FORO METAFORAS

METÁFORAS => BLOG del FORO METÁFORAS => Mensaje iniciado por: María Teresa Inés Aláez García en Enero 03, 2017, 04:33:52



Título: Enero 2017
Publicado por: María Teresa Inés Aláez García en Enero 03, 2017, 04:33:52
¡Feliz año nuevo a todos!


(https://bibliosanctumblog.files.wordpress.com/2016/01/new-years.jpg)


Título: Re: Enero 2017
Publicado por: María Teresa Inés Aláez García en Enero 03, 2017, 04:39:38
La voz de la vida

Llanto primero.
Voz de la vida,
dueña del tiempo,

del mundo. Libres
alas, acunan
fuertes raíces

de puros sueños.
Niñez, espiga
del universo.
   
Liliana Valido


Título: Re: Enero 2017
Publicado por: María Teresa Inés Aláez García en Enero 03, 2017, 05:12:37
NUEVO AÑO

Hoy estreno tu abrigo:
quitaré de tu esencia las espinas
y de tu mar, tu cielo, tus esquinas,
en las albas de azul, sin enemigo.
En tu joven umbral, de mí testigo,
ante mis esperanzas te amotinas,
mas expongo mi ofrenda en tus vitrinas
y redimes con luces mi castigo.

Eres tú, nuevo año interrogante,
la fe que se derrama
por la orilla febril de los torrentes
mientras nacen preguntas en mis labios;
borraré los agravios
sobre tu devenir en mis corrientes.

María Bote
2 – 1 - 2015


Título: Re: Enero 2017
Publicado por: María Teresa Inés Aláez García en Enero 08, 2017, 06:26:12
Infiel

Encubierto en la cruz de mis pesares
agoniza un rosario por tu ausencia;         
cruel blasón en tu crápula indecencia
al mudar certidumbre por azares.

Buscando conocer todos los mares,
te enrolas en bajeles de insolencia
sucumbiendo, en tu afán e inexperiencia,
ante hoscos bajíos insulares.             

Sojuzgas la virtud de las mujeres
basándote en tu sórdida ignominia,
barniz de tus impúdicos placeres.

Baldón de estupidez y misoginia,
confundes la moral  de Baco y Ceres
cubriendo tu taimada poliginia.

Rosa (20/10/2011)


Título: Re: Enero 2017
Publicado por: María Teresa Inés Aláez García en Enero 08, 2017, 07:13:34
Lady Ágata
   
Sin temor

No me da miedo la nada
ni el impávido gentío,
el tumulto abrumador
de ese tropel cansino,
yermo, azul, enajenante,
del mundanal egoísmo;
ni los ampulosos dogmas:
vanos estereotipos,
necios manipuladores,
sucios embustes baldíos.

No me asustan las fronteras,
los quilómetros de abismos
entre los que se marchitan
los octubres ya perdidos,
las ilusiones sin fruto,
los sueños antojadizos
de tantos amaneceres
por los que ahogo un suspiro,
sin que el futuro me abrume
porque no estarán conmigo.


Título: Re: Enero 2017
Publicado por: María Teresa Inés Aláez García en Enero 08, 2017, 07:26:23
Orlando

Décima a tu hermosura


En la indómita proeza
por domar lo inexpresable,
encuentro que lo inefable
se dice con sutileza:
algo tiene tu belleza,
un no sé qué me produce,
mi voz se quiebra y balbuce
al encontrar tus vaivenes.
Dicha la tuya, pues tienes
un no sé qué, que seduce.


Título: Re: Enero 2017
Publicado por: María Teresa Inés Aláez García en Enero 08, 2017, 07:27:21
FLORES

Flores e intensos verdes circundaban tu mano.
Turba mi umbral tu perfil adjetivo
y en la caricia se trenza mi sombra
en tus ojos, vistiendo los segundos
con un tabardo de amor vehemente.


(Freya)
15 de Febrero, 2012


Título: Re: Enero 2017
Publicado por: María Teresa Inés Aláez García en Enero 08, 2017, 07:28:38

LA ESPERANZA


Recala cual suave canto
o como brisa viajera,
al llegar colma la espera
y el penoso desencanto.       
Evapora todo el llanto
al revestirnos con sueños           
gloriosos y con empeños
engalanados de magia.
Su existencia nos presagia
dulces instantes risueños.


Esta suerte y su favor
nos otorgan la confianza;
con muy poco nos alcanza
para luchar con valor.
Se intuye, incluso, el temblor
de la frágil mariposa
al descubrir a la rosa,
libando de su belleza.
Es germen de gran riqueza
la esperanza esplendorosa.


Si esta virtud nos viste,
notamos que el corazón
se provee de pasión
y su hechizo nos asiste.
La vida no es ya triste
como en el tiempo pasado,
queda el mundo perdonado
si nos retorna el amor.
La alegría es mayor
si se vive esperanzado.

Candela Martí


Título: Re: Enero 2017
Publicado por: María Teresa Inés Aláez García en Enero 08, 2017, 07:30:03
Poema, corregido en Metáforas, para el blog ·"Poemas para Japón". El fin de este blog es conseguir recopilar poemas para enviar a Japón y ayudar a su rehabilitación como se hizo con Haití en su momento, siguiendo una idea de Carmen de la Torre, (Carende)

http://poemasparajapon.blogspot.com/


Japón
tus cuatro surcos en el agua
entre el Pacífico
limitan
las épocas
próximas a los bordes
del incipiente espíritu solar.
Alfiler de mil cruces
en las lindes del fuego.
La luz quiere tu aire.
El tsunami, celoso,
te inunda.


Corregido en el foro Metáforas de Diana Gioia.
(c) María Teresa Aláez García. Mayte Aláez. Mtiag.Pernelle.


Título: Re: Enero 2017
Publicado por: María Teresa Inés Aláez García en Enero 08, 2017, 07:31:56
    
