconocibles.

Entre varias personas me habían reducido, estaba de cara al asfalto con los grilletes puestos en mis manos,  pegadas a la espalda.
Ante mis ojos caminaba una hormiga, indiferente a mi presencia, se me ocurrió pensar en que quizá otros ojos me observaban, y yo era tan indiferente a su presencia como la hormiga era indiferente a la mía.  Mientras, las cosas pasaban sin importarme mucho, reflexioné acerca de la existencia de la hormiga, de cómo ella hacía su vida, sin saber que muchas compañeras suyas habían sido aplastadas o  gaseadas por gentes de mi especie.

Recuerdo que me llevaron a algún lugar, me transportaron de allá para acá, se preocupaban por lo ocurrido conmigo, imagino, porque recuerdo a alguien haciéndome preguntas que no acabo de recordar, pues a medida que reflexionaba acerca de la hormiga, todo cuanto ocurría me iba siendo indiferente.


Título: Re: Octubre 2018
Publicado por: María Teresa Inés Aláez García en Noviembre 02, 2018, 04:00:15
Corregido en el foro Metáforas de Diana Gioia.

Suspendióse el tiempo de una micra
tras la marca y signo treinta y nueve.
Un terrible instante, muy difuso...
La virtud, tu canto más aleve.

La total pasión de los momentos
los sostuve, únicos, aquí.
En mis huellas todo contenía,
el espacio cómplice hacia mí.

El fugaz, silente, trance solo,
coyunturas, albas monocromas,
es esencia en ti; es tuyo y mío.
Se llenó tu cáliz con aromas.

Comprender la historia y el misterio.
Alma llena y pobre mi sentido.
El pasado roto y el presente:
encontrar, morir en un sonido.

Sombra, grises, paz; con mucha luz,
lapsos bruscos rígida o sentada;
Sentir otro hueco en lo sombrío
donde hundes, frágil, tu mirada.

Entregarte un pálpito inmortal,
oculté la voz como una fiera.
Hoy convengo íntima contigo:
me cohibí; ramplona mi ceguera.

Los minutos nimios, derramados,
estudié mis planes imposibles;
la perdida puerta de las horas
acercó los lechos invisibles.

Tu reír, mi dicha, son vestigios;
detener la tierra en un lamento.
Viste azul la luna y, al tocarla,
profanaste el rótulo del viento.

Del delito, échame las cargas
pues, gustosa, es libre tu razón
sin la infame pena del insomnio,
junto al mar, colmando el corazón.

(c) María Teresa Aláez García. Mayte Aláez. Mtiag.Pernelle.


Título: Re: Octubre 2018
Publicado por: María Teresa Inés Aláez García en Noviembre 02, 2018, 04:02:30
Candela Martí



ROSA FLORECIDA


Cuando me llamas rosa florecida,
emergen en mi pecho bendiciones,
primitivos antojos, conmociones,
y se viste la piel de nueva vida.

Si te abrazas a mí, amante hendida,
se desbocan delirios y pasiones,
alejando el silencio que me impones,
al notar tu pasión que, al fin, me anida.

Acudes por mis puertas laterales,
bogando mi deseo incandescente,
y tomas mis entrañas a tu antojo.

Sin fingida apariencia ni sonrojo,
desnudo mi verdad y, en sus umbrales,
claudico ante el amor, mandato urgente.


Título: Re: Octubre 2018
Publicado por: María Teresa Inés Aláez García en Noviembre 02, 2018, 04:05:17
VENGO

Vengo quieta, mi grito, lluvia mansa.
Miedosa en su abandono, la perfidia,
desecho los embustes, la ignominia,
con la luna hechizada.

Con humildad te digo: quien te ama
no curva el tallo de la flor herida,
cede su néctar fiel a la caricia
en noche de esperanza


Prendida con tu aroma,
me uncí a tu piel la noche de un domingo,
con la verdad salida de tu pecho.

Me adormecí a tu sombra ,
porque un adiós fragmenta los caminos
como púa, sesgando los momentos.

(Freya)
30 de Enero


Título: Re: Octubre 2018
Publicado por: María Teresa Inés Aláez García en Noviembre 02, 2018, 04:25:53
   
Cotidianidades

Cada mañana, la Tristeza camina hacia la tienda, tal y como lo marca la monotonía de su quehacer diario. Llega, se detiene en el mostrador unos segundos, elige con la mirada el mismo producto del día anterior ― ¿o el producto la elige a ella?―, pero antes de completar sus cavilaciones, el encargado de la tienda la interrumpe:
     -¿Lo de siempre?
     -Sí, por favor.
     -Aquí tiene, 2 kilos de Orlando. Que tenga buen día.

