FORO METAFORAS

METÁFORAS => BLOG del FORO METÁFORAS => Mensaje iniciado por: María Teresa Inés Aláez García en Abril 01, 2016, 08:56:52



Título: Abril 2016
Publicado por: María Teresa Inés Aláez García en Abril 01, 2016, 08:56:52

He apartado la sólida conciencia
del  acuoso designio del amor
para ir revelando solitaria
a la herida tristeza de mi sueño.
Se rasgó el entorno circundante
del racimo de flores pintado en tu vergel
y agoniza la bestia del dolor
con el áspero arresto de una vil despedida.

Indefensa reposa en mis rebordes,
la intención de mi hilván.

(Freya)
18 de noviembre 2012


Título: Re: Abril 2016
Publicado por: María Teresa Inés Aláez García en Abril 03, 2016, 03:55:50


La dieta
El pasillo que daba a ese recinto sagrado de las artes culinarias, repleto de cuadros y fotografías enmarcadas, se había ido deteriorando con el paso del tiempo. ¿Qué desayunaría esta vez? No tenía ganas de preparar nada complicado. Tomó un plato hondo, vertió algunos recuerdos en él, vació leche sobre ellos y comenzó a devorarlos. Ah, qué placer le provocaba aquel suculento manjar. Tal vez por la tarde se prepararía recuerdos de la infancia en escabeche o quizá, un filete de recuerdos con camarones. Lo que su apetito le ordenara. ¡Y es que había tantas y tantas posibilidades de saborearlos! Asados, dorados, con salsa, con ensalada, con azúcar, fríos, etc., pero su forma predilecta para disfrutarlos era al natural. Sin aderezos ni condimentos que diluyeran su sabor, crudos. Sin embargo, a pesar de tan variada alimentación, su salud declinaba. Cada vez se sentía peor. Le faltaban las fuerzas para sostenerse de pie, las ganas, su voluntad flaqueaba todos los días al despertar.
     Ya tenía algún tiempo que había comenzado su riguroso régimen alimenticio, no por imposición, sino por placer. Claro que la gente come de vez en cuando una ración (regularmente con limón y sal para mejorar su sabor y facilitar la deglución) siempre necesaria, pero es por mero antojo. Comer únicamente recuerdos… ¡quién lo diría! Si tan sólo alguien le hubiera advertido que tan complicada proeza es imposible de realizar y que terminaría degradando de tal manera su vida.

Orlando


Título: Re: Abril 2016
Publicado por: María Teresa Inés Aláez García en Abril 03, 2016, 03:56:59
BRUTUS MAXIMUS


—Cualquiera de mis dos ex-maridos —exclamó Lady Ágata.


Título: Re: Abril 2016
Publicado por: María Teresa Inés Aláez García en Abril 03, 2016, 09:31:06
(https://scontent-cdg2-1.xx.fbcdn.net/hphotos-xtp1/v/t1.0-9/12923277_1048020545269966_3868059859406243556_n.jpg?oh=4a09b31560b91aa4606a091cba86920d&oe=577AF463)


Título: Re: Abril 2016
Publicado por: María Teresa Inés Aláez García en Abril 04, 2016, 11:28:23
(https://scontent-cdg2-1.xx.fbcdn.net/hphotos-xfa1/v/t1.0-0/p240x240/12920431_1101864396523883_1160798322086880545_n.jpg?oh=cbd9a02756e82e1c766d2f5cede0fedb&oe=578456E3)


Título: Re: Abril 2016
Publicado por: María Teresa Inés Aláez García en Abril 09, 2016, 02:35:07
De la Música al Amor

El eco de una canción                 
es el cadente quejido                   
del poeta zaherido                       
en el quid de su pasión.                 

Querer desnudo, insolente;             
con majestad se derrama               
y en allegretto proclama                   
un amor impenitente.           

Esencia en frugal conquista,                     
exquisitez y dulzura                       
alejando la amargura                               
de nuestra alma hedonista.                   

Versos vestidos de amante,                         
solaz de musas canoras,                         
acompasando las horas                             
de ignoto y fugaz instante.                             

Ritmo y fusión  rinden goces,                     
loan Afrodita y Eros ;       
tangos, sonatas, boleros,
deleite de tiernas voces.

    Rosa (7/10/2011)


Título: Re: Abril 2016
Publicado por: María Teresa Inés Aláez García en Abril 09, 2016, 02:42:54
He medido en tus labios mis excesos,
la fusta de las noches estivales,
cuando el placer prendía carnavales
en el aura feliz de ocultos besos.
 