Angela

Ella se acercó a él, puso su mano derecha sobre la mejilla de Víctor,  le miraba feliz.
-Sin tus labios, regaliz tontorrón- dijo-no habría disfrutado este mal día-.
Ella amaba a otro, pero deseaba los brazos de Víctor.
Al atardecer, toda la esmerada educación que Angela había recibido, quedaba aletargada por los impulsos de su deseo. Todos los miércoles, buscaba cualquier excusa para salir unos minutos antes del trabajo. Sus compañeros intuían el objeto de sus escapadas, apenas algún comentario irónico al día siguiente.
-Deja de mirarme- le dijo ella -nunca me mires después;  te lo he dicho tantas veces ya...-
-...Que debería recordarlo, lo sé- le contestó él.
Le miraba conteniendo un golpe de ira, que hubiera estropeado quizá su furtiva relación.
-Así es- le recordó.
-Los dos sabemos- dijo él -lo que hacemos aquí, vienes y tomas lo que precisas y te quieres ir... como si nada hubieras hecho; no curo la mala consciencia-.
El silencio de Ángela, mientras acababa de peinarse, indiferente ante el espejo, que le mostraba su rostro en aquel cuarto de baño; un rostro satisfecho a la vez que molesto.
-No quiero discutir contigo- fue lo único que respondió,  conectó su teléfono móvil y lo introdujo en su bolso; salió a la calle sola, despacio.
Las ciudades,  son laboratorios en donde los demonios experimentan,  las calles ríos de caras que no deseas mirar.
Y él la abrazaba como ningún otro podría hacerlo; ella le deseaba y no quería perderle, no podría explicar sin embargo, la desazón  que le provocaba, entregarse así,  a la naturaleza más animal de sí misma.
Volvía a casa; como todos los miércoles, algo más tarde de lo habitual con su sonrisa y su personalidad adusta y centrada.
-¡Ricardo!- llamó nada más entrar.
-Estoy en la cocina- la voz de Ricardo guió sus pasos y fue hasta la cocina; le abrazó.
-Te quiero- le dijo.
Él se sintió feliz y amado, la abrazó y le dijo cuanto le amaba él también.
Ella le miraba; le miraba a los ojos y él no veía en los de ella  nada extraño, salvo a una mujer que decía amarle.
-Si supieras- pensaba ella,  mientras su sonrisa acariciaba la mirada de Ricardo. -si lo supieras....
Ricardo volvió al asunto que le ocupaba,  ella le observaba; desde hacía días que quería contarle lo que ocultaba, pero el miedo, la pereza, el acomodamiento y el interés lo impedían.
Al cabo de unos minutos,  Angela abandonó la habitación,  estaba ansiosa y meditabunda.  ¿Serviría de algo confesar su infidelidad, cuando jamás abandonaría a Ricardo a cambio de un semental?.
Convencida de que Ricardo no entendería nada,  que no podría entender que ella, le amara hasta sufrir. Cada noche de miércoles agonizaba bajo el techo de su casa, cubierta por las mantas y delante del espejo.
-¿Te preocupa algo?- Ricardo la observaba y se acercó a ella.
-No, el trabajo.
-Entonces déjalo para mañana.
-Sí- sonrió Angela -mañana quizá será mejor.
Altabix


Título: Re: Enero 2017
Publicado por: María Teresa Inés Aláez García en Enero 10, 2017, 09:13:05
El no Poeta

Pertinaz e infame hado
yo resisto tu señuelo,
¡arruina ya  mi desvelo!
Ojos en surco tostado.

Sintiéndome ruin bagazo
confina mi juicio al diestro,
si no conozco maestro,
de sabias letras ni trazo.

Como navío varado
soles conté con recelo,
cogí la pluma del suelo
en tregua con el tarado.

Arrogante, afloja el mazo,
raspa mi rostro siniestro,
tan rico convite vuestro
naciente de un novel lazo.

El guardián sutil y osado
me mostró radiante al cielo,
mira al frente con anhelo,
concluirás  roto y cansado.

Frunció la tinta un abrazo
esclava de lo que muestro,
terminé con mi secuestro;
oda libre en mi regazo.

Mac de la Torre


Título: Re: Enero 2017
Publicado por: María Teresa Inés Aláez García en Enero 10, 2017, 09:15:05
RODAR


Dime ahora, dios sin nombre,                                     
qué azarosa cumbre espera mi cansancio                     
y mi aliento.                                                               
Dime si he de morir, ¿cuántas veces?,                           
en desidias y en vacíos.                                               
Nada quiero y no me importa;                                     
sigo siendo roja piedra del camino,                               
fatigadas sus aristas                                                   
al rodar                                                                     
sin mesura cuesta abajo.                                             
Pasan rápidos los bosques, las aldeas,                         
siempre envueltos en la prisa,                                     
pues es propia del camino.                                           
En mi amarga rapidez                                                 
me retraigo y nunca acierto                                   
a mirar                                                                     
cumbres aún más distantes y elevadas.                     
Ni las veo ni me importan;                                           
sólo soy un mal pedrusco arrastrado                           
por pendientes abismales.                                           
Mis innúmeras facetas                                                 
se esculpen y se achaflanan, pues pretenden               
pulirse en geometrías similares                                     
a la esfera.                                                               


Y eternamente rodar                                                   
por las cuestas, por los cauces                                   
de los ríos que en mi vida                                           
-los milenios no me importan-                                             
he logrado cuanto menos vislumbrar.

Dage


Título: Re: Enero 2017
Publicado por: María Teresa Inés Aláez García en Enero 10, 2017, 09:16:15
En secreto

Soledad, en secreto
capturas las palabras
en llantos de silencio,
al abrigo del alma.

Entreabres la puerta
a profundas heridas.
Confidente, candela
de las voces cautivas.

Oprimes los deseos
bañados de nostalgia.
Sumisos sentimientos
mendigan la esperanza.

Liliana Valido


Título: Re: Enero 2017
Publicado por: María Teresa Inés Aláez García en Enero 12, 2017, 02:45:55
    
El reto de vivir (abecedario)

De mi silencio altivo soy cronista,
augur y nigromante solitario,
un envolvente infolio elucidario
para glosar el caos ateísta.

Dibujaré mi credo absolutista.
Estimo de la vida el silabario.
A de amar, con la fe de un presidiario,
el firme resurgir idealista.

B de sentirme brote sin destino,
aliento, chispa  azul, una bengala
orlando los acordes del exceso.

La C, corriente fresca, un diamantino
preludio desafiante, la antesala
furtiva del amor y el embeleso.

Augustus


Título: Re: Enero 2017
Publicado por: María Teresa Inés Aláez García en Enero 12, 2017, 03:14:15
QUE SEA EL VERSO TU ESPADA
 
Haz del poema tu espada
para exaltar la belleza
dejando el alma dorada.
 
Una vez desenvainada
que refleje la pureza.
Haz del poema tu espada.
 
Construye en él tu morada
y en él tus anhelos reza
dejando el alma dorada.
 
Es el verso la alborada
de toda naturaleza,
haz del poema tu espada.
 
La emoción mustia y callada
busca en la pluma nobleza
dejando el alma dorada.
 
Tala con él la maleza,
haz del poema tu espada
reluciente de grandeza
dejando el alma dorada.
________________________

Albadiosa


Título: Re: Enero 2017
Publicado por: María Teresa Inés Aláez García en Enero 12, 2017, 03:16:06
TRAS EL CRISTAL

Al otro lado la vida,
tras el cristal estoy yo,
quiero volar como el viento,
cual segundos del reloj.
Mas presa soy del destino,
como carta del tarot.
A los pájaros, las brisas…
persigue el cristal, veloz.
Están llorando los cielos
de mis lágrimas al son,
y cambio el llanto en sonrisa
por ver otra vez al sol,
mis ojos en los cristales,
quieren sentir su calor.
Allá vida, aquí, la pena
y el cristal entre las dos.
 