     Recibida la mercancía, sale de la tienda y marcha rumbo a su casa. Mientras tanto, va consumiendo el contenido de su paquete con deleite y lentitud.
   
Orlando


Título: Re: Octubre 2018
Publicado por: María Teresa Inés Aláez García en Noviembre 02, 2018, 04:28:01
Lady Ágata

Asesinato se escribe con A

-Parte I-

“Era viernes y trece. Andaba aún con resaca de Aranjuez.
El reloj seguía parado a las nueve y veinte de una mañana calurosa que había amanecido locamente apasionada varias horas antes.”

Abrí los ojos al mundo real. Desilusionada, me resigné a la idea de preparar el desayuno para tomármelo en la cama solitaria, desposeída del amante de mi ensueño.
Bajé a la cocina. Dejé que el perro saliese al jardín. Por unos instantes, me regocijé escuchando el silencio lánguido de la incesante lluvia.
Mientras hervía el café se me ocurrió entrar a darle los buenos días a Paco. Hacía tiempo que no me dirigía la palabra. Sus razones –si es que se puede decir que las tuviese- no me importaban gran cosa, sobre todo, después de lo del accidente. Eso es algo que yo nunca, nunca, le perdoné (…)

Abrí la puerta con cuidado y me asomé. Estaba tendido boca abajo en una postura que se me antojó incómoda. Como sin lentillas veo menos que un topo, me fui acercando a él, poquito a poco, hasta que me percaté de que lo que estaba contemplando era…un cadáver.
No se me ocurrió ponerme a gritar como hacen en las películas. La falta de experiencia, supongo. Quizá si hubiese visto otros muertos antes habría chillado, pero éste era el primero. No llegué a tocarle para comprobar si respiraba. Simplemente di por sentado que Paco había estirado la pata, Dios sabe cuándo y por qué.

La campanita del horno me sacó del ensimismamiento. Los croissants estaban a punto. Mientras desayunaba intenté recordar lo sucedido el día anterior. Me resultó muy difícil. Cada vez que retorno de una de mis breves estancias en España se me queda la mente saturada de momentos inolvidables hasta tal punto que los instantes de la vida cotidiana me resbalan. “¿Qué hice yo el jueves? Pues, ni idea.”
Puede que intercambiase un par de frases fugaces con mi hijo. Algo referente a que iba a pasar el fin de semana fuera con sus amigos. De ahí deduje que estaba sola en la casa. Bueno, no exactamente sola sino con el muerto.
Me pareció haber visto a Paco la noche anterior en el comedor pero no sabría decir a ciencia cierta si estaba vivo o no. Preferí suponer lo primero. En cualquier caso, fui la última persona que le vio con vida…excepto el asesino.

Dejemos las cosas claras. No es que me faltasen motivos para querer librarme de él. Yo nunca, nunca, le perdoné lo del accidente (…)
Encima, tenía que aguantar esa tos repugnante de fumador, su voz desabrida lanzando improperios, ecos de palabras fantasmagóricas que me torturaban incesantemente.
He de admitir que resultaba insoportable. Llegué a odiarle pero ¿de ahí a matarle? No sé. No creo. Con el pensamiento, puede.
Me di cuenta de que eso mismo pensarían todos los que me conocen: me lo había cargado yo. Poco importaba la causa de su fallecimiento, no me quedaba más remedio que deshacerme del cuerpo del delito.

Tenía todo el fin de semana por delante para lograrlo.


-Parte II-


El disponer de jardín en la parte de atrás de la casa tiene sus ventajas. Si bien las inclemencias del tiempo galés no me permiten disfrutar de la jardinería más que en contadas ocasiones y tomar-el-sol-que-no-hace es imposible, queda, no obstante, el terreno llano cubierto de verde césped para cavar y sepultar ciertos, digamos, estorbos.
Pese a ser la opción más obvia tuve que dejarla como recurso de emergencia ya que mi perrito anda siempre escarbando por el jardín, que considera territorio suyo.