Mas el mapa insinúa retrocesos
en un campo de isógonas fatales,
de norte a sur desvíos decimales,
en tu mirada, límites obsesos.

Círculos, astronómicas distancias
desde el soplo de amor –fanal ausente-
hasta el suicidio fértil de mis labios.

Sólo duran abscisas y fragancias;
abriles en la ausencia disolvente
de tu boca, marchita de resabios.
 
augustus


Título: Re: Abril 2016
Publicado por: María Teresa Inés Aláez García en Abril 09, 2016, 02:44:11
Sin crepúsculo


En mi boca lentejuelas
embobándote el oído,
y en mis manos las estelas
donde duermes encendido.
La conmoción en tu músculo
por perderme en el ocaso
me turba cada corpúsculo
y digo con voz de raso:
“En mi piel no habrá un crepúsculo”

Albadiosa


Título: Re: Abril 2016
Publicado por: María Teresa Inés Aláez García en Abril 09, 2016, 02:45:20
LO INSONDABLE

Con aromas de mirtos y violetas,
mi andadura sutil y clandestina,
huyendo del desdén y la rutina,
quiere sembrar rosales en maletas.

De pronto, los sonidos de trompetas
azuzan mi sentir y, con sordina,
me voy con rigurosa disciplina,
hacia antiguos paisajes y planetas.

Me acerco presurosa al horizonte,
y caigo en sus abismos;
un yerro lamentable.

Volaré sobre el mar y el verde monte,
por cielos de lirismos,
cosida a lo insondable.

María Bote
6 – 11 - 2014


Título: Re: Abril 2016
Publicado por: María Teresa Inés Aláez García en Abril 09, 2016, 02:46:41
Invocación

Sedúceme en las saudades
de mi alcoba,
en penumbras.
Embriaga con manantiales
a mi fronda
fría y mustia.

Dibújate en los rondeles
de mis rimas
en el tiempo.
Arrópate en los quereres
de mis briznas
con sus miedos.

Atrévete a retornar
ciclos mozos,
increíbles.
Refléjate en el umbral
de mi rostro
con matices.

Gisela Cueto Lacomba.
16 de noviembre del 2015


Título: Re: Abril 2016
Publicado por: María Teresa Inés Aláez García en Abril 09, 2016, 09:16:32


Acércate, mi vida,
no tengas miedo ahora
y dame sin demora
un éxtasis suicida
en abrazo homicida,
causal de mis desvelos.
     Mi amor muere de celos.

No luches contra el suave
gemir de tus entrañas,
tembló entre las pestañas
tan libre como el ave.
Sensual, en ágil nave
acaricias los cielos.
     Mi amor muere de celos.

Cosechas con tus manos
pasión, escalofrío,
ternura en desafío.
Se agitan los arcanos,
guardianes cotidianos,
sepultan mis anhelos.
     Mi amor muere de celos.

Huyamos esta noche
apasionada,  obscura,
sublime travesura
de frenesí y derroche.
Dormita mi reproche
al  pie de los ciruelos.
     Mi amor muere de celos.

Wella


Título: Re: Abril 2016
Publicado por: María Teresa Inés Aláez García en Abril 10, 2016, 02:19:56
https://www.facebook.com/yorokobu/videos/1124850067547689/


Título: Re: Abril 2016
Publicado por: María Teresa Inés Aláez García en Abril 12, 2016, 10:44:27
Me cortaron las venas con caricias
tus dedos de cristal,
mi piel exudó sangre
al roce de tu boca condenada.

Aún resistirás en mi obsesión,
misterios de una entrega.
Abrazada a mis culpas
como silentes y agostados lirios.

Tu magistral promesa de partir,
un lúgubre propósito
de intelecto borgiano.
Si me matas, igual te esperaré.   