María Bote
 
23-3-2005


Título: Re: Enero 2017
Publicado por: María Teresa Inés Aláez García en Enero 15, 2017, 12:04:10
Me Recuerdas, Navidad...

Me recuerdas, Navidad…
el vergel de mi campiña
con tintes  rojos y glaucos,
palmas nobles en la brisa.

Los verdes cañaverales
con los güines de corona,
del guarapo, el olor dulce
de la niñez  que se añora.

Papalotes en el éter,
una increíble algazara,
los sonidos del cardor
de aquella prole sin mancha.

Los villancicos sonoros,
comida criolla en la cena,
los buñuelos  para el postre,
dulce vino de cerezas.

El padre, legal, buen hombre
y sus amados luceros,
en la mesa todos juntos
olvidando el tiempo muerto.

Me recuerdas, Navidad…
a mi estimada familia,
tan distante en muchos años,
pero en mi alma esculpida.

Gisela Cueto Lacomba
11 de diciembre del 2005


Título: Re: Enero 2017
Publicado por: María Teresa Inés Aláez García en Enero 15, 2017, 12:09:11
Mi nombre: ¡Tempestad!
 
Alerta y ágil mide lo que su amor provoca,
se fuga al fin del mundo, rebate el compromiso;
sugiere esclavitud... ¡manía avara y loca!
no impongo itinerarios ni él es tan sumiso.
 
El hombre y la mujer ¡Invierno y primavera!,
disímil y distante la luna está del sol.
Embrujo azul del éxtasis resurge de la hoguera,
temprano se divorcian en cenit tornasol.
 
De aquel que se maldice: "no sacrifica el alma";
debate inverosímil, herido tiene el pecho.
Con su actitud e incordio le destrozó la calma
y zurce en sus estrofas jirones de despecho.
 
Inculpo a la ternura, me define indefensa;
difícil convertir mito en realidad.
Es inocente el énfasis; la tozudez, intensa
pasión indisoluble; mi nombre: ¡Tempestad!
 
 Sinónimo de furia, catástrofe suicida
le interrumpo su reino de ideas soberanas.
Él es un ermitaño y  yo una entrometida,
¡gran crisis de costumbres  y emociones aciagas!
 
El ímpetu ascendente, suspiro insostenible,
alcoba de promesas, penumbra carmesí;
la piel en plenitud, la noche inextinguible,
banal alegoría, volátil frenesí.
 
Un iris de esperanza despierta a paso lento;
la lluvia substituyo por gotas de rocío.
Desde mi nube azul deshice un juramento,
mas como brisa frágil, guardé mi desafío.
 
Blanca Amelia Santos
(Wella)
12/Sep/06
 


Título: Re: Enero 2017
Publicado por: María Teresa Inés Aláez García en Enero 15, 2017, 12:11:10
INDIO AMERICANO
 
Soberano con mitra de flor de Amancay,
tez de bronce, bruñida por gélidos soles
de la codiciada tierra Americana.
Te oprime la angustia del presagio:
un futuro de resignadas horas.
¡Aquel oráculo certero!
 
Axiomático patrón del Nuevo Continente,
las arteras y níveas zarpas de los invasores
con acero silenciaron tu garganta.
En el nombre de un Padre y un Hijo,
sobre tus muertos cimentaron altares.
Genocidio por orden Divina.
 
Sabios Mayas, Aztecas poderosos,
refinados Incas o mansos Mapuches
en el Canto General Nerudiano.
Ignaro, el intruso no adjetiva,
los iguala con el exterminio.
Encovado en los Andes, hoy lames tus llagas.

mariaValente


Título: Re: Enero 2017
Publicado por: María Teresa Inés Aláez García en Enero 15, 2017, 12:12:11
Amistad perdida

Lloro lágrimas de barro
por  los amores perdidos,
por una sobria palabra
veo  bilis en mi vida.
Triste amanecer me cubre
con tu silencio tan mudo
¿Dónde perdí mi rosal ?
Todo es  sombra de luna
en  senderos sin olor

Irene


Título: Re: Enero 2017
Publicado por: María Teresa Inés Aláez García en Enero 15, 2017, 04:36:30
El poeta no muere

Es el ensueño extático, profundo,
coplas de estrellas de la libre hondura,
tañidos de cristal, la partitura
de infinitud y calma, otro mundo.

Broma inclemente de los vastos cielos
para saciar abulias inmortales,
donde ríen con cirios las vestales
cantando sus azules terciopelos.

No lloren, sólo esperen, una llama
alumbrará la inconsolable ausencia,
su rostro en la feliz reminiscencia.

Ensalzado de gloria y justa fama,
como un ilustre héroe dormido,
despertarás, poeta, del olvido.


Calendo


Título: Re: Enero 2017
Publicado por: María Teresa Inés Aláez García en Enero 16, 2017, 11:31:20
Noche vieja en familia

¿Por qué estaba ella allí?
un fantasma
un muerto
—con esa hiel en las venas—
¿para cuándo los huesos?
o mejor…
no ser ni huesos
ni ceniza
ni polvo
¡nada!
—ni venas—
pero no
¡ahora no!
ahora
una
a una
campanada
a campanada
las uvas...de la suerte…
rodeada de risas
de confeti
de miradas de reojo
de…
¡Extraños!
Y el ladrido de sus venas.

Ojaldeb


Título: Re: Enero 2017
Publicado por: María Teresa Inés Aláez García en Enero 17, 2017, 08:16:11
LOS NIÑOS DEL COLOR DEL ARCO IRIS

Una mañana, en el patio de un colegio,  los niños jugaban  y tomaban su almuerzo. Era la hora del recreo.
Poco a poco, el sol iba escondiéndose entre las nubes y parecía que iba a llover. Así fue,  comenzó a llover muy fuerte. Todos los  pequeños corrían a refugiarse,  aunque algunos preferían seguir bajo la lluvia pero, claro, sus profesores no les dejaron,  y llamaron a dos de estos traviesillos, Mun y Tania.
-Venid, corred,  vamos, vamos,  que os mojáis.
Los  niños entraron refunfuñando.
Ya estaban todos dentro del colegio y miraban a través de las ventanas cómo seguía lloviendo.
Las nubes comenzaron a alejarse. En el cielo se formaba una gran puerta blanca con un hermoso arco multicolor, un arco iris.