Lo principal era sacar a Paco de la casa cuanto antes pues, quieras que no, pronto comenzaría a oler mal. Pensé que, de momento, estaría mejor en el garaje hasta que recuperase la memoria o, al menos, hasta que se me ocurriese una mejor idea.
No me apetecía verle ni tocarle. Tampoco tenía la más mínima intención de cargar a cuestas con él. Le dejé, allí donde estaba, tal y como me lo había encontrado. Muy asépticamente me puse los guantes de fregar los platos y procedí a cubrirlo todo con la colcha de la cama de mi ex-marido. Una sonrisa un tanto morbosa asomó a mi semblante, entrecerré los ojos y malévolamente los imaginé a ambos bajo aquel bulto.

Antes de proceder a la mudanza, lo meneé un pelín no fuese que el fiambre me resucitase de forma imprevista. Una no es profesional de la medicina y sólo sabía que Paco estaba aparentemente muerto. Por suerte, no se movió. De haberlo hecho, aparte de provocarme un susto impresionante, habría supuesto una desilusión pues, a estas alturas, ya me había hecho a la idea de que el interfecto, por la razón que fuese, había cesado de existir.

Y es que, en el fondo, yo nunca, nunca, le perdoné lo del accidente (…)

Empecé a empujar con gran esfuerzo aquel féretro improvisado camino de la puerta de la cocina que da al jardín. La maniobra resultó infructuosa. Hay un escalón en esa puerta y yo sola no podía levantar aquel trasto tan pesado.

Tendría que esperar hasta que mi hijo regresase a casa el lunes y me echase una mano.


-Parte III-

“Noche serena de otoño enamorado.
Dos amantes entrelazados giran al unísono sobre un puente.
La luna llena los contempla tras los muros del palacio centenario.


-¿Dónde estás, amor mío?”


Hubo un tiempo en que Paco estuvo enamorado de mí. No cesaba de repetir lo mucho que me quería. Por supuesto su amor no era correspondido. Era algo imposible. Intenté explicárselo pero no creo que me llegase a comprender. Yo me mantenía a una distancia prudente. En el fondo me halagaba ese cariño incondicional que sentía por mí. Le dejé que me besase en un par de ocasiones. Eso es todo porque en seguida se lanzaba y…en fin, ya se sabe cómo se ponen algunos.
Me pregunto si lo del accidente fue deliberado. Tal vez adivinó mis intenciones y se puso celoso. ¿Fue su agresión un ataque de celos? No sé. El caso es que me hizo mucho mal. No me refiero únicamente a las cicatrices sino al dolor que me causó el tener que cancelar el compromiso. Tuve que posponer mi viaje a España pues tenía la cara desfigurada. Faltaban tan solo dos días para la partida.
No. Definitivamente yo nunca, nunca, le perdoné lo del accidente (…)

Abrí la ventana del comedor para evitar que el posible hedor invadiese la casa y me retiré, como viene ya siendo costumbre, a mi cuarto del que apenas salí.

Las horas se sucedieron de forma intrascendente. Seguía sumida en una especie de sopor, recordando los momentos sublimes vividos en la tierra que me vio nacer junto al hombre, ése por el que estoy loca. Esta sinrazón me permitió mantener la cordura durante los dos días en que compartí techo con el cadáver de Paco.

La galerna, despiadada, rugía con fuerza arrancando sonidos de ultratumba desde todos los rincones de la vieja morada.





-Epílogo-


Han transcurrido cinco meses desde que sucedieran los acontecimientos que anoté en ese cuadernillo tan sufrido al que llamo familiarmente “Mi Diario”.
El crudo invierno y las nieves se conjugan en tiempo pretérito. La flor nacional, el narciso dorado, motea por doquier la campiña galesa.
Mi perrito, que ya no es un cachorro sino un espléndido ejemplar de caza en miniatura, sigue triscando por el jardín de la casa. De vez en cuando, orgulloso, me trae trofeos prueba de la valía de su raza. La otra tarde, sin ir más lejos, me obsequió con tres enormes plumas rojas de la cola de…




De todos es sabido que el crimen perfecto no existe.


Título: Re: Octubre 2018
Publicado por: María Teresa Inés Aláez García en Noviembre 02, 2018, 04:29:10
Revelación

Te busco en el rumor de una fontana
donde mi ser añora tu presencia
bordando en los cendales de la ausencia
efluvios de “te quiero” en un mañana.