MariaValente


Título: Re: Abril 2016
Publicado por: María Teresa Inés Aláez García en Abril 12, 2016, 10:46:15
EL JARDÍN DE LA BELLEZA:
   Hace mucho tiempo, cuando los aburridos inmortales envidiaban la muerte y los sentimientos humanos, existió un matrimonio humilde, honrado y muy feliz. Hera, furiosa  en esos momentos tras la última infidelidad de Zeus, se encontró con la sabrosa fruta de la felicidad. Decidida a olvidar sus propias miserias, hincó el diente en el corazón de la dulzura, y les dio una criatura hermosa como “La primavera” de Vivaldi, cuyo nombre sería Vanidad.
   Vanidad creció entre los acordes de la belleza y la oscuridad de su nombre. Tanta era su estupidez que llegó a desafiar a  Afrodita. Ésta aún tenía muy presente el principio de “la guerra de Troya”, por ello intentó evitarla. Sin embargo, Vanidad insistía e insistía. Afrodita, cansada y por primera vez humana, decidió mandarla al eterno “Jardín de la Belleza”.
    Vanidad comenzó, risueña y desafiante, el camino. Se veía coronada en el cenit del Olimpo como estela inolvidable de perfección. Tantos eran sus sueños que apenas vislumbró una sencilla verja portadora de una extraña frase: ¡Cuidado, eterno jardín de la belleza! Vanidad, inflada por su propio nombre, la traspasó. Pronto la desilusión detuvo su marcha: en ella abundaban tuertos, jorobados, obesos, tantas y tantas fealdades … Mas, ella, la armonía hecha mujer, volvió a recuperar su compostura y vislumbró su absoluto triunfo. Cuando esperaba radiante su aureola, vio con estupor como los “feos” huían espantados de ella. Sus pensamiento no se agitaron: era normal, tanta beldad les hacía sentirse despreciables. Entonces una coja y risueña niña le susurró al oído:
   -No huyen de tu hermosura, es tu alma lo que les asusta. En este jardín, la verdadera belleza reside en el corazón.

IRENE



Título: Re: Abril 2016
Publicado por: María Teresa Inés Aláez García en Abril 12, 2016, 10:47:51



Éxodo

Miro la nube, éxodo silente,
surgir en el ocaso nuestra vida
donde, desnuda, caerá rendida
sin sol, sin luz y con nostalgia ingente.

En vano colma el pujo de la mente
sus brocales, con ímpetu suicida;
no remedia su brújula perdida
el alma, en el portal de su occidente.

Resurgen ciegas brisas, pulsaciones,
afanes de verter la azul fragancia,
exhumando el jardín en la memoria.

Mas sólo resucitan convulsiones
y gemebundos lirios, la arrogancia
de un pálido temblor, la muerta euforia.

Calendo Griego



Título: Re: Abril 2016
Publicado por: María Teresa Inés Aláez García en Abril 13, 2016, 10:59:13

Ojaldeb

Fosforescentes
aletazos del alma:
la mariposa


Título: Re: Abril 2016
Publicado por: María Teresa Inés Aláez García en Abril 13, 2016, 11:00:39

MADRE

En un profundo suspiro,
con los ojos entornados,
se detienen  mis sentidos
y dibujan tu silueta,
tu perfume en el  vacío.
Madre, se agotan mis noches,
retoñadas  de espejismos,
 hallándome en  abandono
frente a los sueños perdidos.
 Y mi  alma, flor marchita,
añora la luz del seno,
 antaño me protegía.
Sutil remembranza, madre,
anhelo de  tus caricias;
la impavidez   de tu voz,
cendal prendido en mi vida.
¡Cómo  perturban  las penas,
silenciadas y cautivas!

23/08/11

Carende


Título: Re: Abril 2016
Publicado por: María Teresa Inés Aláez García en Abril 16, 2016, 01:23:54
Despedida
 
De un corazón que ya no juega, gozo,
también de una cabeza que no piensa,
un pecho fatuo ya sin alborozo,
y lágrimas vertidas sin defensa.
 
Con el corto bagaje casi rozo
la ruta del adiós, mi recompensa
es olvido, despedida que embozo
para cubrir la mala vida intensa.
 
Antes devolverás mi paz en vilo,
la ingenua honestidad de cuando niño
me envolviera en amor equivocado;
 
la barca que botase en mar tranquilo
donde tu nombre escrito con cariño
brillaba en cada parte dibujado.
 
Existo ya gastado,
mi corazón sin juego, en desaliño
esta viviendo de la fosa, al filo.

                                                      Nardy
05-08-05


Título: Re: Abril 2016
Publicado por: María Teresa Inés Aláez García en Abril 16, 2016, 01:25:20
RACIMO FECUNDO.
 
¡Que te festejen los dioses con liras!
¡Que las arpas se pulsen en tu honor!
¡Derrame la azucena su rubor
a los rezos rojizos de las piras!
 