-   Ayaaaaaaaaaaaay, Ayaaaaaaaaaaay, qué bonito.   
-   Cuántos colorines.
-   Qué puerta tan gigante, exclamaban los pequeños,  emocionados.
Contemplaban el arco iris y su gran puerta. Pidieron a los profesores que les dejaran ir  a la calle  para  poder jugar debajo de él. Los profesores pensaron que era una experiencia bonita y les permitieron marchar.
Estaban ya dentro del arco iris  y de sus  maravillosas tonalidades, cuando,   de pronto,  estos colores fueron desprendiéndose y pintando a los niños.
¡¡¡Uf, uf, madre mía!!!   A algunos niños se les puso la piel roja, naranja, amarilla, verde, azul, añil, violeta; de todos y cada uno de los colores  que habían formado el arco iris.
No sabían si reír o llorar, ni tampoco si era bueno o malo,  pero al ver que no les  dolía y seguían siendo los mismos se marcharon a sus casas contentos.
Entre los pequeños que no  fueron pintados estaban Mun y Tania.  Estos no querían acercarse a los amiguitos de color, ni jugar con ellos y estaban muy enfadados.
Al día siguiente,  todos los niños  llegaban al colegio como si nada  hubiera cambiado en su piel, pues a ellos no les importaba tenerla de un color u otro. Se sentían igual de bien que siempre.
¡Ah!, Mun y Tania no estaban felices,   ni  deseaban que ya fueran sus amigos.
Cuando llegó la hora del recreo, salieron los escolares  a jugar, juntos, como siempre unos con otros,   menos Mun y Tania que lo hacían sólo con los niños de piel blanca.
Poco después, Mun se subió al tobogán y, al ir a bajar por él, se cayó de cabeza.  Se le hicieron dos chichones en la frente, parecían dos cuernos. Anda, anda, y se estaba poniendo de color rojo como si fuera un demonio de Tasmania.
Ummmmmm, ummmmm, Mun, estaba muy asustado;   aunque todos los niños lo acariciaban e intentaban curarlo sin importarle su aspecto.
Cuando llegó a su casa, sus papás le dijeron que descansara,  que pronto se curaría.
Mun  no quería ser rojo y estuvo toda la noche despierto y entristecido. Y eso que todo el mundo lo quería aunque su piel, ahora,  tuviera otro tono y su cara fuese fea.
Casi consiguió dormirse, cuando  se le apareció un hada  blanca y radiante que vino para hablar con él.
-Mun, Mun, ¿cómo estás, pequeño?
-Estoy triste porque ya no soy guapo  ni blanco  –dijo  Mun.
-No todas las personas del mundo  pueden tener una cara bonita y un mismo color de piel pero eso no impide que vivan felices. Además,  todo el mundo los quiere  – comentó la hadita.
-Yo estoy aquí para explicarte que todas las personas de este mundo  somos iguales, tenemos los mismos sentimientos y necesitamos el cariño de los demás, y que por ello tú debes portarte bien con quien te rodee  sin tener en cuenta ni la belleza  ni el color que tengan. También, he venido por si deseas recuperar tu aspecto, el  de antes - añadió  la buena hada.
Mun quedó impresionado por la visita y por sus palabras, pero más tranquilo, así que pronto se dormiría.
Al despertar por la mañana recordaba  la  explicación que el hada  le había dado,  y se propuso  al llegar al colegio ser el mismo de siempre con todos sus compañeros.
Al terminar la clase,  se fue hacia  su casa  con varios niños de color y con Tania, iban hablando  y riendo a la vez que su cuerpo  estaba cambiando. Él no se daba cuenta porque  no se veía en el espejo, ni tampoco  le hacía sentirse diferente.
Iba a entrar a su casa,  cuando en la puerta le esperaba el hada   y ésta le saludó y le preguntó  de nuevo  cómo se encontraba. Él pensaba que aún era rojo y con cuernos pero le dijo que estaba  muy bien.
-Me alegro, me alegro mucho. ¿Ves cómo nada cambia dentro de las personas por tener una apariencia u otra? –dijo el hada.
-Si, sí, es verdad  -respondió alegremente.
El hada  fue alejándose  hasta desaparecer y Mun  recuperó su color y su cara  volvió a ser bonita.  Había aprendido la mejor lección de su vida, la de que todos los seres humanos somos iguales.
Fue un niño estupendo y de mayor una persona maravillosa  y buena.
Carende
15/09/2010


Título: Re: Enero 2017
Publicado por: María Teresa Inés Aláez García en Enero 18, 2017, 10:51:25
Soneto de la rosa
 
  Bonita rosa que brotase ardiente
  nacida ya del sol enamorada,
  sin pensar que en locura embelesada
  se prendó el viento en ella complaciente.
 
  Su cáliz lujurioso mira a oriente
  ofreciendo rocío de alborada,
  el viento roba aromas de pasada,
  el astro rey la mira indiferente.
 
  Cada mañana ofrece su ternura
  como una ofrenda al dios del firmamento,
  Febo ignorante pasa de esta oferta,
 
  él no se fija nunca en su hermosura.
  A veces nos ocurre igual que al viento,
  nos deslumbra la luz que brilla incierta
                                               
                                                        Nardy

                                                         31-05-05


Título: Re: Enero 2017
Publicado por: María Teresa Inés Aláez García en Enero 20, 2017, 12:03:11
RACIMO FECUNDO.
 
¡Que te festejen los dioses con liras!
¡Que las arpas se pulsen en tu honor!
¡Derrame la azucena su rubor
a los rezos rojizos de las piras!
 
Cabriolas de unicornios y sus iras
transmiten a  los ángeles tu ardor,
resplandeciente Uno y Trino, Amor.
Ya en sus moradas con Jesús suspiras.
 
Corona de laurel en tu cabeza
pues supiste adorarme hasta el extremo,
sutil, ágil autor de tu proeza.
 
Mi nave condujiste con tu remo,
salmos por tus vigilias y pureza.
¡OH, Racimo Fecundo, nada temo!

Mª Antonia


Título: Re: Enero 2017
Publicado por: María Teresa Inés Aláez García en Enero 20, 2017, 12:05:09
ENTRE SOMBRAS
 
 
Mi psique, en solitud, pulula entre las sombras
mortecinas de un orbe varado en el olvido.
Aquí donde jamás el talante del sol
sonríe a los espíritus que sufren, por castigo,
la avidez de consuelo y en sus umbrosas cárcavas,
liban dosis de poison en lugar de rocío.
 El céfiro libera su vesania, inclemente,
conduce mi postrer aflato al infinito
donde, al fin, morará mi corazón poeta,
astroso, por tu duda, entre eternos cilicios.
Si supieras, miosotis, cuánto duele tu nombre
en mi boca llagada por un cáliz mortífero.
La espernible maldad y la intriga punzante
festejan con los restos de mi luz en el limbo:
Dios bendiga a la Parca que se unce a mi elán
y rescate mi verso del báratro sin juicio.
Ojalá que una noche reverbere en tu pénsil
mi clamor taciturno y exhumes nuestro idilio.
 