Redimida la angustia tan insana,
acosado el delirio sin clemencia,
despejándote un hueco de  conciencia       
te abandonas, amor, en mi ventana.

Estremecido ciñes mis orillas
donde reinan las musas de mi ensueño
volcadas en sus glosas y quintillas.

Prendes mi corazón, serás su dueño;               
en mi ser penetraste de puntillas
rebosando  mi numen abrileño.             

Rosa


Título: Re: Octubre 2018
Publicado por: María Teresa Inés Aláez García en Noviembre 02, 2018, 04:30:24
https://www.metaforas.com.es/diana-gioia/versos-blancos/21-22antitesisimagenes/

(21-22)Antítesis/Imágenes

© 2015 A.Emma Sopeña Balordi

Esplendor ISBN: 978-15-0888-438-5


 
ANTÍTESIS

 
Eres escalofrío en mi verano
y mi piel impregnada de sudor en invierno.
Mi síntesis y antítesis
de júbilo y quebranto.
Me enriqueces y hurtas mi amor y mi desdén.
Tras de ti permanezco.
A la hondura me elevas.

 

 
IMÁGENES

 
Me recreo en idénticas imágenes,
ignora su hermosura el calendario,
las caricias calladas no envejecen
y los besos larvados sólo esperan
un indicio de vida.
En cándidas quimeras me deleito
con la más absoluta convicción
de su inútil presencia.

 
Y sigues invadiendo territorio
prohibido por los lustros de razón,
te filtras por las grietas
de lo que me dejaste de cordura.


Título: Re: Octubre 2018
Publicado por: María Teresa Inés Aláez García en Noviembre 02, 2018, 05:22:20
   
LA PUNZADA (A María Valente)

Un recelo senil en mis agujas
me resuelve la treta del tormento.
Las pinchas del amor, a sotavento.
Los labios aguamiel, en las burbujas.

Sin admitir consejos de las brujas
ni sensuales caricias en el viento,
¡a muerte!, sin piedad al virulento
dominio gazapón de las adujas.   

Así dejo frustradas las tachuelas
pillastres de mi soma posesivo,
morfina destructora del colapso.

Sólo busco restar a las espuelas
su mordiente rejón desaprensivo.
Sin aceros, sin alma, sin relapso.


augustus


Título: Re: Octubre 2018
Publicado por: María Teresa Inés Aláez García en Noviembre 02, 2018, 05:24:39
Sinuosas púas

Mis iris esculpidos entre montañas
rompen el sello,
tiemblan ante el destello
de tus guadañas.

Bogando en los cristales de tus calinas
se sofoca la lumbre de mis retinas.

Exhalando graznidos
de encono y pena
la desazón acude a mis sentidos,
mi alma aspira muerte, noche, condena.

Son punzantes garúas
tus ojos con grilletes. Sinuosas púas.
   
Albadiosa


Título: Re: Octubre 2018
Publicado por: María Teresa Inés Aláez García en Noviembre 02, 2018, 05:27:08
CANCIONES DEL CUANDO

Cuando me miro en tus ojos,
dos celestiales espejos,
bordando voy los otoños
con la aguja de mis versos.
Amor, con urgencia imploro,
llega en las alas del viento,
sin cuitas y sin asombro,
por los caminos del tiempo.
A la orilla de tu rostro
y en perfiles de tu pelo
prenderé claveles rojos
con esencias del romero.

Cuando percibo la fuente
de tu amor por mi cintura,
en las venas se estremece
mi sangre, libre de culpas.
Poemas de luz y suerte
escribiré con mi pluma
si tu boca pinta verdes
en la arena de mis dunas.
Transitaré los edenes
con los iris por mi blusa
y me endulzarán tus mieles
por las azuladas rutas…

Cuando gusto de tu boca
con estrellas por testigo,
mi luz proclama su hora
en vértigo convenido;
es agua que se desborda
por el jardín de los lirios.
Vigilias de sol y sombras
ante el ara de los ritos.
Y mi lengua que te invoca
entre luces de espejismos
irá esparciendo su aroma
en el perfil de tu ombligo.

María Bote
19 – 10 - 2014


Título: Re: Octubre 2018
Publicado por: María Teresa Inés Aláez García en Noviembre 02, 2018, 05:32:53
Plenitud

Jacintos escarlatas en los senos,
rutilantes  estrellas por la mente,
la psiquis disfrutando desenfrenos,
la alcoba a media luz, mi confidente.