Cabriolas de unicornios y sus iras
transmiten a  los ángeles tu ardor,
resplandeciente Uno y Trino, Amor.
Ya en sus moradas con Jesús suspiras.
 
Corona de laurel en tu cabeza
pues supiste adorarme hasta el extremo,
sutil, ágil autor de tu proeza.
 
Mi nave condujiste con tu remo,
salmos por tus vigilias y pureza.
¡OH, Racimo Fecundo, nada temo!

M. Antonia


Título: Re: Abril 2016
Publicado por: María Teresa Inés Aláez García en Abril 16, 2016, 11:18:34

(81-82)Cataratas/Dilaciones

© 2015 A.Emma Sopeña Balordi

Esplendor ISBN: 978-15-0888-438-5


 

 
CATARATAS

 
Se disuelven los sueños en minúsculas
braditas y la luz en cataratas,
hay un velo en mis ojos:
el umbral inclemente de la década.
Mas mi retina, grávida de ti,
con pureza te evoca.
Me basta con la umbría
y el distante perfume de tu ausencia.
DILACIONES

 
Pasó el tiempo del parque y los abrazos
de palomas y niños importunos,
de besos incipientes,
el Blanco de los Beatles,
la oscura discoteca de caricias.

 
Eres el mismo, amor,
con una biografía de distancia,
pero mi piel no admite dilaciones,
la vida no perdona titubeos.

 


Título: Re: Abril 2016
Publicado por: María Teresa Inés Aláez García en Abril 16, 2016, 11:20:38
 
CONSECUENCIA
 

Los dioses del Olimpo nos declaran la guerra.
Buscan exterminarnos sin la menor piedad.
Como primer ataque, atroz enfermedad;
desaparece el hombre; Caos rige la tierra.
 
Ignoran por qué el mundo a la vida se aferra.
Anuncian su dictamen por unanimidad.
Pecamos, según dicen, con vil facilidad;
no entienden que lo ignoto nos fascina y aterra.
 
¿Acaso el universo nos juzga horrible plaga
y debe, sin demora, traernos la extinción?
¿Somos la consecuencia de un ensayo fallido?
 
¿Podríase evitar el fin de nuestra saga?
¿Estamos al arcén del último estallido?
¿Ejercen las deidades la virtud del perdón?


Raúl Valdez

01/28/2005


Título: Re: Abril 2016
Publicado por: María Teresa Inés Aláez García en Abril 17, 2016, 08:07:31


   Ladrón de exhalaciones



La vieja partitura, fiel mortaja,
crisol de inarmonías discordantes,
se prende, sin obstáculos inanes,
en el cieno febril del melodrama.

Mi suerte juguetea con las algas
moradoras en lechos despreciables;
desabrigo de luces o señales,
un justo colofón de mascaradas.

Tu espíritu clausura corredores,
mal recuerdo bulímico, me agota;
astuto, cruel, ladrón de exhalaciones.

Porvenires quebrados de las rosas
impregnan, siempre, sábanas que roes
al desatar tu lastre hacia la gloria.

   Alpha Centaury


Título: Re: Abril 2016
Publicado por: María Teresa Inés Aláez García en Abril 18, 2016, 09:16:52
Tres vueltas de llave

De ella apenas conocía su silueta, lo poco que dejaban traspasar los visillos de su ventana. Siempre la imaginé triste, deambulando, sumida en sus pensamientos; tal vez la música que día tras día junto con alguna trasnochada tarde llegaba desde su apartamento, me hacia percibirla así.

Un eterno Sabina cantaba desgarrado.  Creía poder reconocerla en cualquier parte. En numerosas ocasiones había fantaseado con un encuentro casual con ella.  Ya saben, un cruce de miradas, un imprevisto roce en el ascensor. Cuarto C,  A. García, esto era lo único que se leía en su buzón, Amalia, Alicia, Alma, Aurora, Arabela...  yo seguía especulando con su nombre; Alma; para mí sería Alma.

Me acostumbré a llegar pronto a casa, intentando no hacer ruido, todos mis sentidos permanecían alerta a cualquier sonido que procediera de su estancia. Escuchaba cómo Alma abría la cerradura, tres vueltas de llave, y un sigiloso cerrar,  dos pasos y el bolso aterrizaba en el sofá; casi al mismo tiempo Sabina cantaba “ llegas demasiado tarde, princesa”  y  así era: tarde a mi vida.
Alma y yo teníamos un horario  parecido. Si hasta ese momento no habíamos coincidido al salir por las mañanas,  era sobretodo porque yo retrasaba mi salida hasta que ella cerraba su puerta, tres vueltas de llave, y  yo  exhalaba un  suspiro detrás de la  mía, preparado para salir.