 
02/25/2010

Raúl Valdez


Título: Re: Enero 2017
Publicado por: María Teresa Inés Aláez García en Enero 20, 2017, 12:24:26
Simulo existencia
al beber la sangre de la luna.
Duermo cuando los hijos del sol
disputan su jornal.
Rapto fantasmas y, a veces,
me implico en luchas inasibles.

Otros vivirán mientras sueño mi biografía.

Alpha Centaury


Título: Re: Enero 2017
Publicado por: María Teresa Inés Aláez García en Enero 24, 2017, 01:02:16
La calle del Cabrito

Pequeña , soy mínima, muda, casi invisible. No tengo recuerdos de mi vida anterior, no sé quién fui. En mi cabeza sólo habitan sus voces retumbando como en un eco interminable.
Todo era culpa mía, mi forma de ser, mi modo de vestir, mis palabras inadecuadas. A pesar del paso del tiempo no supe corregirme . Por todo ello, me encuentro en esta situación, sin salida, sin escape. Donde quiera que esté, él estará presente.

“ Podemos ayudarte”. Sus palabras no eran  diferentes a tantas otras.
Levanté la cabeza, en sus ojos  se veía algo más, una luz que sí parecía tener salida.  Alivio, eso sentí, sus pupilas mecían las mías. Aunque mi primera respuesta fue “no, dejadme en paz”.
Con cierta reserva, acepté  a tener un nuevo encuentro donde expondrían su modo de trabajar.

Acudí a la cita asustada, sin la certeza de para qué, ni con quién estaba citada, si era hombre o mujer, o ambos. Sólo sabía que su mirada sí era sincera, que creían en lo que decían, y su mensaje “ Podemos ayudarte” era real.
A día de hoy, no consigo recordar todas sus explicaciones, qué palabras usaron;  poco a poco me convencieron, de lo único que estoy segura es de la sensación. Me estaban regalando la libertad.  Sí, decidí tomarla, de cualquier modo apostaría por ella.

Tuvo que pasar mucho tiempo, yo era una mala alumna y me costó bastante aprender; las prácticas de interpretación parecían salir perfectas en los ensayos, después, llevadas a la práctica dejaban mucho que desear. En lo que sí tuve cierto triunfo fue en el manejo de los narcóticos y, extrañamente, tenía una puntería infalible.  Muy despacio, iba adquiriendo otras habilidades, el mejor resultado de todos fue que él me creía por completo aniquilada.

Según ellos, mis libertadores, ya estaba preparada para finalizar la tarea, y así lo creí.
Quise ser benevolente, piadosa, esperé que fuera un domingo,  él estaba más guapo que nunca. Salió de casa como siempre, dando un portazo después de llamarme “gorda de mierda”, yo saqué el bolso que ya tenía preparado en el armario, me quité la bata, y me calcé los mismos zapatos que llevaba la última vez al ingresar en el hospital, allí me llevaron rota, y ellos me compondrían para siempre. Dejé el televisor  en marcha, la luz del comedor encendida, y la olla expres silbando.  Con todo sigilo junté la puerta, bajando despacito las escaleras, en poco menos de veinte minutos estaría en el lugar escogido.


La calle estaba muy concurrida, bares, pubs y  sombríos garitos  inundaban el barrio, fácilmente lo distinguí entre los demás, esperé, no tardó en salir, subía  por la calle hasta llegar a un  callejón: calle del Cabrito,  como siempre, estaba a oscuras; era el sitio idóneo, y allí  de un certero disparo, lo abatí, cayó a plomo, su pobre cabecita no resistió el impacto.  Respiré, en muy poco tiempo estaba en casa,  cerré despacio la puerta, y la volví a abrir escandalosamente, a la vez que pulsaba el timbre de mi vecina,
Un poco de sal, eso fue lo que me llevó a llamar a su puerta, ella muy amable me la dio,  a la vez que me decía, “no te preocupes, la sal no se devuelve”; muchas gracias, de ningún modo podría devolverte el favor.
 Erial 


Título: Re: Enero 2017
Publicado por: María Teresa Inés Aláez García en Enero 24, 2017, 01:06:13

La infamia en el poder

Mis ideales sienten sus raíces,
desgaja las desérticas memorias.
Hombres fatuos creídos de victorias,
destruyen y originan cicatrices.

Entre hielos y sombras, cuánto dices.
Tus pupilas de lobo son notorias,
embustes de rituales de oratorias.
La infamia en el poder con sus deslices.

Corruptos en el templo de justicia,
aprisionan con redes traicioneras,
la esperanza y la fe de los vencidos.

Gobiernos infectados de codicia.
El devenir enciende las hogueras
de auroras con mensajes aguerridos.


LILIANA VALIDO


Título: Re: Enero 2017
Publicado por: María Teresa Inés Aláez García en Enero 24, 2017, 01:07:44
A BORGES


   Vivo en una vorágine fantástica
   rica en rosas, en tigres y en espejos.
   Adoro tus escritos, algo viejos,
   de verdad y ficción en mezcla plástica.
   
   Te dedico tu forma predilecta
   a falta de mejores homenajes,
   Pues no sé de los vikings sus lenguajes,
   utilizo tu habla circunspecta.

   Al poco de cumplidos diecinueve
   me fascinó "El Aleph", ese relato
   donde advertí, confuso,mi retrato
   inmerso entre lo místico y lo aleve.

   Hoy, tu último antojo está incumplido,
   te guarda la memoria, no el olvido.

DAGE


Título: Re: Enero 2017
Publicado por: María Teresa Inés Aláez García en Enero 24, 2017, 01:10:14
De excursión

El mediodía es la hora en la que Dios se asoma a su balcón, y su mirada de calor intenso,  aplasta a los objetos contra el suelo y el aire se hace grisáceo y brillante.

Son los mediodías de agosto; mes de pieles tostadas y jubiléo carnal, del exilio del pudor y de apoteosis sudorientas.
El mes de mis vacaciones.

Me encanta el verano, pero no es un mes para pasear por la meseta, apunto estuve de borrarme de aquel viaje, pero Toledo es una ciudad en  la que no se echa de menos la compañía.

Como mi último romance acabó bruscamente, cerca ya de las vacaciones,  no era cuestión de continuar con los planes previstos,  de modo que me preparaba para pasar el verano en mi ciudad, disfrutando del balcón de mi casa al atardecer, contando el número de usuarios de un cajero automático instalado frente  mi domicilio,  tomando notas, sacando estadísticas por edades, sexo, vestuario, etc.
Pero me parecía tan triste... pasar el verano en el balcón, mientras ella iría a Ibiza, a tostarse en la playa y a saturarse con todo tipo de destilados, a modo de torrija alcohólica.