Pulsaba la raíz, deslaves plenos,
predicciones cumplidas del vidente
antídoto eficaz contra venenos.
Lavas en erupción circunyacente.

Muy juntos olvidamos gris ausencia,
los ponientes ardiendo con el brillo
de la fe que no pide al mundo anuencia.

Haz inmerso en su aroma de tomillo,
bajo la piel, fundida su presencia.
Soy Saturno feliz con rojo anillo.

Gisela Cueto Lacomba
5 de Julio del 2015


Título: Re: Octubre 2018
Publicado por: María Teresa Inés Aláez García en Noviembre 02, 2018, 05:36:41
   
Vestigios de un amor

Vestigios de un amor rompen mi duelo;
rehúye la verdad mi suerte impía.
¡Fue aventura! predicen. Clamo al cielo
un poco de clemencia en mi agonía.
 
Hombre falso, adorable, irreverente,
audaz cimbró el cristal de mi ventana.
Se introduce en mi alcoba en imprudente
desafío a mi esencia de espartana.
 
¡Acuso como cómplice a la luna!
Al fulgor hechicero, arrogante,
antorcha de mi ruina y su fortuna,
estrato del infiel y de su amante.
 
Su ausencia está quitándome el aliento
y sucumbe sin alas la gaviota.
La pasión fue la luz de mi aposento;
¿su olvido?, la penumbra y mi derrota.
 
¡Lo amo! y en mi altar a la esperanza,
su imagen es anhelo, poesía,
inocente homenaje de confianza,
teñido de ternura y fantasía.

Blanca Amelia Santos
Febrero del 2008


Título: Re: Octubre 2018
Publicado por: María Teresa Inés Aláez García en Noviembre 02, 2018, 05:42:24
SUS MANOS (Lira)

Enamoro sus manos           
con la piel de mis pechos anhelantes,     
ignara a sus desganos.       
Legítimos amantes,               
¿simplemente dos burdos comediantes?   

Sus palmas lujuriosas,     
con dedos engarzados de quimeras,     
acarician piadosas             
mis mustias primaveras.         
¿Simplemente dos grandes embusteras?

mariaValente


Título: Re: Octubre 2018
Publicado por: María Teresa Inés Aláez García en Noviembre 02, 2018, 05:43:29
Irene

BRIZNAS DE LUZ


Si ves oscuridad
busca nubes de abril
donde lavar sus vuelos.


Si ves oscuridad
prende la flor de mayo
encadena tu aurora.


Si ves oscuridad
brinda la luz de junio
ósculo de un camino.


Título: Re: Octubre 2018
Publicado por: María Teresa Inés Aláez García en Noviembre 02, 2018, 05:57:40
Calendo Griego




Alma inmortal
                            a Emma Sopeña Balordi

Naciente sol y patio en galanura
de gravitantes y animadas flores,
tierno perfume hondo de vapores
reponiendo el espíritu en su hondura.

Acompañan al rayo en su locura
polvos de eternidad, mudos temblores,
indicios de explosión de mil colores,
alquimia de la luz, febril conjura,

y la penosa índole escarlata
de un rosal encorvado —qué insensata
busca su flor la refulgencia aleve—.

—Oye, alma inmortal, mi sed desnuda.
Tu eterno canto bríndeme la ayuda
para inflamarme la existencia breve.


Título: Re: Octubre 2018
Publicado por: María Teresa Inés Aláez García en Noviembre 02, 2018, 06:01:05
ojaldeb

*****


Mi príncipe, tu coño y mi polla
se miran en los armarios.

¡Venga,
           a las lunas!

Flamantes edenes listos
para el desencuentro


*****


Érase una vez la culpa

con su equipaje de palos,

comiendo oreja de niño.


Machacona como un rap,

                    ¡rap!

                            ¡rap!

                                     El rap de la sangre.

Arrobaba en los espejos.
El niño se adormeció
                          y las celestiales letras

raptaron todos sus puños.


*****


La cruz y el mármol

—¿Harto?— le dijo.
—Mucho; pero no vine a dialogar.

Del polvo lo mejor,
el ímpetu de los preámbulos.

Lo sabe ahora.

Desnuda, en marmoleñas sábanas,
la muerte le mostró la vida.


*****

Océanos de enciclopedia


Océanos escritos en hojas de agua

La velada mitad,
esta noche decae por mi costa;
celeste, cristalina,
se me funde en las manos.