Pasaría todo el día esperando llegar a casa. Aguantando la murga de unos y  otros,  los cuchicheos a mi espalda, para ellos yo era el raro, el que no hablaba, no contaba nada sobre su  vida anterior. No  tenía ninguna intención de trabar algún tipo de relación con ellos, aparte de la necesaria para desempeñar el trabajo. Solamente  con el de contabilidad parecía estar más en sintonía. Como un acuerdo tácito, compartíamos mesa durante el almuerzo, él se enfrascaba en su periódico y yo en el mío.  Bastaba con unos buenos días, y media sonrisa.

Abstraído como andaba, no me di cuenta de que el contable realizaba el camino de vuelta a casa unos metros detrás de mí. Tampoco sé qué lo alentó aquel día a alcanzarme, a seguir caminando a mi lado sonriente y dicharachero; durante dos años  sólo  habíamos cruzado los buenos días y poco más. Persistía en su camino a mi lado, yo, enojado, apretaba el paso, y él seguía, bla..bla..bla. Bruscamente, me detuve delante del portal, a la vez que, atónito, veía cómo el contable, sonriente, sacaba un llavero del bolsillo, y dirigiéndose a mí decía;  Cuarto C , ya sabes dónde tienes tu casa.
 Erial    


Título: Re: Abril 2016
Publicado por: María Teresa Inés Aláez García en Abril 20, 2016, 12:11:29


Sedienta  de sosiego

Sedienta de sosiego,
lo busco en el abismo
de las dudas. Sus velos

habitan mi memoria.
Los fantasmas regresan
del pasado y convocan

horizontes opuestos.
Anidan torbellinos
en la mente del tiempo.
   
Liliana Valido


Título: Re: Abril 2016
Publicado por: María Teresa Inés Aláez García en Abril 20, 2016, 08:00:55
  OTRO NOÉ


   Vete, paloma,
   ¡busca una isla, un abra!
   De vuelta, dime:


   -¿Cómo es el mar externo?
               -¡Eterno!

   -¿No navega algún navío?
               -¡Vacío!

   -¿De luces no hallaste rastros?
               -¡Los astros!


   Regresa entonces, paloma,
   del mar eterno y vacío,
   pues no hay rastro de navío
   ni sobresale una loma.

Dage


Título: Re: Abril 2016
Publicado por: María Teresa Inés Aláez García en Abril 22, 2016, 01:46:19

   
Desamor

Os hablaré de Celia, ella amaneció aquella mañana sobre la cama, abrigada tan solo con el pañuelo que él le regaló la víspera,  acarició con su mano la almohada en donde minutos antes él había estado durmiendo.
El pañuelo para ella se convirtió en un nexo amoroso entre ella y él y cobró vida, en forma de serpiente que circulaba por su piel como  si su cuerpo fuera de madera, convertida así en el árbol de la vida.
Y como árbol, se alzó del lecho y puesta en pié alzó los brazos, dejando que la serpiente subiera por sus ramas y enroscada en su brazo, danzó como quien baila un chotis, los árboles no suelen moverse de su sitio por iniciativa propia, pero su cuerpo si se movía llevado por una danza improvisada.  De corrientes de viento que entrando por la ventana movían sus ramas, que se agitaban y hacían contornearse el tronco del árbol humano en que Celia se había convertido.

La serpiente, suave y cálida, la besaba con su movimiento,  ella disfrutaba notando el tacto de su piel con la del reptil. Y la habitación cambió.

Para sus ojos, las paredes se tornaron en bruma húmeda,  y otros árboles habían crecido entorno a ella, que como ella se agitaban, y voces se oían ininteligibles,  recuerdos lejanos que el aire traía. Pero su atención estaba dispersa, poseer la vida que se arrastraba entorno a ella la enajena de felicidad,  le amaba a él y él la amaba a través de su obsequio que se había convertido en su mano, el brazo  que la sujetaba.