Yo le parecía aburrido pero exótico,   el exotismo acabó por aburrirla, imagino que su  sistema hormonal,  acabó por empujarla a los brazos de un fibroso divertido.


Mi autoestima no gozaba de buena salud en aquel momento,   esa debió de ser la causa de que me fijara en uno de esos panfletos promocionales de viajes, esos de tamaño cuartilla adheridos a las farolas y las puertas de los comercios y este estaba en la puerta de la panadería que frecuento,
Siempre pensé que esas excursiones, eran para turistas torpes o para jubilados,  en cualquier caso, fui a fijarme en una oferta para una excursión a Toledo.
Disimuladamente, cuando la panadera me dio la espalda para coger algo del obrador, yo, como un delincuente que aprovecha el despiste, me apresuré a arrancar el número de teléfono de información.

 A los pocos días estaba camino de Toledo, en un autobús y alejándome del balcón.

Gracias al cielo la humanidad descubrió el aire acondicionado,  y viajar  en autobús en agosto es llevadero,  incluso la incorporación al vehículo de la televisión ha mejorado la calidad del viaje, aunque en mi juicio solo por la noche, cuando el autobús se hace más tedioso y cansado, por el día la pantalla del televisor te atrapa en ocasiones con el hilo argumental de alguna película, y olvidas mirar a través de los cristales, perdiéndote el paisaje y los objetos que quizá no vuelvas a ver jamás. El viajar pierde con el televisor una parte maravillosa, que es el trayecto, tan importante  como la llegada. En estos tiempos postmodernos lo que importa es exclusivamente Itaca.



Los pasajeros del autobús no respondían por completo a lo que yo suponía, había una gran diversidad de tipos,  jubilados y  también alguna familia  y estudiantes sin muchos recursos,  alguna pareja de novios...
 Se repartían por zonas con cierta homogeneidad, de modo que el pasillo central era como una avenida que conduce a los distintos barrios de una ciudad, una ciudad móvil que recorre la geografía con expectación.


Rompiendo esa homogeneidad iba una familia, un matrimonio cuarentón con una adolescente, me llamó la atención, porque me imaginé que la muchacha hubiera preferido quedar en la ciudad con sus amigas y fue embarcada en el autobús sin mucho entusiasmo.

Las horas iban pasando,  en la televisión ofrecían una película que ya había visto varias veces, me entretuve mirando los campos a través del cristal,  me sorprendía que fuera posible tanto espacio sin ningún tipo de construcción, acostumbrado a viajar de una ciudad a otra sin dejar de ver a mi alrededor algún tipo de edificio.  Era como navegar en un mar terroso, de calma chicha a veces o con mar de fondo en otras. Pero espacios ondulados y planos,  por lo general vacíos, siempre me fascinó el paisaje manchego.


Yo era uno de los pocos que viajaba solo,  acomodé mi cuerpo orientándolo al cristal,  observaba el paisaje y pensaba en Ibiza,  cada segundo me alejaba más de ella;  ¿me recordaría en la playa?, ¿me compararía en los brazos del fibroso?. Seguro que él no le rascaba la espalda igual de bien que yo,  ni cuidaba de prepararle el café exactamente a su gusto.  Decidí quitármela de la cabeza durmiendo;  cerré los ojos y no tardé en soñar, un sueño extraño de montañas en el mar y me veía a mí mismo como un navegante,  ataviado con un sombrero de copa y una corbata roja de terciopelo;  de pronto, el escenario cambió, estaba sentado en la vagoneta de una montaña rusa, junto a la adolescente del autobús,  sentí el vaivén de la atracción de feria, como un golpe que me hizo tambalearme de un lado a otro.

Al abrir los ojos y  recomponerse mis sentidos, sentí la calidez de su abdomen en mi rostro,  mi ojos orientados hacia sus pechos, apenas cubiertos por un top fucsia enrojecido, ambos en una postura incómoda,  en una quietud obligada, no pudiendo en mi caso apartar mi mirada de sus pechos jóvenes, carnosos y aterciopelados.
Obligadamente acogedora,  extrañamente quieta, no evitaba que mi rostro desconocido descansara sobre su vientre, y aunque me sentía algo violento por ello, no dejaba de ser un placer que agradecía al cielo en aquellos momentos.
Desconozco cuánto tiempo pasó,  pero poco a poco mis ojos fueron cerrándose de nuevo, y solo el tacto me ofrecía la referencia de la belleza, del dulce consuelo epidérmico.

El aire comenzó a llenarse de sonidos, gritos, sirenas; pero a medida que el sonido iba creciendo, mis oídos renunciaban a escucharlos y solo el tacto;  ¿o era el recuerdo ya?; solo él, me mantenía unido a la realidad, a la fe, al amor.
Comprendí que la vagoneta era el autobús,  volcado sobre una plantación de girasoles,  la sorpresa duró poco tiempo,   fui dejando paso a la oscura incógnita con la que todos tenemos una cita.

 
altabix


Título: Re: Enero 2017
Publicado por: María Teresa Inés Aláez García en Enero 24, 2017, 01:12:36
Esbozó Yavhé, un día, mi viaje en lienzo blanco.
      Frenesí de esperanzas, un fondo en tinte verde.
      Su lápiz de cristal delinea en un rasgo
      las rutas de mi ser; siguen puntos de un frente,
      donde, dulce, se colma el vacío capazo.
   
      Allá, en aquellas rías, remarcó por sus dedos
      la cuna protectora, con sábanas de lino.
      Donde gime el espíritu del tembloroso Ebro
      mis brazos, por la Madre, se duermen commovidos.
      Los pies conducen rumbos en un devenir fiero.
   
      El agua, en mi presente, me llevó por las cuevas
      del Drac. Después Cartago, la muy noble y heróica.
      El oro pinta hilos en rutas altaneras
      Madrid, del Rey esfinge; en el centro de Europa;
      lucen, los Alpes, lilium, inmóvil, en las huellas.
   
      Tras atraerme el aire el reclamo del sol
      los caminos de luz, por mi vivir, discurren.
      La arena abandonada, escucha mi canción.
      Crucé por el Estrecho, y al retorno, el disfrute:
      la Villa de las Joyas, en la noche, esperó.

     Mil puestos son los sinos deshojando jornadas
     mientras locos inmunes desdibujan mis días.
     Tradiciones, en notas musicales, sonaban;
     retendrán los pinceles, las grises acogidas.

Corregido en el foro Metáforas de Diana Gioia.
(c) María Teresa Aláez García. Mayte Aláez. Mtiag.Pernelle.