Mas olas no son páginas,
pese a su desnudez.

Trozos de tinta insatisfecha,
en la cara invisible de la luna.


*****


Las flores

Cuando despabilé,   
ya no estaban allí.

Yacen, supongo,
sin asear,
marchitas,
presas en los colmillos de los sueños;
como los dinosaurios
o las palabras.


*****


Epitafio en urna


Siempre rehuyó cualquier incendio,

para terminar solo,

quemado.

¡Y, mientras, su vida a la cara
                                      suspirándole!



*****


Título: Re: Octubre 2018
Publicado por: María Teresa Inés Aláez García en Noviembre 02, 2018, 06:30:41
AGUAMIELES

Anochece, y las estrellas,
en su brillantez de plata,
distribuyen sus fulgores
en el fondo de mi alma,
mudándolos mi morriña
en  torbellino de escarcha.
Esta noche incontestable
te presiento, viva y blanca.
Cíñeme en tu  luna  colma
entre aguamieles y calas,
procurándome un  ensueño
donde zurcir mi esperanza;
y se purpure de oro
el azul de las mañanas.

Carende
29/11/10


Título: Re: Octubre 2018
Publicado por: María Teresa Inés Aláez García en Noviembre 02, 2018, 06:42:31
Gracias a ti

Gracias a ti que me volviste verso,
en dulce aroma, fuego de artemisa,
para después lucirme en tu sonrisa,
suaves labios de acariciar diverso.
 
Yo lo grito con risas y con llantos
que surgen a compases de amapolas,
y a mi llamada si me ven a solas
los fontanares me secundan cantos.
 
Para querer, floreces cual balada,
y para amarte yo, verso evidente,
algo que nos mantiene cada día
 
incansables, estrofa enamorada,
amantes entre rimas, simplemente
cariño, sin congoja ni acedía.

Nardy


Título: Re: Octubre 2018
Publicado por: María Teresa Inés Aláez García en Noviembre 02, 2018, 06:43:53
POR TAN DULCE AMOR SUSPIRO.
 
Por tan dulce amor suspiro,
en tu celo me consumo,
mi fragancia va en el humo,
gema, rayo en su zafiro.
 
En el latir de las albas
explosionan tus colores,
la linda faz de las flores
bendice los rezos malvas.
 
Y yo acudo a tu presencia
a empaparme de tu aliento,
aturdida te presiento
en el mar de mi conciencia.
 
A tu luz nacen mis versos,
de tus plantas olorosas
surgen virginales rosas
hacia ti sus tallos tersos.
 
Se murió la sombra fría
por el cerro y con presteza,
me libro de su fiereza
y vuelve al fin mi alegría.
 
Las sutiles golondrinas,
sus alas, rico tesoro,
peinan al sol con decoro
entre nubes diamantinas.

MªAntonia


Título: Re: Octubre 2018
Publicado por: María Teresa Inés Aláez García en Noviembre 02, 2018, 06:44:47
Y ENTRE MORDISCOS


Anunció, vacilante, un pugilista:
“Más que a sus puños, temo a su mordisco.
Encaro al fabuloso basilisco,
si a Tyson lo remiten al dentista.”

Sonriente, preguntaba un periodista:
“¿Tendrás como orejera un malvavisco?”
Mirole el púgil como un gato arisco
queriendo sacudir a aquel bromista.

“Ojalá y no le falte el desayuno.”
Dice el bóxer en medio del sainete,
“plátano, arroz, frijoles o lentejas.”

Decían los envites, quince a uno.
El dinero volaba cual cohete…
Por la lona rodaron dos orejas.


Raúl Valdez

05/06/2011


Título: Re: Octubre 2018
Publicado por: María Teresa Inés Aláez García en Noviembre 02, 2018, 06:45:49
Alpha_Centaury

Simulo existencia

Simulo existencia
al beber la sangre de la luna.
Duermo cuando los hijos del sol
disputan su jornal.
Rapto fantasmas y, a veces,
me implico en luchas inasibles.

Otros vivirán mientras sueño mi biografía.


Título: Re: Octubre 2018
Publicado por: María Teresa Inés Aláez García en Noviembre 02, 2018, 06:46:54
Erial


La calle del Cabrito

Pequeña , soy mínima, muda, casi invisible. No tengo recuerdos de mi vida anterior, no sé quién fui. En mi cabeza sólo habitan sus voces retumbando como en un eco interminable.
Todo era culpa mía, mi forma de ser, mi modo de vestir, mis palabras inadecuadas. A pesar del paso del tiempo no supe corregirme . Por todo ello, me encuentro en esta situación, sin salida, sin escape. Donde quiera que esté, él estará presente.