Otros árboles danzaban, otros permanecían quietos y una sombra caminaba entre ellos y que parecía animar sus cortezas.
Si hubiera podido mirarse, si pudiera haber observado el lugar en el que se hallaba, se habría visto al margen de toda realidad, suspendida en una oscuridad luminosa, entre penumbras neblinosas, sin suelos ni cielos, ni puntos cardinales.
Absolutamente ida de sí misma, entregada a una danza imposible, anclada a un suelo inexistente,  halló la felicidad y como árbol sin raíz en un universo de  oscuridad,  alcanzada por la caricia que anima a los árboles que como ella, poblaban el extraño bosque, caricia que reconoció como de la mano de él.
Así volvió a amanecer, así la encontraron tendida en el suelo, abrigada por su pañuelo nuevo.
altabix
El sabio puede sentarse en un hormiguero, pero sólo el necio se queda sentado en él.
(Proverbio chino)


Título: Re: Abril 2016
Publicado por: María Teresa Inés Aláez García en Abril 23, 2016, 08:47:57
Huida

Busco, huyendo entre ruinas negras,

- mi destino: la deserción  -

los temibles ojos  del pánico.


En la indiferencia me ocultas,

tras la tenue brisa, tus palmas.

El tul de sombras infinito

se nutre de cortes al biés.


Eterna y salvaje apatía:

la diáspora fugaz de besos.


Corregido en el foro Metáforas de Diana Gioia.
(c) María Teresa Aláez García. Mayte Aláez. Mtiag.Pernelle.


Título: Re: Abril 2016
Publicado por: María Teresa Inés Aláez García en Abril 23, 2016, 11:59:59


(https://scontent-fra3-1.xx.fbcdn.net/hphotos-xpt1/v/t1.0-9/943759_593237654170733_1654340852954679713_n.jpg?oh=5094d718c50c9651798dc0b3e3c8491f&oe=5777FEFA)


Título: Re: Abril 2016
Publicado por: María Teresa Inés Aláez García en Abril 24, 2016, 12:00:37
http://lecturaagil.com/3-secretos-de-comprension-lectora-que-la-mayoria-de-los-lectores-no-conocen/?utm_source=facebook&utm_medium=content&utm_campaign=3-secretos-comprension (http://lecturaagil.com/3-secretos-de-comprension-lectora-que-la-mayoria-de-los-lectores-no-conocen/?utm_source=facebook&utm_medium=content&utm_campaign=3-secretos-comprension)


Título: Re: Abril 2016
Publicado por: María Teresa Inés Aláez García en Abril 24, 2016, 08:11:12
A CADA PASO


¿Por qué no se conforman hoy mis huesos
ante la soledad de mis mañanas?
¿Por qué habitan en mí pasiones vanas,
ansiosas de alborozos y embelesos?

Quizás tengan la culpa antiguos besos
tatuados en mi piel, como badanas
resecas por el sol. Aún, arcanas
voces loan, con gozo, mis excesos.

No comulgo con flores de amargura,
asumiendo los lances del error,
ni deshojo la urdimbre de mi ocaso,

pues prefiero el camino y la locura
de creer, inmutable, que el amor
puede estar floreciendo a cada paso.

Candela Martí


Título: Re: Abril 2016
Publicado por: María Teresa Inés Aláez García en Abril 24, 2016, 09:15:00
(https://scontent-mad1-1.xx.fbcdn.net/hphotos-xal1/v/t1.0-9/13091966_479177068943279_5038492143196378571_n.jpg?oh=f107277796d886118cc289699d05e4c5&oe=57A16FEC)


Título: Re: Abril 2016
Publicado por: María Teresa Inés Aláez García en Abril 25, 2016, 11:10:44
Si fuera así de simple, cifrar naturalmente
lo sentido en la sombra y amado en la ternura,
por decir acentúo,
agota el pensamiento la aridez matemática,
criatura susceptible del amor.


(Freya)
24 de Julio, 2012


Título: Re: Abril 2016
Publicado por: María Teresa Inés Aláez García en Abril 27, 2016, 01:09:39
Miró hacia atrás y dijo:
-¡Ah, caray! ¡Tengo alas!