Título: Re: Enero 2017
Publicado por: María Teresa Inés Aláez García en Enero 25, 2017, 01:25:04

Y SIGO AQUÍ


Me dañan tus silencios, uncidos a mis manos,
penitencias oscuras rasgándome la piel,
al besar, insistentes, mis supinas nostalgias
y vestirme de negro, sin futuro ni luz.

Rememoro tus labios, en húmedas caricias,
en las tardes menguadas de mis meses de invierno .
Y sigo, aquí, en mi mundo, soñando que me sueñas,
percibiendo  la vida como trova fugaz.

Si en la noche pudiera eludir los pesares,
tiñendo de alborozo mi penúltima etapa,
cincelaría el aire de jazmines y rosas,
con la ilusión sujeta a tu casual retorno.
Mas sigo, aquí, callada, ceniza de tu lumbre,
confiando que, pronto, me regrese tu voz.

Candela Marti


Título: Re: Enero 2017
Publicado por: María Teresa Inés Aláez García en Enero 26, 2017, 03:47:02
    
ABISMOS

Por los abismos del alba me curto
sin curvar mi intuición,
absorta no revivo las veredas
presumo de fisuras, sin remiendos,
así de mi labranza, acallo la semilla
dispersa por la loma de mi pórtico.


 (Freya)
Mayo 10, 2012


Título: Re: Enero 2017
Publicado por: María Teresa Inés Aláez García en Enero 26, 2017, 08:42:11



Miguel

No debí dejar que se fuera del pueblo. Ella estaba empeñada en irse a curar, pero yo no quería. Cuando se subió al camión vi que se persignó tres veces, como era su costumbre, y se despidió de mí con la mano. Pensé en subirme con ella pero estaba bien lleno de gente. El camión se dio la vuelta y, cada vez que avanzaba, se iba haciendo más chiquito y más chiquito hasta que se confundió con la polvareda que se levantaba por la tierra seca. De pronto, la carretera se quedó sola, no había nada, ni siquiera el polvo que había levantado el camión. Estaba tranquilo, sólo se oía pasar el agua del arroyo que nunca estaba quieta. Una iguana salió a tomar el sol que calentaba las piedras. Entonces me fui pa la casa. Se me escurrieron las lágrimas, pero me las limpié con el pañuelo antes de que alguien me viera. Yo no quería que se fuera a curar y menos a la capital, dicen que es bien peligrosa, que está llena de rateros. Además, ¿qué tal si no aguantaba la operación? Doña Refugio, la esposa de Joaquín el de las naranjas, de tan vieja que estaba ya no despertó. Los doctores dijeron que había sido la presión, pero yo sé que fue de pura congoja. ¿Qué tal si a mi mujer le pasaba lo mismo? Aún recuerdo la noche antes de que se fuera. El cuarto estaba envuelto en una negrura espesa, no podía ver nada a través del mosquitero. Nomás oía los grillos que chillaban entre las tejas y los aullidos de los coyotes en el cerro.

―Ay, Miguel. Tú no sabes de estos dolores que a mí me dan. Tal vez pienses que yo ando como si nada, pero a mí me duele harto la panza, como si tuviera un nudo que me retuercen y me retuercen hasta que me tumba el dolor. El médico dijo que la operación era la única manera de que se me quitaran.
―Bueno, pues, me voy contigo entonces.
― ¿Y quién va a cuidar las vacas, darles el alimento, llevarlas y traerlas del potrero? Acuérdate que La Pinta está preñada. Aquí la gente apenas tiene tiempo de acabar sus quehaceres. Nadie va a querer aceptar otro trabajo por pura caridad y nosotros no tenemos dinero.
― ¿Y si te pasa algo?
― No seas necio, Miguel. No me va a pasar nada. Susana va a estar esperándome en la terminal. Y de ahí nos vamos a ir derechito al hospital. Tú no tienes de qué preocuparte.
―Pero, vieja, ¿cómo voy a comer?
―Te voy a dejar hartos calditos pa que nomás los calientes, o te vas allá,  a comer con la comadre Lola, ella nunca nos niega nada. De hambre no te mueres.
―No me dejes, Lupe.
―Ya duérmete mejor. Si me sigues desvelando mañana no podré recordar temprano.

     Estuvo dando vueltas en la cama hasta que le pasé el brazo encima y se quedó dormida. Mi mujer era así. Con tantito que me le arrimara en la cama, se hacía de lado para que yo la abrazara mejor y pusiera mi pierna sobre la de ella. Aunque no me dijera nada, yo sabía que le gustaba que la abrazara, sentir mi calor  y mi cuerpo pegado al de ella. Por eso, estando dormida, luego luego se acomodaba a mis brazos. A veces de día, cuando la quería abrazar, me quitaba “¡Aplácate, Miguel! ¿Qué no ves que estoy haciendo el quehacer?”, me decía. Y yo me iba a desgranar el máiz o hacer otra cosa, pero dentro yo sabía que le gustaba tanto como a mí.

     No podía decirle nada, estaba convencida. Además yo había visto cómo le daban los dolores, cómo gritaba, ni caminar podía la pobre. En esos tiempos, cuando le agarraban los cólicos, yo hacía todo el quehacer pa que no se cansara, le hacía sus tecitos, le daba de comer a las gallinas. Pero de nada sirvieron tantos cuidados. De todos modos se murió. La enterramos junto a su padre, don Ezequiel. Susana no se ha vuelto a parar por aquí desde el entierro, su madre era la única razón por la que a veces nos visitaba. Nunca me perdonó aquel malentendido. Yo ni sabía que el tal Juan andaba por esos rumbos cuando andaba cazando al coyote que se comía las gallinas.  De seguro fue obra del Diablo, porque la bala le atravesó en el meritito centro de la frente. No me caía nada de bien, tenía la sangre pesada, pero era buen muchacho. Por eso Susana se fue con su tía Remedios a la capital. Ella, solita, vino. Mis otros hijos se fueron muriendo de uno por uno. Dos, cuando apenas eran unas crías, murieron de tifoidea, a otro lo mataron sin decirnos siquiera porqué y los demás se fueron pa el norte y se quedaron en el río. Quizá así está mejor. Que no venga. ¿Pa qué quiero que me vea así de viejo? Le voy a dar lástima con estos cueros que me cargo. Mejor me muero solo, sin dar lástima a nadie.

     El rebozo de Lupe está tendido sobre la silla, como extrañándola. A veces sueño que estoy en un potrero que no es mío, está grande y con la tierra agrietada por el sol. No hay ninguna planta, sólo un sendero de tierra aplanada por la que camino. Entonces la veo, allá, a lo lejos. Va caminando sola, con el rebozo en la cabeza. Y voy corriendo, quiero acercarme, alcanzarla, pero ella corre también. Y le grito: ¡Lupe, espérate!, ¡Lupe! Me tropiezo hartas veces con las piedras, miro abajo y no traigo huaraches. Pero sigo corriendo sobre la tierra caliente. Hasta que la alcanzo, le pongo la mano en el hombro y le quiero dar la vuelta. Entonces se oye una carcajada alrededor de todo el potrero y cuando miro mis manos nomás tengo un montón de trapos viejos. Lupe, Lupe, ¿estarás descansando en paz? Porque yo aquí no descanso nada, aunque me la pase dormido todo el tiempo.