“ Podemos ayudarte”. Sus palabras no eran  diferentes a tantas otras.
Levanté la cabeza, en sus ojos  se veía algo más, una luz que sí parecía tener salida.  Alivio, eso sentí, sus pupilas mecían las mías. Aunque mi primera respuesta fue “no, dejadme en paz”.
Con cierta reserva, acepté  a tener un nuevo encuentro donde expondrían su modo de trabajar.

Acudí a la cita asustada, sin la certeza de para qué, ni con quién estaba citada, si era hombre o mujer, o ambos. Sólo sabía que su mirada sí era sincera, que creían en lo que decían, y su mensaje “ Podemos ayudarte” era real.
A día de hoy, no consigo recordar todas sus explicaciones, qué palabras usaron;  poco a poco me convencieron, de lo único que estoy segura es de la sensación. Me estaban regalando la libertad.  Sí, decidí tomarla, de cualquier modo apostaría por ella.

Tuvo que pasar mucho tiempo, yo era una mala alumna y me costó bastante aprender; las prácticas de interpretación parecían salir perfectas en los ensayos, después, llevadas a la práctica dejaban mucho que desear. En lo que sí tuve cierto triunfo fue en el manejo de los narcóticos y, extrañamente, tenía una puntería infalible.  Muy despacio, iba adquiriendo otras habilidades, el mejor resultado de todos fue que él me creía por completo aniquilada.

Según ellos, mis libertadores, ya estaba preparada para finalizar la tarea, y así lo creí.
Quise ser benevolente, piadosa, esperé que fuera un domingo,  él estaba más guapo que nunca. Salió de casa como siempre, dando un portazo después de llamarme “gorda de mierda”, yo saqué el bolso que ya tenía preparado en el armario, me quité la bata, y me calcé los mismos zapatos que llevaba la última vez al ingresar en el hospital, allí me llevaron rota, y ellos me compondrían para siempre. Dejé el televisor  en marcha, la luz del comedor encendida, y la olla expres silbando.  Con todo sigilo junté la puerta, bajando despacito las escaleras, en poco menos de veinte minutos estaría en el lugar escogido.


La calle estaba muy concurrida, bares, pubs y  sombríos garitos  inundaban el barrio, fácilmente lo distinguí entre los demás, esperé, no tardó en salir, subía  por la calle hasta llegar a un  callejón: calle del Cabrito,  como siempre, estaba a oscuras; era el sitio idóneo, y allí  de un certero disparo, lo abatí, cayó a plomo, su pobre cabecita no resistió el impacto.  Respiré, en muy poco tiempo estaba en casa,  cerré despacio la puerta, y la volví a abrir escandalosamente, a la vez que pulsaba el timbre de mi vecina,
Un poco de sal, eso fue lo que me llevó a llamar a su puerta, ella muy amable me la dio,  a la vez que me decía, “no te preocupes, la sal no se devuelve”; muchas gracias, de ningún modo podría devolverte el favor.


Título: Re: Octubre 2018
Publicado por: María Teresa Inés Aláez García en Noviembre 02, 2018, 06:48:13
La vida lo dice

Los límites del tiempo
esconden tras sus muros
los peldaños de vida

entre lágrimas mudas.
Los sueños sin destino
anochecen, se ocultan

del reloj. Instrumento
silencioso, profundo,
fuente de la agonía.
   
Liliana Valido


Título: Re: Octubre 2018
Publicado por: María Teresa Inés Aláez García en Noviembre 02, 2018, 06:50:31
Dage
   
   
Una traición


   Todo lo que en el mundo poseía
   era una habitación y su gatito.

   ¡Siquiera imaginaba alguna dicha
   diferente a su juego y su cuidado!

   Encendida la tele,  en el sofá,
   el chiquito maullaba en su regazo.

   "¡Mi pequeño!, ¡criatura!, ¿ves tu estrella?,
   ¡de mi noche borró la oscuridad!"

   (Un dulce amanecer de primavera
   sumida en la basura la encontraron;

   consagrada al hambriento, su animal,
   herido el vientre, dábase a su gato).