Orlando


Título: Re: Abril 2016
Publicado por: María Teresa Inés Aláez García en Abril 30, 2016, 01:23:50
Sol y fuego

Retrocedo en el tiempo a mis días de residencia en una casa de campo otrora perteneciente, por partes iguales, a un extravagante multimillonario y a su socio, el padre de mi primer marido.
En aquel lugar, años atrás, se celebraban todo tipo de fiestas y bacanales. Los vecinos, para evitar los ruidos de las orgías nocturnas, fueron vendiendo los chalets colindantes, que iban adhiriéndose a la propiedad.
La vivienda en cuestión estaba rodeada por una considerable extensión de tierra donde crecían plantas exóticas en torno a dos piscinas flanqueadas por palmeras. Había rosales silvestres desparramados por los muros, una inmensa pinada, chopos, un huerto de naranjos, limoneros, mandarinas, melocotoneros, granadas y jazmines trepadores que impregnaban de aromas sensuales las tibias noches.
Solía subir a lo más alto del edificio principal y, en la terraza, completamente a salvo de las miradas de curiosos, disfrutaba tomando el sol desnuda. La luz solar me devolvía las energías, sumiéndome en un estado de deleite difícil de describir.
Tendida en el suelo, me iba quitando lo que llevaba puesto poco a poco, como una especie de ritual. Luego, con toda delicadeza, cubría mis botoncitos de cuarzo rosa con un par de borlas de algodón. Separaba las piernas dejando al descubierto las partes más íntimas, húmedas siempre... húmedas. Los rayos de sol besaban ardientemente los labios tabú liberados, orquídea envuelta en rocío de deseo.
Con frecuencia, me llevaba una botella de cerveza bien fría con la que entablaba una especie de juego erótico dejando caer unas gotas de la bebida sobre el vientre que, al descender, hacían estremecer mi bosque oscuro: manantial de lujuria para muchos, privilegio de nadie por entonces. Tendría que esperar casi una década para encontrar un hombre que estuviese a la altura de las circunstancias, alguien que sé que podría llevarme a las más altas cotas del placer... si él quisiera.
 

Ya de regreso, en el momento presente, envuelta por toda vestimenta en su jersey rojo, el cual aún conserva su aroma, escribo estas líneas mientras una lágrima caprichosa me traiciona delatando que le echo de menos -¡cuánto le extraño!- durante sus periodos de ausencia.
Tal vez, pronto, en un lugar paradisiaco, sumidos en la soledad que las parejas de enamorados tanto ansían, pueda repetir mis baños de sol al desnudo permitiendo que esta vez sea su jugosa y cálida lengua -sol y fuego en complicidad- la que surque los pliegues de mi sexo aprendiéndose su geografía, mordisqueando sus contornos, descubriendo todos sus misterios y se adentre sin pudores en las profundidades de mis entrañas.
Cierro los ojos mientras contemplo esta escena aún inexistente. Echo la cabeza hacia atrás intentando en vano que mi boca le atrape, le lama, le bese... devolviendo placer por placer, amando y siendo amada.

Lady Ágata


Título: Re: Abril 2016
Publicado por: María Teresa Inés Aláez García en Abril 30, 2016, 01:26:17
Victrix

Aguerrida e imbatible,                         
perfil de graciosa estampa,
has moldeado tu efigie   
en el frente de batalla.

Ves abiertas tus heridas,
solaz de mórbidas úlceras,
mandamiento de osadías   
e indignidades  espurias.     

Riges perennes contiendas
por la vil admonición   
e insultantes anatemas
del humano resquemor.

Invicta y lúcida Psiquis;
incólume te sometes         
a la acibarada bilis               
de animadversión creciente.

Firme, erecta como el risco
acechando en lontananza,             
cuya cima acoge el nido     
de magnificentes águilas.                 

Trashumante incombustible
en flébil nidal de llanto,
portas en la frente el timbre
del apóstol inmolado.

El amor te reconoce   
en su luz y paridad;       
hienda su espada y destrone
a la ignominia y su mal.     

Rosa (28/9/2011)


Título: Re: Abril 2016
Publicado por: María Teresa Inés Aláez García en Abril 30, 2016, 01:28:06
Esperanza. A Mari Bote.


No atisbo un horizonte de bonanza,
mas ¿veis un arco iris de rosales,
entre la flor y el cardo las versales
mayúsculas ansiosas de enseñanza?

Aventemos la mies de la añoranza,
los ritos y liturgias medievales,
la estafa sublimando los fractales
impulsos de un ayer sin esperanza.

Hay dioses en la tumba y, en mi tierra,
inquietante la noria, cangilones
vertiendo sobre el campo plenilunios.

Ya despuntan retoños en la sierra
y poblarán petunias los cañones,
 tiñendo de jazmín los infortunios.

augustus