      Desde aquí, en la hamaca, se ve cómo el aire mueve las ramas del huizache, como si le acariciara las hojas con mucho cariño. Parece que no hay nada en el cielo, pero si uno se fija bien, hay una argolla de luz blanca en vez de luna. Por eso no hay claridad, está oscuro, oscuro. La vela que encendí sobre la mesa, apenas ilumina su retrato, yo la miro. Dicen que cuando la vela que se le prende a un muerto casi no alumbra es porque le falta luz pa encontrar su camino en la otra vida. La sombra sobre la pared sube y baja, así como da luz también la quita. Todas las cosas se ven más negras. Y la mecha de la vela se mueve como si bailara con el viento, como columpiándose, como si quisiera apagarse con todas sus ganas pero no pudiera.

Orlando


Título: Re: Enero 2017
Publicado por: María Teresa Inés Aláez García en Enero 29, 2017, 09:28:20
   
Rendez-vous en la distancia

Noche serena. Claro de luna. Estoy sentada en mi cama frente a la pantalla del ordenador. He puesto una de las películas que me has enviado. Una historia más, nada especial. Hablan en castellano y me dejo arrullar por el sonido del idioma que me trae nostalgia de ti. La luz de las velas que hay en la mesilla comienza a danzar lanzando destellos voluptuosos que me hechizan, me magnetizan. La magia del fuego transforma realidad en ensueño. Te siento cerca, como si estuvieses detrás de mí, envolviéndome en tus brazos. Muevo la espalda felinamente y noto el calor de tu pecho, tu aliento dulce rozándome el cuello, sensual, pausadamente, leve aleteo de mariposa. Con frivolidad mordisqueas el lóbulo de la oreja. Emito un lánguido gemido.
Me tocas los labios, humedeces tus dedos con el jugo de mi boca introduciéndolos uno a uno; los chupo con deleite.
Desciendes la mano siguiendo contornos y curvas; con un gesto impúdico sacas mis pechos fuera del camisón de seda y los acaricias lascivamente mientras me refriegas los pezones con insistencia.
Comienzo a jadear. La respiración entrecortada se mezcla con el sonido de la película cuyos protagonistas somos ahora tú y yo.
Me convierto en espectadora de uno de nuestros encuentros: un rendez-vous en medio de la nada, una quimera en la que las escenas se suceden vertiginosamente.
Nuestros cuerpos entrelazados, fundidos en uno solo. Me penetras con vehemencia, desaforadamente, sin pausa.
La contemplación voyeurística me excita y un impulso instintivo hace que tome la mano soñada que acaricia mis senos y la desplace hacia los recovecos más recónditos que oculta el triángulo de Venus.
Abro las piernas por completo y me abandono al goce, al deleite de ser hembra… contigo.

Lady Ágata


Título: Re: Enero 2017
Publicado por: María Teresa Inés Aláez García en Enero 29, 2017, 09:29:44
El Aliento de las Hadas

Abstraída en ignotas dimensiones   
rozo el místico efluvio de las hadas,   
suave céfiro, estela de ilusiones,     
oscilando en la luz de sus miradas.
En tenue crepitar, sus corazones
entonan, hechiceros, mil baladas;       
disfrute de armonía, prez al viento,         
un tañido en la flor del sentimiento.


Rosa (2/9/2011)


Título: Re: Enero 2017
Publicado por: María Teresa Inés Aláez García en Enero 29, 2017, 11:46:29
   
POR MI CAMINO (Dedicado a Diana)

Sinalefa del ¡ay! con la memoria,
desbordada malicia de lebreles,
¿sentís en un rumor de cascabeles
mi constante liturgia laudatoria?

Evoco los efluvios de la gloria
cuando la luz doraba los laureles,
las sonrisas sonámbulas, las crueles
certezas, ilusión de la victoria.

Senderos bifurcados, ¿es mi sino
una fuerza de rosas decaídas?
¿Tal vez de la piedad su flor desnuda?
 

Errática la sombra del destino,
libera de mi ser las florecidas
verdades desterradas por la duda.


II


Desplegadas las velas en mi ruta,
busco sin fe la guía de la suerte,
para  sembrar dondiegos en la muerte
y reprimir las voces de mi gruta.

El tiempo me regala su batuta.
Matizaré mi luz en aguafuerte,
donde se funde la piedad inerte
del corazón sorbiendo la cicuta.

Camino de la paz, oculto cielo,
¿Con qué fusil de rosas se dispara
el gozo de truncar el desconsuelo?

Quisiera demoler antiguos faros,
enfrentarme con bríos a mi clara
derrota sin cuartel, al raso vuelo.

augustus


Título: Re: Enero 2017
Publicado por: María Teresa Inés Aláez García en Enero 29, 2017, 11:56:19
DUELO
 
Deshagan del camino su pisada,
la brisa que no pase por mi puerta,
la esperanza celeste yace muerta
y la ilusión violeta ya cansada.
 
Acallen el rosáceo estribillo,
desolen del jardín la roja flor,
borren del arco iris el color,
de las estrellas quiten todo el brillo.
 
Destruyan los ocasos día a día,
envuelvan a la luna en negros velos,
erradiquen las aves de los cielos
exterminen los cantos de alegría.
 
Es su recuerdo pólvora que estalla
al ver que el mundo sigue su camino,
igual que siempre rota en su destino
el vaivén de una inhóspita batalla.
 
Necesito llorar esta amargura
sin ver las maravillas de la vida,
hacer duelo sangrando por la herida
con lágrimas de espesa desventura.
 
Necesito mi duelo compartido.
No puedo erradicarlo de mi mente
si cada día el sol está presente
gana el recuerdo y perderá el olvido.
______________________________
 
Albadiosa


Título: Re: Enero 2017
Publicado por: María Teresa Inés Aláez García en Enero 30, 2017, 11:44:52


CAVATINAS

Me adentro en mis asuntos,
donde crecen las flores
y manos de alabastro
acarician mi ser.
Las comas y los puntos
juegan con mis errores
y me dejan sin rastro
de luz en mi dossier.

Fluye mansa la fuente
por la tarde marchita
con la intacta inocencia
del infantil ayer.
Ya no ruge el torrente
de la ilusión contrita,
espera la clemencia
del letargo volver…

María Bote

18-3-2006